Medicc sigue obrando por la colaboración médica Cuba-EE.UU.

Ambas partes quieren coordinar esfuerzos en seguridad sanitaria, investigación y desarrollo, así como información tecnológica.

El combate a enfermedades infecciosas emergentes como el dengue y el chikungunya está en la mira de la colaboración Cuba-Estados Unidos.

Foto: Jorge Luis Baños /IPS

La Habana, 19 jun.- La organización estadounidense Medical Education Cooperation with Cuba (Medicc) quiere impulsar nuevos proyectos de salud, sobre todo tras la firma esta semana de acuerdos entre Washington y La Habana que amparan la colaboración bilateral en este campo.

La decisión fue saludada por Medicc, que desde 1997 apoya investigaciones en la isla por parte de profesionales de la salud de Estados Unidos, y ayuda a estudiantes y graduados norteamericanos de la Escuela Latinoamericana de Medicina de La Habana.

“Esta es una situación en la que ganan tanto los norteamericanos como los cubanos. Ahora estamos un paso más cerca de un futuro más seguro y más sano para los pueblos de ambos países,” aseguró Gail Reed, directora ejecutiva de la entidad, en una declaración difundida el 14 de junio.

Cuba tiene un programa de atención a la madre en estado de gestación que contribuye a mantener una tasa de mortalidad infantil de las más bajas del mundo.

Cuba tiene un programa de atención a las mujeres en estado de gestación que contribuye a mantener una tasa de mortalidad infantil de las más bajas del mundo.

Foto: Jorge Luis Baños/ IPS

No obstante, enfatizó, “este también es solo el primer paso. Esperamos que el presidente (Barack) Obama abra aún más la puerta a la cooperación facilitando programas conjuntos, de investigación y de desarrollo de medicamentos”.

La activista recordó que, en febrero pasado, la entidad propuso al Ejecutivo estadounidense medidas adicionales para cimentar esta nueva relación.

Citó, por ejemplo, la necesidad de flexibilizar el marco regulatorio norteamericano para que los pacientes accedan con facilidad a las innovaciones desarrolladas por Cuba y suprimir los obstáculos a las empresas mixtas de la salud e investigación médica.

También propuso que las compañías farmacéuticas y de equipos médicos estadounidenses puedan incluir a hospitales y centros médicos cubanos en sus ensayos clínicos, acelerando de forma potencial el proceso de aprobación de los nuevos productos al ampliar el grupo de participantes calificados para el ensayo.

Por último, instó a que los ciudadanos del país norteño puedan recibir tratamiento médico en la isla.

24336486400_60d37eb20a_z

Potencialidades de la salud cubana:

  • Cuba cuenta con una plantilla de alrededor de 85.000 médicos, la mayor cifra del mundo por cada mil habitantes: 7,7.
  • Más de 25.000 médicos cubanos prestan servicio actualmente en 67 países.
  • Desde hace varios años el país tiene una de sus mayores fuentes de ingresos en la exportación de servicios de salud, con una media anual que oscila entre los 6.000 y 8.000 millones de dólares.
  • Más de 56.500 estudiantes se forman en aulas cubanas, de los cuales alrededor de 10.700 provienen de otras naciones. Igualmente se preparan más de 25.000 especialistas, entre ellos más de 2.200 extranjeros.
  • El país cuenta con instituciones como el estatal Centro de Ingeniería Genética y Biotecnología de La Habana, donde especialistas desarrollaron el Heberprot-P, medicamento para úlceras que evita amputar los miembros de personas diabéticas.

Conciliar políticas

Cuba y Estados Unidos dieron un nuevo paso en su acercamiento bilateral tras la firma de un memorando de entendimiento, el 13 de junio, que abre las puertas a una inédita cooperación médica e intercambio de experiencias en materia de salud.

La medida, que se inscribe dentro del proceso de normalización iniciado entre La Habana y Washington en diciembre de 2014, estuvo precedida por la rúbrica de acuerdos sobre preservación del medio ambiente, correo postal y vuelos regulares.

El ministro cubano de Salud Pública, Roberto Morales, y la secretaria del Departamento de Salud y Recursos Humanos (HHS) de Estados Unidos, Sylvia M. Burell, firmaron en Washington el documento que establece las líneas generales de la futura colaboración.

Ambas partes patentizaron la voluntad de coordinar en un amplio espectro de temas, incluyendo la seguridad sanitaria global, enfermedades transmisibles y no- transmisibles, investigación y desarrollo e información tecnológica.

El acuerdo incluye la posibilidad de intercambios académicos y proyectos de investigación conjuntos, así como el impulso a otras actividades específicas.

Según el sitio web oficial del HHS, ambos países tienen interés en detectar y responder a enfermedades infecciosas emergentes como el dengue y el chikungunya, transmitidas por mosquitos.

Comparten también los problemas de una población envejecida y la necesidad de encontrar soluciones a los padecimientos neurodegenerativos y otros no transmisibles, incluido el cáncer.

“Cuba ha hecho importantes contribuciones a la ciencia y la salud, como demuestran su participación en la respuesta al ébola en África occidental y el convertirse en el primer país en eliminar la transmisión del VIH/sida de madre a hijo”, reconoció Burwell.

Precisó que “esta nueva colaboración es una oportunidad histórica para que los países se apoyen en sus conocimientos y experiencias, en beneficio de la investigación biomédica y la salud pública en general”.

Pese a los alivios dictados por la administración demócrata, el bloqueo económico, comercial y financiero que mantiene Washington sigue siendo el principal obstáculo para la compra de medicamentos, insumos y equipos médicos de alta tecnología, sostienen autoridades cubanas. (2016)

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.