Profesionales de la salud dan otra mirada a las enfermedades

Una concepción alternativa y calificada por algunos de seudocientífica busca la raíz y solución del padecimiento en bases emocionales.

La Organización de Integración para el Bienestar Social promueve en Cuba un diplomado sobre bioneuroemoción para personas de distintas profesiones y oficios.

Foto: Archivo-IPS

La Habana, 28 sep.- Una novedosa metodología para entender y tratar varias enfermedades arroja experiencias clínicas exitosas en La Habana, mientras su aplicación se extiende paulatinamente en otras provincias, según especialistas.

Se trata de la bioneuroemoción, la adaptación cubana de un método que busca la causa y solución de los padecimientos en bases emocionales.

Así lo explicó la doctora Grisel Crespo en una conferencia impartida la víspera durante el encuentro mensual del proyecto sociocultural OM: Meditación, Salud y Creación, que desde el 2009 comparte saberes y socializa los beneficios de esa práctica.

La experta indicó que esta perspectiva entiende a la enfermedad como un mecanismo de adaptación, es decir, como la reacción ante un suceso difícil de procesar que repercute de forma negativa en algún órgano.

Por ello, aboga por sanar la conciencia para así sanar el cuerpo, encontrar y solucionar la causa emocional de ese problema, añadió.

En 2009, surgió la metodología cubana, que plantea la existencia de una integración bioemocional, es decir, aplica esos conceptos tanto a la salud como al bienestar social, precisó.

Según Crespo, esta perspectiva “estudia la correlación entre las emociones provocadas por situaciones vivenciadas como impactantes, su expresión y localización a nivel del sistema nervioso. Esos hechos provocan modificaciones biológicas y se manifiestan a través de un síntoma, un malestar o un desajuste orgánico, mental o conductual”.

La especialista en psiquiatría infantil abundó que en Cuba se aplica con equipos multidisciplinarios que pueden estar integrados por profesionales diversos, no solo médicos.

La Organización de Integración para el Bienestar Social (OIBS), sita en la barriada capitalina del Vedado, ha graduado en sus diplomados sobre esa materia a personas de diferentes carreras y oficios: fisiatras, historiadores, artistas y trabajadoras del hogar.

En la actualidad, hay egresados en La Habana, Pinar del Río, Matanzas, Santiago de Cuba, Granma, Camagüey y Holguín.

La OIBS, por su parte, ofrece consultas especializadas en esa metodología alternativa e incluso desarrolla actividades de prevención con personas de alto riesgo.

De esos diplomados han surgido investigaciones como la de la alergista Mirtha Álvarez, quien realizó dos estudios sobre el tratamiento de alergias alimentarias.

Las muestras de ambos eran pacientes alérgicos a algún tipo de alimentos, en su mayoría a los camarones y la langosta. La médica trató de decodificar los episodios traumáticos que desencadenaron ese padecimiento.

De los participantes, solo dos de cada una de las investigaciones no lograron superar la alergia, mientras la mayoría sanó, refirió la doctora.

A su juicio, la metodología de la bioneuroemoción no interfiere o entra en conflicto con su formación, aunque estimó que no siempre es posible implementarla de forma cotidiana debido al tiempo y la complejidad de sus procedimientos.

“Hacen falta más investigaciones donde se apliquen estas técnicas y diseñar estudios clínicos más rigurosos”, detalló la presidenta de la Sociedad cubana de Alergia, Asma e Inmunología Clínica.

Otras experiencias clínicas surgidas de los diplomados en la OIBS están relacionadas con la hipertensión, la esclerosis múltiple y las conductas violentas en niños y adultos.

Por su parte, el médico Juan René Martínez, del Departamento de Alergia e Inmunología Clínica del Hospital Calixto García, en La Habana, dijo que el método puede ser aplicado para sanar enfermedades, eliminar comportamientos violentos y ayudar a los deportistas a tener optimismo y mejorar sus estados anímicos, entre otras.

La bioneuroemoción, teoría nacida en Europa, entiende que los padecimientos se originan de un experiencia traumática inesperada e impresa en el inconsciente, a cada órgano corresponde una función y el cuerpo asocia determinada vivencia con un órgano específico.

Pero genera debates en el ámbito científico, al punto que las Academias de Ciencia no respaldan estos planteamientos y entre sus padres fundacionales hay divergencias. (2015)

Un comentario

  1. Olga Sanjuan

    Hola, tengo un hijo de 30 años que padece autismo de Asperger, radico en Monterrey, México; hay algo que se pueda hacer con bioneuroemoción al respecto.
    Agradecería muchísimo su valiosa información.
    Olga Sanjuan

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.