Reconocido investigador cuestiona financiamiento de la ciencia en Cuba

El vicepresidente de la Academia de Ciencias en el país alerta sobre el éxodo profesional y las limitaciones infraestructurales.

En Cuba existen más de 200 centros científicos, sin incluir el potencial de las universidades.

Foto: Archivo IPS Cuba

En Cuba no existe una claridad sobre la importancia de una aplicación intensa y acelerada de la ciencia y la tecnología en todos los sectores y ámbitos de la isla, consideró Carlos Rodríguez Castellanos, vicepresidente de la Academia de Ciencias, en un reciente artículo sobre el tema.

El Profesor de Mérito de la Universidad de La Habana alertó en su escrito, divulgado por el medio digital Cubadebate, sobre la falta de delimitación y gestión eficiente de los recursos tanto económicos como humanos puestos en función de este apartado.

Una muestra de ello es que el presupuesto estatal para 2017, aprobado en diciembre pasado por la Asamblea Nacional del Poder Popular, no recoge explícitamente las partidas dedicadas a innovación-desarrollo ni a acciones científico-tecnológicas.

Bajo el título “El financiamiento de la ciencia”, Rodríguez criticó que se incluye el financiamiento de la ciencia como parte de otras actividades presupuestadas o en las del sector empresarial.

“Este enfoque no permite dirigir los recursos del Estado hacia sus objetivos priorizados, ni evaluar la intensidad y eficiencia de la ciencia cubana”, consideró.

En este sentido, el investigador valoró que en épocas de restricciones financieras como las que atraviesa la nación caribeña, “hace falta distinguir bien cuánto, cómo y en qué” se invierte.

Hoy persisten obstáculos legales importantes que desestimulan la conexión entre las universidades y el sector empresarial.

Foto: Archivo IPS Cuba

“El país necesita trazar metas claras de crecimiento de estos indicadores y darles el seguimiento adecuado en los momentos claves de la planificación y la evaluación de la economía”, valoró el funcionario.

Ante el complejo panorama de la inversión en la ciencia cubana, es determinante la estructura del financiamiento que se divide en presupuesto estatal y sector empresarial.

Pero en ambos casos, lo planificado es insuficiente y compite con otras necesidades apremiantes, juzgó el directivo.

Para tener una idea de la situación, con las nuevas reestructuraciones económicas realizadas en la isla, el crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) en la última década no tuvo correspondencia con un incremento de la infraestructura dedicada al ámbito científico.

Por ello Rodríguez recalcó la importancia de tener claras las prioridades y los modos más efectivos de emplear los recursos, especialmente ante nuevas oportunidades como la inversión extranjera.

No obstante, el reconocido docente insistió en que, como resultado de la reducción financiera, el potencial científico cubano está debilitado.

Este escenario también influyó en el descenso del número de investigadores a tiempo completo, la disminución de artículos científicos y la certificación de patentes.

El académico reprochó, a la par, la ausencia en las universidades cubanas de un financiamiento nominalizado para los proyectos de investigación y los programas doctorales.

A esto se suma que hoy persisten obstáculos legales importantes que desestimulan la conexión entre las universidades y el sector empresarial.

“Entre ellos, está la imposibilidad de retener los ingresos que produzcan esos vínculos, para reinvertirlos y estimular a quienes los generen”, explicó.

“De nada vale la inversión en infraestructura, equipos y otros medios si no se acompaña con la formación, retención y aprovechamiento eficiente de los recursos humanos que le agregarán valor”, sumó.

Las preocupaciones de Rodríguez sobre el complejo escenario de la ciencia en Cuba son compartidas por otros miembros de la comunidad científica y académica en el país.

Durante la última reunión parlamentaria del pasado año, Agustín Lage, director del Centro del Centro de Inmunología Molecular del Grupo Empresarial BioCubaFarma, consideró que la ciencia y la tecnología no deberían estar subsumidas en la actividad empresarial. “Pensar que todo el desarrollo del país se producirá en el sector empresarial, es un error”, dijo.

Al respecto subrayó que la actividad científica presupuestada tiene que existir porque las innovaciones más importantes suelen surgir en las universidades y en el sector presupuestado.

En 2015 la doctora Vilma Hidalgo de los Santos previno sobre el contraste existente entre el nivel de calificación y el potencial científico con los pobres desempeños económicos en la isla.

“Y lo peor es que se estimula un drenaje de calificación hacia actividades de menor complejidad, pero mejor remuneradas, o hacia la migración externa”, expresó.

Para la investigadora, Cuba hace un esfuerzo extraordinario por dedicar parte de sus escasos recursos a la educación, y los beneficios de esa inversión los reciben otros países.

En medio de este confuso panorama, los principales reglones de desarrollo científico en el país se concentran en la biotecnología, la informatización y automatización de la sociedad.

Otras áreas priorizadas son la producción de alimentos de uso humano y animal, las fuentes de energía renovables, las investigaciones sociales y la mitigación y adaptación al cambio climático. (2017).

2 comentarios

  1. Andrés Dovale Borjas

    La inversión en los centros científicos principales, los que aportan divisas al presupuesto de la nación, se ve afectada por la retención central de las divisas obtenidas por sus exportaciones y la relación 1-1 del CUC y el CUP para asignarles los recursos. Estos centros, para poder mantener su desarrollo y su producción científica y productiva necesitan realizar importantes inversiones.

  2. Belkis

    En el caso del sistema empresarial el financiamiento para la innovación y el desarrollo se debe planificar a partir del 50 % de las utilidades después de impuestos y ello se entrelazaria con el presupuesto de ingresos y gastos en divisa(PIGD) si es que lleva algun componente en divisa. Es importante que en nuestras empresas se conozca en que se pueden utilizar las reservas que estan autorizadas a crear y de ser necesario ponerse en contacto con los compañeros de GESIL que brindan excelentes cursos donde se tocan estos temas y replicarlos a cada trabajador de la organización a la que pertenencen. El problema fundamental que existe en nuestras organizaciones es que no acaban de centrarse en que nuestra economia es planificada y de escasos recursos y si no hacemos una buena planificación y justificamos con argumentos solidos cada elemento de gasto en la propuesta del plan el estado priorizara aquellos sectores que aporten ¨más¨ al desarrollo de nuestra económia. El proceso inversionista para nadie que trabaje este tema en Cuba es un secreto de que se encuentra limitado por los recursos que demanda, por lo tanto a la hora de proponer una inversión debe estar bien fundamentada y con todos los elementos que conlleva este tipo de propuesta, incluyendo el estudio de factibilidad y el periodo de recuperación de la misma.

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.