Tercera edad afronta brechas para acceder a medicina cubana, según estudio

El envejecimiento de la población es una característica demográfica que configura un escenario complejo para la nación.

Casi 20 por ciento de la población cubana tiene 60 años o más.

Foto: Jorge Luis Baños_IPS

La Habana, 20 ago.- Brechas en la accesibilidad a policlínicos y consultas especializadas y la consideración de que no son un grupo priorizado, fueron conclusiones de un estudio que midió la percepción de adultos mayores en la capital cubana sobre los servicios de salud.

Desde 2010, el Ministerio de Salud Pública inició un proceso de reordenamiento de sus instituciones y personal médico, de enfermeras y técnicos, con el objetivo de lograr un uso más eficiente, racional y sostenible de los recursos humanos y tecnológicos.

La decisión estuvo motivada, entre otras razones, por los más de 50.000 colaboradores de la salud que brindan servicio en 63 naciones, una importante fuente de ingresos para el país por la comercialización de estos servicios en el extranjero.

La salida temporal de esa fuerza trajo el incremento del número de pacientes a atender por el médico y enfermera en las consultas locales, que debieron reagruparse.

De manera general, subsisten insatisfacciones de los adultos mayores, que suelen requerir con frecuencia de estos servicios, debido al alargamiento de la distancia entre los centros de salud y sus viviendas, junto con insuficientes alternativas de transporte para el acceso a dichos lugares.

A ello se añaden largas colas de los pacientes para ser atendidos, resume el artículo “Percepciones de adultos mayores y prestadores acerca de la accesibilidad a servicios de salud”, publicado en el No.3/2017 de la Revista Cubana de Salud Pública.

Últimas cifras de envejecimiento

La Oficina Nacional de Estadística e Información confirmó que la población mayor de 60 años en Cuba asciende a 2.219.784 personas, lo que representa 19,8 por ciento de los 11,2 millones de habitantes del país.

Además, el organismo estatal resaltó que el municipio más envejecido es el capitalino Plaza de la Revolución, donde 27,5 por ciento de sus habitantes sobrepasan las seis décadas de vida.

Con algunos indicadores semejantes a los del primer mundo, el acelerado envejecimiento poblacional en la mayor isla del Caribe se debe en gran medida a la baja natalidad, emigración de la franja joven, el aumento de la esperanza de vida y el desarrollo social.

Explican los autores que los resultados derivan de una investigación con enfoque cualitativo efectuada de 2012 a 2014, en municipios seleccionados de La Habana.

Advierten que a pesar del acentuado y conocido proceso de envejecimiento de la población cubana, iniciativas estatales como la del Programa de Atención Materno Infantil mantienen una elevada prioridad.

Mientras “en los servicios de salud no se han establecido disposiciones que den prioridad al adulto mayor para acceder a los mismos. Aún son insuficientes las acciones promocionales y el trabajo de terreno” con ellos, recalcan.

Refieren los investigadores que, en las entrevistas efectuadas, las y los ancianos opinaron “que no se toman en consideración las necesidades sentidas de los propios beneficiarios de los servicios de salud para la elaboración de políticas, programas y estrategias en salud”.

Coincidieron en que, si bien este grupo poblacional recibe de forma pasiva y positiva todos los servicios de salud que se les brindan, estos pudieran ser mejores, pues existen problemas de calidad en la atención que pueden ser solucionados con medidas organizativas.

A su juicio, a las y los ancianos podría brindárseles la misma prioridad que a las embarazadas, mediante la asignación de determinados días u horarios solo a la atención de este grupo poblacional.

Quienes prestan los servicios –médicos, enfermeras, técnicos-, coincidieron en estos planteamientos, añade la pesquisa.

Los autores opinan que la dimensión local resulta determinante en las propuestas de acciones o servicios de salud para lograr la mayor satisfacción de las necesidades de la población, pues es ahí donde se da la singularidad de todos los procesos vinculados con la ciudadanía.

Finalmente recomendaron buscar alternativas que propicien la incorporación de los criterios de los adultos mayores para lograr respuestas más efectivas y eficientes a sus necesidades de atención en salud ante un hecho de especial importancia como el envejecimiento de la población cubana.

El Lineamiento 144 de la Política Económica y Social del Partido y la Revolución (texto programático de la actual reforma) propone “brindar particular atención al estudio e implementación de estrategias en todos los sectores de la sociedad para enfrentar los elevados niveles de envejecimiento de la población”.

En este sentido, la cartera sanitaria desarrolla varios programas dirigidos a fortalecer la Atención Primaria de Salud, ofrece capacitación a médicos y enfermeras de la familia en diplomados en Geriatría y Gerontología, y rehabilita o construye nuevas Casas de Abuelos y Hogares de Ancianos en el país. (2017)

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.