Académico destaca acciones de red de afrodescendientes

La conciencia histórica no es solo una memoria del pasado, sino una proyección constructiva hacia el futuro.

Archivo IPS Cuba

El profesor de la Universidad de Amherst, en Boston, estado estadounidense de Massachusetts es fundador de Arac

La Habana, 30 nov.- La articulación de las redes y movimientos de afrodescendientes, así como la claridad en sus proyecciones emancipatorias deben apuntar a la construcción de consensos que permitan avanzar aún más en sus luchas, aseveró el académico de origen puertorriqueño Agustín Lao-Montes.

Exhortó además a ahondar y defender la historicidad de los procesos descolonizadores, en especial en América Latina y Cuba, durante una charla efectuada el 27 de noviembre en la sede del proyecto cultural La California, en el capitalino municipio de Centro Habana.

La conciencia histórica no es solo una memoria del pasado, sino una proyección constructiva hacia el futuro, afirmó el también profesor de la Universidad de Amherst, en Boston, estado estadounidense de Massachusetts, quien defendió la urgencia de conocer y difundir el impacto mundial de la africanía, tanto del continente como de la diáspora.

La conferencia se efectuó en el contexto de la primera Jornada cubana contra la discriminación racial, convocada por el capítulo cubano de la Articulación Regional Afrodescendiente para las Américas y el Caribe (ARAAC).

El foro que sesiona del 15 de noviembre al 5 de diciembre, tiene como lema Hablar de discriminación duele. No hablarlo, nos divide y dedica sus actividades al Decenio de los Afrodescendientes, a los jóvenes y a la familia Maceo–Grajales, una de las más importantes en las luchas emancipatorias e independentistas de este país.

Lao-Montes, uno de los fundadores de ARAAC en 2012, resaltó la acción colectiva y la reflexividad crítica de los miembros de la organización, empeñada en contribuir con justicia histórica a revalorizar el papel de las mujeres y hombres negros en la cultura nacional.

Destacó el pensamiento antirracista de José Martí, “cuya genialidad política supo aquilatar el protagonismo de la gente negra en las luchas independentistas, encarnado en figuras cimeras como los generales Antonio y José Maceo, Quintín Banderas y el intelectual Juan Gualberto Gómez, entre otros”.

Se refirió asimismo a la larga data de organizaciones afrodescendientes en la Mayor de las Antillas, y resaltó el hito marcado por el Partido de los Independientes de Color, “con la plataforma política más progresista en el país a principios del siglo XX, no solo enfocada en el tema de la negritud, sino comprometida con un proyecto de transformación histórica”.

De acuerdo con el investigador, en el principio y conciencia de la colectividad está la posibilidad de construir una mejor condición humana, mientras puso como ejemplos la labor de las Casas Templo, la Casa Pablo Freyre, diversos proyectos comunitarios y las redes de intercambio gestadas por ARAAC.

Al participar en el debate, Gisela Arandia, miembro del equipo coordinador de la primera Jornada cubana contra la discriminación racial, cuestionó por qué, a su juicio, en los países latinoamericanos no suele reconocerse a los movimientos afrodescendientes como parte de la vanguardia política.

Llamó la atención sobre el peligro de desvirtuar la lucha de esos grupos mediante el manejo de conceptos como afroderecha o afroizquierda, los cuales, enfatizó, pudieran debilitar un proyecto que necesita esencialmente sumar respaldos y alcanzar consensos.

En opinión del politólogo Esteban Morales, los movimientos de afrodescendientes deben prestar especial atención y estudiar los profundos cambios que están ocurriendo en los poderes y élites mundiales.

Debemos mantener nuestra identidad e intereses, a la vez que realizarnos dentro de esa gran transformación; ganarnos un espacio, reclamarlo a partir de razones históricas, conocimiento y análisis, para que nuestro movimiento evolucione y superemos el pasado, remarcó.

El ensayista Roberto Zurbano alertó sobre el peligro de reducir el debate a conceptos que pueden desacreditar la lucha de los afrodescendientes. “Hay que saber hacia dónde va nuestro proyecto de emancipación”, indicó.

Exhortó a pensar en términos de una identidad racial global, de resistencia, de lucha anticapitalista, “lo cual nos ha permitido pensar con más capacidades y reservas emancipatorias que lo que los propios gobiernos nacionales evitan reconocernos”.

Finalmente abogó por establecer consensos y alianzas, tácticas o no, en la diversidad de las luchas raciales de grupos como la Cofradía de la Negritud, ARAAC y otros, para evitar que la lucha se reduzca y fragmente.

Al término del encuentro, los participantes se sumaron a la actividad de recordación de los cinco jóvenes de la religión abakuá que el 27 de noviembre de 1871 fueron masacrados durante el intento de rescate a los ocho estudiantes de medicina, luego asesinados por los colonialistas españoles.

El hecho, desconocido hasta hace poco en la historiografía nacional, forma parte del proceso de rescate de la memoria histórica y reescritura del papel de los afrodescendientes en la cultura cubana. (2014)

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.