Activistas cubanos reclamaron ley de protección animal en monumento histórico

Sucedió el segundo domingo de abril, cuando se conmemoró el Día del Perro, una fecha poco conocida y divulgada en la isla caribeña.

El contexto legal cubano al respecto resulta pobre, solo con algunas regulaciones sanitarias y para la explotación de animales de carga.

Foto: Jorge Luis Baños_IPS

La Habana, 12 abr.- Casi en completo anonimato, un grupo personas se manifestó el domingo último por la aprobación de una ley de protección animal en Cuba. Asistentes a un sepelio ese día vieron a los manifestantes portando carteles frente a la llamada Tumba de la Lealtad, en la habanera Necrópolis de Colón.

“No se podía identificar quiénes eran. Tenían dos pancartas que pedían que se acabara de aprobar la ley. En ese momento llegó el carro fúnebre con los restos de nuestra amiga y ya no pensé nuevamente en ello… ni se me ocurrió tomar una foto”, contó a la Redacción IPS Cuba una adolescente de 16 años, que despidió ese día a una coetánea víctima del cáncer.

La chica aseguró que “eran unas veinte personas, una mujer tenía algo como un delantal, con muchos animalitos. Estaban en la tumba de la dama del perrito”.

Se trata del lugar donde descansan los restos de Jeannette Ford Ryder (1866-1931), una estadounidense que se estableció en Cuba en 1869. Es considerada la pionera en la isla caribeña en promover el respeto a los animales y cada segundo domingo de abril se le rinde homenaje en el denominado Día del Perro.

Ford Ryder fundó el Bando de Piedad (1902-1959), una organización de beneficencia que protegió animales domésticos, mujeres vulnerables, niños desamparados, huérfanos y pobres en general. Murió a los 65 años de edad y su fiel perro Rinti permaneció a los pies de la tumba hasta también morir de tristeza.

Con posterioridad, el Bando de Piedad contrató al escultor cubano Fernando Boada (1902-1980) quien creó la escultura yacente actual, justo donde personas protectoras de los animales rindieron homenaje a Ford Ryder y reclamaron la aprobación de una ley.

El homenaje parece haber sido organizado por el proyecto sin ánimos de lucro Cubanos en Defensa de los Animales (CeDA), coordinada por la activista Wendy Reyes. Reyes colocó fotos de la actividad en las redes sociales de Internet y escribió “necesitamos una Ley de Protección Animal ya”.

Para celebrar el día, el grupo Protección de Animales de la ciudad (PAC) publicó en su bitácora una invitación para múltiples actividades en compañía del proyecto comunitario sociocultural Mi barrio se mueve y el grupo de teatro Polichinela, en un parque de la barriada de Arroyo Naranjo, en las afueras de La Habana.

Tortuoso camino por la ley

PAC, una organización constituida por unos 2.000 voluntarios que trabajan sin ánimos de lucro para garantizar el bienestar y los derechos de los animales abandonados en Cuba, recoge 10.000 firmas requeridas por la Comisión de Asuntos Constitucionales y Jurídicos del parlamento cubano para admitir nuevas propuestas legislativas.

Coordinadores de PAC indicaron a la Redacción IPS Cuba que están “cerca de alcanzar las firmas requeridas”. “En estos momentos nos encontramos en la revisión final de todo el paquete de propuestas que este año queremos y necesitamos entregar al parlamento”, revelaron.

Con radio de acción en la capital cubana, PAC tiene entre sus objetivos trabajar en pro del bienestar y la protección de los animales, reducir el número de animales ambulantes empleando métodos humanitarios, nobles y respetuosos como la adopción, la reubicación, el control de la natalidad y otros, además de promover y desarrollar conciencia y educación ciudadanas en torno al buen trato hacia los animales.

Entre sus principales tareas se encuentran también la realización de campañas de desparasitación tanto internas como externas y de esterilización para eliminar la reproducción espontánea y descontrolada de los animales callejeros.

Estas no son las únicas iniciativas que aboga por la defensa de los animales.

Operan también la Asociación Cubana para la protección de animales y plantas (Aniplant), la única inscrita en el Registro de Asociaciones del Ministerio de Justicia; y Sparky Project, entre otras iniciativas colectivas y hasta personales.

Según Nora García, la presidenta de Aniplant, se debe llegar “a los corazones de la gente para que sean menos los animales abandonados y maltratados, para generalizar el respeto social”.

Una investigación de esa asociación reveló que en un año se destina en Cuba el equivalente a 1.500 dólares en esterilizaciones por cada 5.000 perros, mientras que en el sacrificio de los animales capturados en la calle se emplean más de 10.000 litros de gasolina anuales solo para transportarlos.

Aniplant presenta sistemáticamente desde 1988 sin éxito un anteproyecto de Ley de Protección Animal al Ministerio de la Agricultura. La última de esas propuestas fue elevada en 2007 y contó además con la participación del no gubernamental Consejo Científico Veterinario.

Por su parte, Spanky Project promueve desde 2003 la realización de esterilizaciones masivas y el trabajo conjunto con clínicas veterinarias, bajo el impulso del canadiense Terry Shewchuck, quien visitó el país hace varios años y descubrió alarmado la ausencia de un sistema de atención a los animales.

Otra de las iniciativas en camino es un refugio para animales que se ubicaría en la Quinta de los Molinos, bajo los auspicios de la Oficina del Historiador de La Habana.

Cada día se producen en Cuba numerosas manifestaciones de maltrato animal, desde quienes golpean o botan a sus mascotas a las calles, no los alimentan ni desparasitan correctamente hasta quienes los obligan a acarrear coches sobrecargados de personas bajo el fuerte sol tropical, los emplean como carnada para entrenar a perros peleadores o arrebatan pichones de los nidos para su comercio ilícito.

Desde varias tribunas se aboga por la ley, pero esta es solo una de las tantas legislaciones demoradas en su proceso, incluido el Código de la Familia y hasta la propia actualización constitucional.

“Es verdad que hay otras leyes que tienen prioridad, pero es preciso impulsarlas y acabar de dar los pasos pertinentes para su aprobación porque en el camino todavía morirán muchos más animales inocentes, después ya veremos cómo se hace cumplir porque sabemos que tener una ley solo es un paso”, dijo una amante de los animales. (2017)

Un comentario

  1. Marta Elena Herrera Alvarez

    Ante esta Ley les sugiero que analicen mejor esta otra por la cual abogamos tanto los Medicos Veterinarios Biólogos que estamos preparados para desde la CIENCIA darle al Ministerio de la Agricultura una Ley de Bienestar Animal, pues la protección es importante pero sin ciencia, con conciencia de ello puede quedarse en el solo hecho de recoger animales que la población sin educación ambiental deja en calles, parques y establecimientos.
    Se requiere una Ley, SI, pero para ello el Comité Nacional para el Bienestar Animal en Cuba que tiene su sede en 12 y 15 en el Vedado, con su presidenta al frente la Dra. Rivalta y un grupo de Médicos Veterinarios, Biólogos dentro del cual me encuentro llevamos años presentando esta Ley para su aprobación.
    Comuniquense con nosotros los medios Masivos de Comunicación; prensa plana, radio TV en la cual tenemos un Programa en el Canal Habana en HOLA HABANA durante 10 años hemos brindao a la población todas las informaciones que contribuyan al bienestar de todos los animales, a la conservación de la flora y la fauna de nuestro país.

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.