Activistas de Cuba se besan por la igualdad

El Proyecto Arcoiris realizó su primera actividad en recordatorio al Día del Orgullo LGBT.

Jorge Luis Baños - IPS

Quienes participaron en la “Besada por la Diversidad y la Igualdad” defienden que los besos entre personas LGBT en público no constituyen un escándalo.

La Habana, 29 jun.- Con besos en las mejillas, la boca o la frente, lo mismo de amistad que de amor, personas de sexualidades diversas celebraron el internacional Día del Orgullo LGBT (lesbianas, gays, bi y transexuales) mientras caía la tarde en los alrededores de la sala polivalente “Ramón Fonst” de esta capital.

“Ven con algo rojo y besa a alguien, porque ¡todas las formas de amor importan!”, instó el Proyecto Arcoiris en la convocatoria a la “Besada por la Diversidad y la Igualdad” que recordó los hechos de Stonewall Inn, un bar gay de la ciudad estadounidense de Nueva York donde se iniciaron en 1969 protestas contra la discriminación por orientación sexual e identidad de género.

“Es justo y necesario que celebremos nuestra propia diversidad”, dijo a la prensa Yasmín S. Portales, una de las coordinadoras de Arcoiris. La Besada constituye la primera iniciativa pública del colectivo LGBT, que se organiza horizontalmente y se define “anticapitalista e independiente”.

Según la activista, se aspira a conquistar “el espacio público para todas las personas de la nación”, a través de las actividades del proyecto, conformado desde julio de 2011 y que integra a algunos participantes de la Red Protagónica Observatorio Crítico, de carácter autogestionado.

“El 28 de junio busca reivindicar el derecho al uso del espacio público en igualdad con las personas heterosexuales”, explicó la convocatoria al encuentro, circulada por bitácoras vía correo electrónico y a través de las redes sociales de Internet. Para sus integrantes, la comunidad LGBT cubana debe rescatar la fecha como mismo hizo con el 17 de mayo, Día Mundial contra la Homofobia, que se conmemora en la isla caribeña hace cinco años con una jornada con actividades educativas, culturales, de sensibilización y científicas.

Tras los primeros besos, las alrededor de 20 personas ataviadas con prendas rojas se sentaron en círculo para escuchar en la voz de Portales un comunicado lanzado por Arcoiris. “Creemos que es justo sentir orgullo de ser gay porque todavía hoy en Cuba es difícil salir a la calle cada día y vivir como personas no heterosexuales”, indicó el texto.

Así, en el documento se exigió “la prohibición legal de todas las formas de discriminación, por sexo, edad, origen étnico o geográfico, religión, orientación sexual o identidad de género”, el reconocimiento legal de familias diversas y la “despatologización de la transexualidad”, mientras ondeaban banderas multicolores, uno de los símbolos internacionales de la diversidad sexual.

Declarado parte de la comunidad LGBT mundial, Arcoiris busca “ayudar a normalizar espacios de debate sobre las políticas públicas” que afectan a este grupo en Cuba, “enfrentar la homofobia institucional y actuar, de ser posible, en favor de las modificaciones e incorporaciones que erradicarán, de a poco, la discriminación por orientación sexual e identidad de género en la legislación cubana”, según el blog “En 2310 y 8225”, realizado por Portales. (2012)

Los comentarios están cerrados.