Activistas manifiestan descontento por el lento avance en tema racial

El proyecto Afrocubanas reúne desde 2011 a activistas, intelectuales, académicas y periodistas.

Estudios realizados hace algún tiempo arrojaron una presencia minoritaria (17 por ciento) de negros y mestizos en noticiarios, informativos y deportivos.

Foto: tomada de tvcubana.icrt.cu

La Habana, 2 nov.- La urgencia de consenso entre los movimientos y actores existentes en Cuba para luchar contra las discriminaciones por color de la piel, centró el último encuentro del proyecto antirracista y feminista Afrocubanas.A juicio de la profesora de psicología Yulexis Almeida, de la Universidad de La Habana, dado que el problema racial es multidimensional, tal vez la necesidad no está en formar un solo grupo, pues cada uno tiene su perfil y objetivos.

“Desde lo que cada grupo hace, se pueden buscar convergencias” para evitar pugnas o apropiaciones de poder, propuso.
El periodista, escritor y babalawo Tato Quiñones expresó su insatisfacción por la inamovible realidad de un asunto, del cual hablan activistas e intelectuales desde la década de los 80 del siglo XX.

Varios participantes se refirieron a experiencias recientes, algunas promovidas por el gobernante Partido Comunista de Cuba, que parecían intentos verdaderos de forjar la unidad, pero perdieron el rumbo por varias razones.

Convocado para tratar la discriminación y los medios de comunicación, el debate de Afrocubanas analizó, el pasado 23 de octubre, la ausencia de tratamiento de este tópico en la televisión, ya sea en programas informativos o dramatizados, y la minoría que representan las mujeres negras en este medio.

Estudios realizados hace algún tiempo arrojaron una presencia minoritaria (17 por ciento) de negros y mestizos en noticiarios, informativos y deportivos.

La ponente y activista Irene Esther Ruiz consideró que, aunque ha habido avances, las cifras no se corresponden con la cantidad de mujeres negras con preparación para ocupar esas plazas.

A su juicio, esto es consecuencia de la baja cifra de personas no blancas en la carrera de periodismo, una realidad extendida en otras especialidades de la educación superior en Cuba.

En ocasiones, ejemplificó, cuando aparece una mujer no blanca en la televisión, se produce una suerte de blanqueamiento y desrizado del cabello que desvaloriza sus ancestros e identidad, o se promueven castings solo para mujeres blancas.

“Aunque esto no aparece en la política informativa de los medios, algunos proyectos barriales y espacios de debate que tocan el tema, sí pueden ser noticia y estar en la pantalla”, insistió.

Para la experta, es hora que un asunto de tanta relevancia sea tenido en cuenta en las directivas para los medios.

La estudiosa y escritora cubana Daisy Rubiera indicó que existe un desconocimiento sobre la población negra en su dimensión colectiva e individual entre quienes hacen y asesoran las novelas cubanas.

Apuntó que el origen del problema está las políticas que surgieron desde la época de la esclavitud, alimentadas luego por el capitalismo y que en el socialismo se mantienen a partir de estereotipos.

Incluso entre los estudiantes universitarios hay desconocimiento sobre personalidades negras desde las edades más tempranas.
La falta de acción en la actualidad proviene del desconocimiento de cómo enfrentar el flagelo de la discriminación, y conlleva a no querer demasiados negros en la televisión porque cambiaría el imaginario de la población general, reflexionó.

El proyecto Afrocubanas reúne desde 2011 a activistas, intelectuales, académicas y periodistas, entre otras mujeres de diverso ámbito de acción que rechazan la discriminación por color de la piel y defienden la equidad de géneros. (2015)

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.