Adolescentes y jóvenes rompen mitos

Un proyecto participativo los acerca a temáticas generalmente distanciadas de esas edades tempranas

Archivo IPS Cuba

Un proyecto que ayuda a jóvenes adolescentes a explotar su potencial, socializar y pasar buenos momentos.

La Habana, 2 jun.- Algunas personas piensan que las rocas no son atractivas para los jóvenes, sin embargo, el taller de paleontología del Proyecto de Desarrollo Social Integral y Participativo de Adolescentes en La Habana Vieja “a+ Espacios Adolescentes”, muestra todo lo contrario.

Así piensa Jorge Isaac Mengana, director del Museo Humboldt, dedicado a esa materia: “son increíbles los deseos de aprender que tienen los muchachos sobre estos temas que no son de tratamiento cómodo, generalmente se tratan las aves, las plantas y las mariposas pero no las rocas y vale la pena el esfuerzo”, dice.

Atraídos por la paleontología, ilustración, historietas, producción de programas de radio, arquitectura, narración, poesía, pintura mural y orfebrería, entre otros, acuden a una veintena de talleres que se realizan durante el curso escolar y cuyo cierre fue celebrado el 23 de mayo con el Día Adolescente, en la Plaza Vieja.

Exposición del resultado de los encuentros que funcionaron este año, una competencia deportiva y otra de conocimientos, exhibiciones de audiovisuales y fotografías realizadas en los diferentes talleres formaron parte de la despedida de este tercer año de funcionamiento del proyecto.

Para María Carla González Navarro, de 15 años y estudiante de preuniversitario de La Habana Vieja: “ha sido una experiencia maravillosa participar en un programa de radio, donde he aprendido muchísimo”. Igual piensa Anthony Bravo, quien obtuvo experiencia y una semilla para una futura profesión, según afirmó.

Los sábados de Caroline Amador, de 17 años, y residente del barrio Nuevo Vedado, son sagrados. “Es el día del taller de historietas de la Vitrina Balona, donde los instructores nos han ayudado a perfeccionar y refinar nuestros estilos individuales y crear personajes propios”, relató.

Según explicó Lisset Atmellier, del grupo gestor del proyecto participativo, estos talleres se desarrollan desde hace tres años, como una manera de comunicar el patrimonio, con asistencia de adolescentes y jóvenes entre 12 y 18 años.

Los de arquitectura aprenden a apreciar los estilos arquitectónicos; los de arqueología visitan excavaciones, mientras que en el de radio hacen productos comunicativos que son transmitidos en la emisora Habana Radio, y es como el espejo mediático del proyecto, refiere.

Cada miércoles, a las siete de la noche, sale al aire Contigo somos más, conducido por adolescentes, que aborda temáticas escogidas por ellos, y a través del cual pueden saludar a amigos, indagar sobre sus inquietudes, sugerir temas musicales.

Algunos estimados indican que en cada convocatoria se han beneficiado de esta iniciativa unos 300 muchachos y muchachas, fundamentalmente de La Habana Vieja, pero no exclusivamente de este territorio, sino también de Centro Habana, Playa y Cerro.

Esta iniciativa es financiada por la Unión Europea como parte de su programa temático Invertir en las personas, e implementada de conjunto por el Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) y la Oficina del Historiador de La Habana.

En declaraciones a la Redacción de IPS Cuba, Anne Sophie Houée, agregada de la Delegación de la Unión Europea en Cuba, destacó que este proyecto trata de darle a la adolescencia una fuente de recreación nuevas a partir de los valores añadidos que ofrece el Centro Histórico en cuanto a oficios, aspectos culturales y patrimoniales.

La idea surgió con el fin de buscar el  acercamiento de los adolescentes al Centro Histórico“Así contribuimos a sacar lo mejor de cada adolescente y puedan explotar su potencial, socializar y pasar buenos momentos, que es lo que les toca a esa edad”, agregó.

Los avances de la iniciativa “a+ Espacios Adolescentes” son evidentes. Para Begonia Arellano, representante de la Organización de Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) en Cuba, “lo que pasa aquí ha superado nuestras expectativas en la creación de talleres, servicios y promover la participación de la adolescencia, lo cual contribuye a su desarrollo integral. Es una experiencia muy exitosa que nos encantaría poder replicar en otras partes del país y fuera de él”.

Según Tania Licea, oficial de programa de UNICEF, se ha avanzado “en dos metas fundamentales: la creación de talleres y servicios especiales para adolescentes y en la creación de una red de profesionales que trabaja con y para estas edades”.

“Queda una tercera en la que tenemos que avanzar más: la construcción de un centro de referencia para los adolescentes en La Habana Vieja, en proceso de obra constructiva, y cuyo resultado veremos a más largo plazo”, indicó.

La idea surgió con el fin de buscar el acercamiento de los adolescentes al Centro Histórico, porque tradicionalmente ha habido mucha atención a la tercera edad, la infancia y el público en general, pero no para personas en esas edades tan complejas. Para este sector de la juventud no había opciones que realmente les atrajeran, explicó Atmellier. (2014)

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.