Agenda mediática y desarrollo local. Un reto en la actualización del modelo cubano*

En Cuba funge un sistema de medios territoriales que no asume los modelos comunicacionales ni institucionales de la prensa local.

Jorge Luis Baños - IPS

La mini-industria Finca La Julia, en el municipio frutícola de Ceballos, de Ciego de Ávila, es un ejemplo del potencial productivo e innovador local.

El desarrollo local resulta poco abordado por las ciencias sociales en Cuba, con acento en las de la comunicación, carencia que se observa en la práctica diaria de los medios de prensa en la nación caribeña. Sin embargo, es un elemento contemplado en las reformas económicas, políticas y sociales implementadas para sortear la crisis económica que persiste desde hace más de 20 años.

En esencia, las medidas encauzadas por el presidente Raúl Castro desde 2008 buscan la descentralización de los poderes y elevar las capacidades locales, algo que sin dudas reclama del efecto vinculante de la comunicación y el periodismo para mostrar alternativas, los grupos excluidos del desarrollo y contribuir a establecer cadenas productivas que eleven la calidad de vida local.

El siguiente trabajo imbrica una descripción de los principales debates en torno a los cambios generales que necesita la prensa cubana (a manos del Estado), algunos apuntes sobre el cambiante entorno local cubano y la presentación de algunos resultados de estudios sobre agenda mediática y desarrollo local realizados en 2012 y 2013 en cuatro semanarios provinciales (Tribuna de La Habana, Mayabeque, Artemiseño y Guerrillero) y los dos diarios nacionales (Juventud Rebelde y Granma).

Entre las principales causas de la poca presencia del enfoque de desarrollo local, las investigaciones identificaron debilidades en la formación profesional, poco espacio editorial y escasa prioridad otorgada al tema en las políticas de información, entre otras.

Destacan la importancia de estudiar los medios locales –provinciales y municipales, en especial la relación entre el ejercicio periodístico y el desarrollo local, además de que reivindican a la prensa y la comunicación comunitaria como elementos imprescindibles y transversales en los procesos de desarrollo.

 

Apuntes sobre el cambiante espacio local cubano

Aunque es un concepto foráneo, la academia cubana también ha reflexionado y aportado sobre cómo debe ser el desarrollo de las localidades del país.

De manera general, existe el consenso de que este es un proceso que atañe a diferentes “órdenes de la realidad”, desde los que se inscriben en la denominada “esfera privada” a los que conforman las esferas económica, política, socio-cultural y ambiental.

En el ámbito económico, se debe buscar en esencia el aprovechamiento de los recursos endógenos de una zona para estimular su crecimiento, elevar la calidad de vida y el bienestar general humano.

La esfera política abarca “el fortalecimiento de las estructuras y los poderes locales”1, el establecimiento de vínculos eficaces entre los niveles nacionales, provinciales y municipales, y la participación conjunta de los ciudadanos y las autoridades “para que se constituyan en agentes activos y responsables de su propio progreso y, en consecuencia, contribuyan también al desarrollo del país”2.

El ámbito socio-cultural incluye la pluralidad y diversidad de los sujetos que conforman la sociedad local, mientras que el ambiental hace referencia al desarrollo sustentable y ecológico.

Diversos autores señalan varios factores que limitan el despegue del desarrollo endógeno y sustentable de las localidades cubanas.

En primer lugar, los gobiernos locales carecen de recursos propios por la economía centralizada del país, se observa poca participación social en la toma de decisiones, hay un gran potencial productivo sin explotar ni encadenar y coexisten muchas nociones diferentes del desarrollo local. También campea la desarticulación y el sectorialismo, así como la limitada aplicación de las innovaciones científicas y tecnológicas, en especial de las innovaciones locales.

Por otra parte, el espacio público de los 168 municipios y miles de comunidades se ha reducido, son casi inexistentes las iniciativas de comunicación comunitaria y es muy limitado el acceso a información relevante.

Según la comunicadora Elena Nápoles3, existen tres problemas fundamentales en el poder local:

Más sobre desarollo local en Cuba

El desarrollo local en Cuba: potencialidades y desafíos.Comunicación y desarrollo: posibles articulaciones en el contexto cubano. 

Lineamientos de la política económica y social del Partido y la Revolución.

Proyecto Documento Base para la Primera Conferencia Nacional del Partido.

Resolución de la Primera Conferencia Nacional acerca de los Objetivos de Trabajo del Partido 

– las pocas funciones, competencias y capacidades que le concede el gobierno nacional.

– la escasa capacitación jurídica, técnica y en materia de gestión que tienen los gobiernos municipales para implementar programas sociales y de desarrollo local.

– la limitada influencia de los gobiernos locales en las decisiones tomadas por las instancias nacionales.

Sin embargo, las reformas han venido transformando lo local de diversas maneras.

La primera muestra de la importancia ganada por las localidades estuvo en el experimento de organización de los gobiernos locales, que comenzó en agosto de 2011 en las provincias de Artemisa y Mayabeque. En esencia, la prueba separa la dirección de los Consejos de la Administración (Gobierno) y de la Asamblea del Poder Popular (Estado), así como otras aperturas en la gestión que tienden a la descentralización.

El ensayo, que durará hasta 2016, se extendió luego al municipio especial Isla de la Juventud, el segundo islote más grande del archipiélago cubano.

En Artemisa, durante el acto por el 26 de julio de 2014, Día de la Rebeldía Nacional en el país, se revelaron cifras de los resultados de la prueba, realizada bajo marcada discrecionalidad.

José Antonio Valeriano, primer secretario en Artemisa del Partido Comunista de Cuba (único), dijo en la conmemoración que la puesta en práctica del experimento no ha estado exenta de dificultades.

Compartió que se realizan acciones constructivas y cambios en la imagen de las instalaciones de los 11 municipios artemiseños, donde la agricultura es el motor económico.

La circulación mercantil en 2013 superó en 3,9 por ciento los resultados del año anterior, crecieron los servicios (estatales y privados) de transporte –sobre todo en zonas intrincadas de la localidad–, y se redujeron de 75 a 37 las unidades presupuestadas por el Estado, amplió Valeriano.

Informó también que el grupo empresarial del consejo de la administración provincial mantiene un crecimiento anual en sus ventas de seis por ciento.

Se arriendan 234 locales estatales a emprendedores por cuenta propia, que suman hoy más de 59.000 a diferencia de los 37.800 trabajadores privados registrados en 2010. Asimismo, operan 68 cooperativas no agropecuarias en la provincia occidental.

El militante comunista aseguró que a finales de 2013 fueron electrificadas las viviendas de más de 700 habitantes de zonas montañosas y se han beneficiado con este servicio 800 pobladores más en lo que va de 2014.
Otro avance estuvo en la fundación de la universidad local, donde se superan en la actualidad más de 4.000 estudiantes.

En todo el país, se prioriza la diversificación de la matriz energética, que busca incorporar más fuentes renovables de energía y reducir la dependencia de la quema de hidrocarburos. Esta acometida tiene base municipal, pues cada uno de los municipios es libre de diseñar y elegir, en la medida de sus posibilidades, las fuentes energéticas a explotar.

Todos los gobiernos municipales diseñan hoy sus planes de desarrollo, teniendo en cuenta hasta las estrategias para minimizar daños ocasionados por desastres.

Elevar la producción de alimentos, uno de los principales retos de la llamada actualización del modelo, ha provocado que las autoridades sigan de cerca a las localidades donde se concentran los principales enclaves agropecuarios. De hecho, hoy 17 municipios tienen un tratamiento priorizado debido a su potencial agropecuario.

Aunque todavía son pocas, existen nuevas fuentes de financiamiento y vías para dotar de recursos a los gobiernos locales.

En esa categoría se encuentran las denominadas Iniciativas Municipales de Desarrollo Local (IMDL), implementadas desde 2009, que buscan ser autosustentables, sustituir importaciones y contribuir al bienestar comunitario. También en 2010 se creó el Fondo de Fomento Gubernamental, una fuente de financiamiento para proyectos locales que cumplan una serie de premisas. Y la Ley del Sistema Tributario grava los ingresos de las empresas, sociedades mercantiles y cooperativas para engrosar el presupuesto de los municipios.

 

La reforma no llega a la prensa

Mientras Cuba se mueve, varios intelectuales y activistas alertan que resulta vital oxigenar la prensa local. Incluso se observa el consenso de que la reforma en la economía, política y sociedad cubana no acaba de llegar a los medios de comunicación.

Cuba dispone de un sistema de prensa compuesto por unas 97 radioemisoras, 20 periódicos, dos agencias noticiosas, revistas, sitios web, una televisora nacional, 31 telecentros locales, una emisora internacional, 104 estudios de radio municipales, cuatro canales nacionales de televisión y uno internacional, 15 telecentros territoriales, así como otras publicaciones.

Salvo contadas excepciones de revistas o sitios web a manos de las iglesias o de organizaciones civiles, la mayoría de los medios son de carácter estatal. De un tiempo a esta parte, se observa la anuencia de las autoridades a iniciativas informativas de un perfil diferente y bajo otras formas de propiedad como OnCuba, Cuba Contemporánea y Progreso semanal. Pero la mayoría tiene amplia presencia en Internet, por lo tanto, sus contenidos y enfoques más críticos y atractivos llegan poco a la población local de 11,2 millones de habitantes, con limitado acceso a la Red de redes.

 

La polémica sobre la prensa tiene sus vaivenes

Especial auge cobró antes, durante y después del IX Congreso de la no gubernamental Unión de Periodistas de Cuba (UPEC), celebrado en julio de 2013.

Fue en ese nuevo fragor del tema, cuando el presidente de la UPEC, Antonio Moltó, aseguró que “sin los medios de comunicación no será posible lograr las transformaciones que el pueblo cubano se ha propuesto para hacer próspero y sostenible el socialismo”. Pero, “el problema de la prensa no es funcional sino estructural”, indicó el profesor e investigador Jorge Gómez Barata.

Más sobre prensa y reforma

1. A debate el presente y el futuro del Partido Comunista de Cuba.

2. Medios y esfera(s) pública(s) en Cuba: entre los malestares y los sueños.

3. Sobre la prensa en Cuba.

4. Propuestas para una refundación de la prensa.

5. Necesidad de un nuevo sistema de relaciones entre Prensa, Estado y Partido.

 6. ¿A quién preguntar?

 7. El cascabel del gato. Rápida opinión sobre otra opinión.

8. Prensa cubana… Fuenteovejuna…

 9. Siete tesis sobre la prensa cubana.

 10. Entrevista exclusiva de Miguel Díaz-Canel a Cubaperiodistas.

 11. IX Congreso de la Upec.

Por su parte, el joven periodista Claudio Peláez expresó que “la Cuba que cambia desde sus aspectos económicos e inmediatamente repercuten en lo social, necesita de un periodismo a tono con esa realidad”.

En estos análisis se puntualiza que la prensa afronta los siguientes problemas fundamentales:

1. Carencias materiales.

2. Desprofesionalización y debilidades en el perfil profesional. Alrededor del 50 por ciento de quienes dirigen en el sector no posee formación periodística, un indicador que supera el 60 por ciento en el caso de la radio.

3. Excesiva regulación.

4. Se cuestiona a la estatal (aunque es también partidista) como la única forma de gestión o se reclama un nuevo sistema de relaciones con la prensa.

5. Ausencia de una Ley de Prensa.

6. Limitado acceso a las fuentes de información.

7. Casi no se hace periodismo de investigación.

8. La población reclama que el país mostrado en la prensa local se parezca más al real, que no predominen las visiones positivas y aparezcan más análisis objetivos y profundos de los problemas internos4.

9. Acceso muy limitado a Internet.

 

Prensa cubana y la agenda de desarrollo local

En Cuba funge un sistema de medios “locales” sin asumir los modelos comunicacionales ni institucionales de la prensa local, que no logra cumplir un encargo social ligado estrechamente a la comunidad y sus necesidades de desarrollo.

En los debates de los Congresos de la Unión de Periodistas de Cuba (excluyendo el IX, realizado en 2013), se han analizado asuntos como la necesidad de continuar esfuerzos para que en los medios locales existan condiciones tecnológicas óptimas y sus profesionales estén mejor preparados, pero ninguno de sus archivos recoge el término desarrollo local ni cuestiones referidas a cómo la prensa aborda las preocupaciones más comunitarias.

A continuación, se presentan algunos resultados de tres investigaciones que analizaron la agenda mediática sobre desarrollo local en semanarios provinciales y los dos diarios nacionales:

1. Frade Brito, I.I.: “Tras la brújula, el tiempo y la agenda. Estudio de la construcción de la agenda mediática sobre desarrollo local en Cuba en los medios impresos nacionales Granma y Juventud Rebelde (primeras 9 semanas de 2012)”. Tesis de diploma. Facultad de Comunicación. Universidad de La Habana, junio de 2012.

2. Monteagudo Cajina, V.: “En la misma dirección. Proceso de construcción de la agenda mediática sobre desarrollo local en los semanarios provinciales: Tribuna de La Habana, Mayabeque y El artemiseño. Un estudio de casos múltiples en el período febrero-marzo de 2012″. Tesis de diploma. Facultad de Comunicación. Universidad de La Habana, junio de 2012.

3. García Cardentey, M.: “Construcción del discurso periodístico con enfoque al desarrollo local. Estrategia de aplicación en el periódico Guerrillero“. Tesis de Maestría. Universidad de Pinar del Río “Hermanos Saíz Montes De Oca”, febrero de 2013.

Las muestras estudiadas por cada una de las autoras fueron diferentes, pero todas se tomaron en 2012:

1. Granma y Juventud Rebelde. Las ediciones de cada diario, entre el primero de enero y el 4 de marzo de 2012 (antes, durante y después de la Primera Conferencia del Partido Comunista de Cuba). Personal periodístico y especialistas en desarrollo local.

2. Tribuna de La Habana, El artemiseño (sic) y Mayabeque. Ocho ediciones de cada uno durante los meses de febrero y marzo de 2012. Personal periodístico de cada uno de los semanarios. Observación de una semana natural de sus rutinas productivas.

3. Guerrillero. Las 52 ediciones de 2012. Todo el personal periodístico (incluyendo directivos) del semanario, exactamente 25 trabajadores. Profesores y estudiantes de la carrera de Periodismo en la Universidad de Pinar del Río.

Asimismo, los tres estudios tienen en común que analizan la agenda temática y usan indicadores e ítem iguales en los análisis de contenido aplicados a la muestra de mensajes.

Al contar el número de informaciones sobre desarrollo local (DL) y con este enfoque, se encontraron pocas, como se puede apreciar en las siguientes tablas:

Diario

Total general

Total DL

%

Total Enfoque DL

%

Granma

1457

196

13,45

40

2,75

Juventud Rebelde

1072

147

13,71

33

3,08

 

Semanario

Total general

Total Enfoque DL

%

Mayabeque

265

119

44,90

Tribuna de La Habana

266

67

25,18

El artemiseño

219  

106

48,40

Guerrillero  

995

 48

4,8

Por otra parte, el sintagma desarrollo local solo apareció cuatro veces en un total de 196 trabajos sobre el tema encontrados en Granma y tres en los 147 textos al respecto publicados por Juventud Rebelde. El comportamiento en Mayabeque fue de solo una presencia del sintagma en 119 trabajos, mientras que en Tribuna de La Habana se registraron cinco en 67 textos, El artemiseño se refirió una vez en 106 informaciones y Guerrillero usó el sintagma en ocho ocasiones de 48 textos.

Las perspectivas del desarrollo local que se identificaron en los trabajos están descritas a continuación.

En Granma, primó la perspectiva economicista (40,31 %), seguida por la endógena (19, 39 %), crítica (12,76 %), no se identifica (12,24 %), estratégica (4,59 %) y participativa (3,57 %).

Mientras, en Juventud Rebelde las noticias sobre desarrollo local tuvieron en su mayoría una perspectiva crítica (32,65 %), además de economicista (15,65 %), no se identifica (15,65 %), endógena (12,93 %), participativa (10,88 %) y estratégica (6,80 %).

Por otra parte, en Mayabeque preponderó la visión economicista (43,69 %) del desarrollo local. El comportamiento del resto de los indicadores fueron crítica (36,13 %), participativa (26,89 %), no se identifica (15,12 %), estratégica (12,60 %) y endógena (3,36 %).

En Tribuna de La Habana, los resultados fueron: participativa (56,71 %), economicista (38,80 %), crítica (34,32 %), estratégica (26,86 %), endógena (2,98 %) y no se identifica (1,49 %).

En El artemiseño, la perspectiva economicista estuvo en 45,28 % de las informaciones sobre desarrollo local, la participativa (37,73 %), crítica (33,01 %), estratégica (26,41 %), no se identifica (13,20 %) y endógena (6,60 %).

Por último, la autora de la investigación en Guerrillero indica, sin aportar datos, que se evidencia como prioridad el corte político-gubernamental y el economicista y endógeno, este último en menor grado. Fueron pocas las vertientes participativas, críticas y estratégicas, amplía.

Otros indicadores de la presencia del espacio local en los diarios y semanarios estudiados fueron los alcances presentes en cada información (comunitario, municipal y provincial) y los ámbitos representados (rural y urbano). A continuación se presentan dos gráficos elaborados por la autora a partir de los datos recabados por cada estudio.

Vale destacar que en todos los medios investigados salieron a relucir, entre las causas de este fenómeno, la escasez de combustible y transporte para hacer recorridos y coberturas a lugares más intrincados.

 

Otro indicador interesante está en que un diario nacional como Granma tiene un indicador alto de 39,29 por ciento del ámbito rural en su agenda.

 

Conclusiones

1. El desarrollo local no es un asunto prioritario en la agenda mediática de Granma y Juventud Rebelde, incluso escasea en los semanarios provinciales Mayabeque, El artemiseño, Tribuna de La Habana y Guerrillero.

2. Se detectó una tendencia a prestar más atención a algunos de los asuntos relacionados con el desarrollo local como la producción de alimentos. Las y los periodistas entrevistados indicaron que se debe a la llamada actualización del modelo.

3. No existe una estrategia clara en ninguno de los medios estudiados para mostrar las capacidades comunitarias y territoriales.

4. Los trabajos periodísticos no suelen captar la riqueza de los procesos de desarrollo: las visiones parciales se manifestaron en las perspectivas (predominio de la economicista, aunque en Juventud Rebelde fue más fuerte la crítica por la sección Acuse de Recibo).

5. Cobertura de acciones dispersas, sin una clara visión del proceso y con poca presencia de conflictos.

6. Prevalece el tratamiento de hechos concernientes a la esfera político gubernamental y la economía.

7. Predominio del alcance provincial. El alcance municipal tiene bastante presencia, pero resulta casi nula la mirada al espacio comunitario en cada uno de los diarios y semanarios analizados. Esto evidenció un tratamiento reducido de lo que implica el desarrollo local, un proceso marcado por la participación y autogestión de todos los sujetos locales.

8. Lo urbano campea en la prensa y los espacios rurales –aunque son mayoría en los territorios de Pinar del Río, Mayabeque y Artemisa– casi no aparecen o lo hacen solo en la esfera productiva.

9. Débil preparación teórico-metodológica del colectivo periodístico para acometer la construcción del discurso periodístico con enfoque en el desarrollo local en todos los medios analizados.

10. Prioridad a los actores institucionales en detrimento de los locales, comunitarios y líderes naturales.

11. También hubo poco contraste de fuentes y prevaleció una actitud acrítica del periodista ante ellas.

12. Las notas informativas dominaron sobre el resto de los géneros, incluso en los semanarios. Este género no permite desplegar los hechos noticiosos en toda su complejidad.

13. Déficit de plantilla y la consiguiente sobrecarga del personal contratado, que limita la especialización del periodista.

14. Otro factor de gran incidencia en el proceso de establecimiento de la agenda sobre desarrollo local es la carencia de insumos y medios. Básicamente se detectaron problemas con la tecnología, accesibilidad a Internet, escasez de computadoras y medios de transporte.

 

Recomendaciones

A partir de las investigaciones analizadas, se recomienda extender la realización de este tipo de estudios al resto de los periódicos provinciales y medios impresos de alcance comunitario o municipal, así como a la radio, el medio de comunicación con más alcance en las zonas rurales.

Por otro lado, sería necesario consolidar materias específicas en la carrera de Periodismo y transversalizar en su currículo el enfoque de desarrollo local.

También se propone al sector académico y científico realizar investigaciones que construyan estrategias sobre cómo incluir la perspectiva de desarrollo local en medios de prensa específicos, al estilo de la desarrollada por García Cardentey.(2014)

 

Notas

[1] Caño en Plasencia Pons, A.: “La comunicación social en la gestión de proyectos comunitarios. Reflexiones sobre el tema, en Colectivo de autores” (Ed.), Selección de lecturas Comunicación Social. Planeación estratégica, Vol. III, La Habana, Editorial Félix Varela, 2008, p.:131.

[2] Portal Moreno, R., E. Nápoles Rodríguez, Y. Leiva, T. Pino Más y G. García Graña (Eds.), Comunicación para el desarrollo. Selección de lecturas, La Habana, Editorial Félix Varela, 2009, p.:12.

[3] Nápoles Rodríguez, E.: “Cómo, con quién y para quién. Dilemas de la participación para el desarrollo”, en R. Portal Moreno, E. Nápoles Rodríguez, Y. Leiva, T. Pino Más y G. García Graña: ob. cit.

[4] Fonseca Sosa, Claudia: “Building de cebolla. Estudio de la agenda mediática nacional e internacional del periódico Granma (1999-2001)”. Tesis de Diploma en Periodismo. Facultad de Comunicación. Universidad de La Habana, 2011; Gallego Ramos, José Raúl y Arailaisy Rosabal García: “Las cartas sobre la mesa. Un estudio sobre la relación entre agenda pública y mediática en Cuba: caso Granma”. Tesis de Diploma en Periodismo. Facultad de Comunicación. Universidad de La Habana, 2010; Jiménez Hernández, Mayte María: “La noticia confiesa. Trascendencia, inmediatez, seguimiento, veracidad e intencionalidad en las informaciones de las páginas nacionales en los periódicos diarios cubanos”. Tesis de Diploma en Periodismo. Facultad de Comunicación. Universidad de La Habana, 2009.

*Una parte de este trabajo fue presentada en LASA’s XXXII International Congress, celebrado del 21 al 24 de mayo de 2014, en Chicago, Estados Unidos.

 

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.