Alfredo Guevara apuesta por la juventud

Para el intelectual cubano entre los estudiantes universitarios más “difíciles”, y no entre los dóciles, está el relevo revolucionario.

Dalia Acosta - IPS

Alfredo Guevara y el cardenal Jaime Ortega, arzobispo de La Habana, comparten al final de la conferencia

La Habana, 31 oct.- Para participar y que su opinión se oiga, la juventud cubana de hoy debe “jugársela”, aseguró Alfredo Guevara, presidente del Festival Internacional del Nuevo Cine Latinoamericano y, como él mismo se definió, solo “una voz” de la generación que hizo la Revolución Cubana de 1959.

“Hay que estar dispuesto a jugársela para que esto avance”, añadió el intelectual en la conferencia central de un intercambio sobre “Los desafíos actuales de la nación”, convocado por la revista católica Espacio Laical, publicación del Consejo Arquidiocesano de Laicos de La Habana.

En respuesta a una pregunta del activista civil Luis Rondón, Guevara aseguró que en el recorrido que ha hecho en los últimos tiempos por la Universidad dando conferencias le ha dejado la sensación de que en las muchachas y muchachos “más difíciles” está la cantera del revelo generacional.

“Porque los dóciles, difícil que puedan ser revolucionarios de verdad”, añadió el fundador del Instituto Cubano de Arte e Industria Cinematográfico, amigo y compañero de luchas del ex presidente, Fidel Castro, desde los tiempos en que estudiaban juntos en la Universidad de La Habana.

En su intervención, Guevara enfatizó en la necesidad de hacer una “alfabetización de las conciencias”, que convenza al ciudadano de que es ciudadano. En la sociedad que “sueño”, participar debe hacerse “no como observador desde academias reales o invisibles sino como protagonista”, aseguró.

Según el conferencista, entre las críticas que siempre ha hecho está la pasividad que han generado los mecanismos de transmisión formales entre los niveles de dirección y la base. “Una organización política, una social, no puede ser una celda de correas de transmisión”, dijo y recordó cuán real fue la participación en los primeros tiempos de la Revolución.

“La mano fraterna y extendida debe ser respetada”, añadió y, a la vez, alertó: “no se trata de dejarse arrastrar a posiciones en que reconciliar resulte en verdad entrega y tampoco se trata de cultivar el miedo al primer paso, ese que ya se ha dado y se va dando y que acaso pudiera acelerarse”.

“Los caminos están y otros habrá que inventarlos. La audacia y la prudencia no son incompatibles. Si es que nos remitimos a su esencialidad. De lucidez política se trata y de ella que combinada en la imaginación potencia la inteligencia creativa”, afirmó Guevara durante el encuentro que debe realizarse cuatro veces al año.

La conferencia del sábado 29 en el Centro Cultural Padre Félix Varela, a la que asistieron creyentes y no creyentes, autoridades eclesiásticas, militantes comunistas, académicos, activistas de la sociedad civil e, incluso, miembros de la oposición política, se inserta en la función que ha jugado la Iglesia Católica en Cuba como facilitadora de diálogos internos.

Entre los asuntos que más le preocupan a Guevara del momento actual que vive la nación, aparece, a diferencia de otros momentos históricos que antecedieron, la ausencia de “encanto” en todo el proceso alrededor de los Lineamientos de la Política Económico-Social y del documento previo a la Conferencia Nacional del Partido Comunista el año próximo.

“Yo no veo el encanto por ninguna parte, es decir, son ideas muy buenas, pero después de tantos desencantos…Por eso decía que había que inventar una catedral y una liturgia tremenda que movilizara las conciencias…”, afirmó partiendo de su comparación anterior del partido en el que milita con la iglesia anfitriona.

“Me pregunto si en concilio-conferencia de mi iglesia-partido se encontrará ocasión de que, entre sus conclusiones, aparezcan fórmulas que hagan apreciar que es posible un socialismo juvenil, desenfadado y bello, el único que puede lograr la eficacia” que solo se obtiene en “el saber aplicado a partir de la persona”, comentó Guevara. (2011)

Otras ideas de Guevara

Burocracia: La resistencia a la nueva posibilidad es la burocracia, pero la burocracia no es el poder, no es ni siquiera el Estado. La burocracia es un estado de la sociedad. No son las mecanógrafas ni los archiveros, son generalmente los jefes de niveles intermedios. No quieren perder un Lada destartalado, 20 litros de gasolina y, ya desapareció, una semana en la playa. No hay que arrebatarle el poder al Estado pues esa burocracia no es la dueña del Estado. La dirección revolucionaria será capaz de desterrar a esa burocracia.

Todos somos mestizos: Todos somos mestizos espiritualmente y a mí no me importan los colores; cada quien tiene su color. Tenemos que llegar a la indiferencia como sueño. Hemos hablado de colores, pero también de sexo…a mí me importa un bledo todo eso. La ética, la persona, su comportamiento en la sociedad, su comportamiento en la vida, y sobre todo ante sí mismo. Todos somos mestizos espiritualmente y ojalá que lleguemos a que en la sociedad no haya diferencias, que es verdad que las hay…No se puede esperar; hay que acelerar medidas concretas.

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.