Articulan en La Habana movimiento regional antirracista

La conformación del capítulo cubano de Araac figura entre los principales resultados de la reunión de ese espacio de concertación en la urbe capitalina.

Archivo IPS Cuba

La reunión de La Habana sumó nuevos ejes a la agenda política como la comunicación mediática, la cultura y el trabajo desde y para las comunidades.

La Habana, 23 sep.- Un nuevo escenario para la lucha por la equidad racial se perfila en Cuba luego de concluir la reunión de la Articulación Regional Afrodescendiente de América Latina y el Caribe (Araac), celebrada entre el 20 y 21 de septiembre en varias sedes de la capital cubana.

Alrededor de 30 líderes y activistas del movimiento contra el racismo y la discriminación racial provenientes de Colombia, República Dominicana, Puerto Rico, Costa Rica, Ecuador, Venezuela y Cuba, debatieron principios comunes, estrategias de acción, objetivos y estructuras desde las cuales redimensionar esta red, a la que se integra por primera vez el país sede.

Araac es un espacio de concertación en el que confluyen representantes de diversas organizaciones nacionales y regionales que promueven la lucha contra la discriminación y los prejuicios raciales.

Entre las personalidades foráneas asistentes a la cita de La Habana figuran Altagracia Balcacer, dominicana al frente de la Red de Mujeres Afrolatinoamericanas, Afrocaribeñas y de la Diáspora, Epsy Campbell, política y economista de Costa Rica, Carlos Rosero, miembro del equipo de coordinación Nacional del Proceso de Comunidades Negras en Colombia y Aiden Salgado, del colectivo de estudiantes universitarios afrocolombianos, entre otros.

Agustín Laó Montes, profesor del Centro de Estudios Latinoamericanos y del Caribe de Puerto Rico, reconocido entre las principales voces de esta causa en el continente, apuntó que esta ha sido una reunión de carácter constitutivo, en la cual comienza a determinarse una estructura y se abre un campo de alianza permanente con Cuba.

Según el manifiesto divulgado al concluir la convención, Araac se define como una articulación de la sociedad civil que exige a los gobiernos compromiso institucional con los derechos y demandas de las personas afrodescendientes. También estarán incorporadas algunas figuras gubernamentales en tanto su condición de militantes antirracistas.

Además, el encuentro se perfiló como espacio para comenzar a diseñar estrategias de incidencia a las puertas del Decenio de los Afrodescendientes, que comenzará en 2013 por declaración de la Organización de Naciones Unidas (ONU)

Como objetivos, el manifiesto establece contribuir al protagonismo de la población afrodescendiente en América Latina, el Caribe y la diáspora desde una perspectiva emancipatoria y articular acciones prácticas para la eliminación del racismo y la discriminación racial.

Asi mismo, se propone desarrollar estrategias políticas que enfaticen una mayor articulación afrodescendiente paralela a los programas de la región y promover una metodología de trabajo que socialice la toma de decisiones a partir de la diversidad y consenso, construyendo la unidad estratégica entre individuos, grupos, comunidades y organizaciones de la sociedad civil.

La iniciativa incluye además estimular la alianza con los medios de comunicación, universidades, sindicatos, y entidades gubernamentales, así como propiciar la incorporación y la participación de los actores, comunidades y sectores sociales históricamente marginalizados a la lucha por la equidad y el disfrute del bienestar.

En ese sentido impulsará el diseño de una estrategia mediática que tenga en cuenta desde la producción audiovisual hasta el consumo cultural y la implementación de un sistema de seguimiento y monitoreo de las políticas y programas de desarrollo en la región, con criterios e indicadores antirracistas, entre otros aspectos.

A los tradicionales asuntos que movilizan la lucha antirracista como la territorialidad, los derechos, la democracia, el protagonismo de las mujeres, la juventud y la justicia, entre otros, la reunión de La Habana sumó nuevos ejes a la agenda política como la comunicación mediática, la cultura y el trabajo desde y para las comunidades.

Alianza afrodescendiente en Cuba

La conformación inmediata del capítulo cubano de Araac figura entre los principales resultados del cónclave. A juicio de Esteban Morales, politólogo e investigador de la racialidad, se trata de una oportunidad histórica para mover el tema en el país, que el movimiento cubano tiene que saber aprovechar.

Además de Morales, estuvieron presentes una veintena de intelectuales y activistas de Cuba, entre quienes resaltan Sandra Álvarez, afrofeminista, Gisela Arandia, periodista y enlace cubano de la Red de Mujeres Afrolatinoamericanas, Afrocaribeñas y de la Diáspora, el ensayista Roberto Zurbano, la periodista Julia Mirabal, Zuleica Romay, presidenta del Instituto Cubano del Libro y la teatrista Fáttima Patterson.

En la sesión pública del evento Romay aclaró que se trata de una red independiente de cualquier institución, si bien contará con el apoyo de varias instancias gubernamentales.

“La articulación pretende hacerse cargo de muchas situaciones que están en el plano de lo subjetivo y que se convierten en obstáculos tan objetivos como una muralla”, refirió Romay, ganadora del premio Casa de las Américas 2011.

Sandra Álvarez, autora del blog Negra Cubana tenía que ser refirió a la redacción de IPS en Cuba que se trata de hacer los sueños posibles en términos de agenda política, pues defiende los derechos de las personas afrodescendientes a una humanidad plena, sin discriminaciones de ningún tipo.

“Es la primera vez que se plantea un proyecto de afrodescendientes de manera tan abierta en Cuba. El reto es que lo llevemos a la práctica y promovamos un debate profundo sobre el racismo en nuestra sociedad, de forma que entendamos que la discriminación racial es un problema de derechos humanos y, mientras exista, el socialismo está incompleto”, declaró (2012)

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.