Campaña para un blog sobre Cuba encuentra eco en las redes

Es Cartas desde Cuba, una bitácora que desde 2007 capta la atención de ciberlectores con temas políticos, económicos, sociales y culturales.

Aún faltan 124 días para que finalice la campaña en Internet de recaudación de fondos para el blog, una vía de financiamiento que crece en la isla caribeña.

Foto: Tomada del blog http://cartasdesdecuba.com

La Habana, 27 feb.- Innumerables muestras de respaldo suscita en las redes sociales la campaña de recaudación colectiva promovida por el periodista uruguayo Fernando Ravsberg, para mantener su popular y polémico blog Cartas desde Cuba, que escribe en esta capital.

La solicitud denominada “Salvemos Cartas desde Cuba” se ubica desde el 12 de febrero en la plataforma Kukumiku Crowdfunding Solidario, y hasta la víspera había reunido casi 24 por ciento de los 8.130 euros que aspira recaudar.

De acuerdo con la información, el objetivo fundamental del proyecto es lograr la sustentabilidad financiera de la bitácora nacida en 2007 dentro del consorcio mediático británico BBC, y del cual se independizó en 2014.

De forma adicional, Ravsberg abrió una cuenta bancaria en pesos cubanos (25 pesos por dólar) en una de las sucursales del Banco Metropolitano, en la capital, para que por esta vía los interesados residentes en Cuba también puedan donar.

Refiere Ravsberg que durante los últimos cuatro años ha mantenido el blog sin apoyo institucional de Cuba ni del extranjero, “utilizando únicamente el dinero de mis ahorros”.

La decisión de recurrir al micromecenazgo (crowdfunding) se debe a que el equipo no quiere convertir el blog en un sitio de pago, al que accedan solo los abonados, porque dejaría “fuera a miles de nuestros seguidores dentro de Cuba”.

Asimismo, el blog evita recibir todo tipo de financiamiento de instituciones.

“En otras circunstancias hubiera aceptado esa ayuda solidaria sin pensarlo dos veces. Sin embargo, viviendo en Cuba eso significaría dar munición a quienes presionan al gobierno para que bloquee Cartas”, indicó el periodista en el texto que circuló por Internet y correo electrónico.

Reveló que también chocó “con el otro bloqueo, el de Estados Unidos, que nos impide utilizar las pasarelas de pago, como PayPal, para los envíos” (de dinero).

Según el periodista uruguayo que reside en el país caribeño desde hace tres décadas, el blog es leído en 199 países y “se ha convertido en un sitio de referencia para la información sobre Cuba”.

Los temas candentes analizados han mantenido al sitio y a Ravsberg en el vórtice de la polémica, al punto que funcionarios cubanos lo han acusado de representar a una tercera fuerza política, también llamada moderada, de centro, reformista o socialdemócrata.

Incluso, una dirigente del gremio periodístico sugirió en 2016 la posibilidad de expulsar al reportero del país.

“Nos proponemos reunir el dinero para sobrevivir un año y dentro de 12 meses repetir la campaña. De esta forma, además de lograr el financiamiento nos sometemos también a un escrutinio anual, en el que los lectores serán quienes decidan si Cartas merece seguir existiendo”, escribió Ravsberg.

El monto previsto permitirá cubrir los gastos por hospedaje del blog en los servidores y del dominio, conexión a Internet y los honorarios de un informático y una webmaster.

El periodista aclaró que, si la cantidad solicitada se supera, el resto se invertirá en ampliar el proyecto con más videos, historias de primera mano desde las provincias, ampliar el ancho de banda y aumentar el tamaño del boletín electrónico para quienes no tienen acceso a Internet.

“No aspiramos a nada más que seguir siendo un simple blog, que intenta informar reflejando los colores y matices que existen en Cuba. El mayor mérito de Cartas ha sido resistir las presiones de ambos extremos, quienes pretenden imponernos una línea editorial de blanco o negro”, argumentó.

En los últimos años, surgen medios de prensa digitales independientes que se declaran no opositores al gobierno socialista, pero se desmarcan de la prensa estatal, que es casi la única permitida en el país, cuya Constitución (1976) prohíbe la propiedad privada sobre los medios de comunicación.

Financiados por la cooperación internacional, micromecenazgos y la publicidad aparejada al creciente sector privado, estas iniciativas autónomas se circunscriben a la circulación digital por ser este un espacio desregulado hasta ahora por la ley vigente. (2018)

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.