Cardenal Jaime Ortega celebra medio siglo de sacerdocio

La comunidad católica reconoció la víspera la fidelidad y entrega del cardenal cubano a su misión.

Jorge Luis Baños - IPS

Jaime Ortega, de 77 años, también celebra en 2014 los 35 años como obispo y los 20 años de convertirse en el único cardenal que representa a Cuba en el Vaticano.

La Habana, 3 ago.- En la misa de acción de gracias por sus 50 años de ordenación sacerdotal, el cardenal cubano Jaime Ortega deseó alegría y paz para la comunidad católica de la Arquidiócesis de La Habana, a los obispos y sacerdotes de otras sedes, así como a familiares, amigos e invitados que acudieron este sábado a la Catedral de La Habana.

Al dirigirse a más de un centenar de participantes en la ceremonia religiosa, el Arzobispo de La Habana acotó que el sacerdocio no es “un empleo ni ocupación de cualquier índole”.

La máxima autoridad católica en Cuba aseguró que “sin mirada de fe no se comprende el sacerdocio cristiano”.

Comentó además que las ideas en torno a la Iglesia de “retrógrada o avanzada, conservadora o progresista, amiga o enemiga, son consideraciones sociológicas, ideológicas y políticas respecto a una realidad que no se expresa según los puntos de vista de nadie, sino que se sabe en la fe y la práctica de la labor cristiana”.

El mensaje enviado por el Papa Francisco sobresalió entre las felicitaciones y muestras de cariño expresadas al cardenal, quien mereció varias ovaciones durante la misa y fue congratulado por sacerdotes cubanos y extranjeros.

El jefe del Vaticano apuntó la “elevada espiritualidad” y “preocupación por la realidad social” de Ortega fueron cualidades que le hicieron entrar al colegio cardenalicio.

Durante la liturgia, los prelados católicos y representantes de diversas órdenes religiosas oraron junto a la comunidad de la Arquidiócesis de La Habana por los representantes del gobierno “que toman decisiones trascendentes para todos” y para que “continúen profundizando vivamente las transformaciones que tanto urgen a nuestra Patria”.

Asimismo rogaron por el bienestar de los presos y “los más pobres y necesitados”.

Participaron en la celebración los cardenales estadounidenses Sean O’ Malley, de Boston, y Theodore McCarrick, obispo emérito de Washington; el arzobispo de Yucatán, Emilio Carlos Berlie, y Roberto González, de San Juan, Puerto Rico.

También asistieron a la liturgia obispos y sacerdotes cubanos, encabezados por Dionisio García, presidente de la Conferencia de Obispos Católicos de Cuba, y Caridad Diego, jefa de la Oficina de Atención a Asuntos Religiosos del Comité Central del gobernante Partido Comunista de Cuba.

Desde su ordenación como cardenal presbítero por Su Santidad Juan Pablo II (1920-2005), el 26 de noviembre de 1994, Jaime Ortega ha acompañado en Cuba las visitas de los papas Juan Pablo II, en 1998, y Benedicto XVI, en 2012.

En julio de 2014, el actual pontífice Francisco nombró al cardenal cubano como su “enviado especial” a la celebración por el aniversario 350 de la Parroquia de Notre-Dame de Québec, en Canadá, que se conmemorará el próximo 14 de septiembre.

Esta será la segunda ocasión en que el arzobispo de La Habana represente al Papa en un acto internacional. En agosto del año pasado, Ortega presidió las celebraciones por el primer centenario de la Arquidiócesis de San Salvador, en El Salvador.

En 2010, Ortega representó a la Iglesia católica cubana en un inédito diálogo con el gobierno de Raúl Castro, que posibilitó la excarcelación de más de un centenar de presos.

Desde entonces, la Iglesia Católica ha destacado como interlocutora ante las autoridades de la nación caribeña y se ha abierto espacios de intercambio sobre temas como la diáspora y la reconciliación entre cubanos de fuera y dentro del país, entre otras cuestiones.

En declaraciones a la prensa, Ortega ha considerado que la Iglesia Católica vive en Cuba “una nueva relación”, no solamente con el Estado, sino con “el pueblo cubano”.

Como parte de su activo quehacer sacerdotal, el arzobispo de La Habana participó en Estados Unidos en el foro “Iglesia y Comunidad: un diálogo sobre el rol de la Iglesia Católica en Cuba”, auspiciado por el Centro de Estudios Latinoamericanos David Rockefeller.

Jaime Ortega fue ordenado sacerdote el 2 de agosto de 1964 en su diócesis natal de Matanzas, a 87 kilómetros al este de La Habana.

Desde hace varios años es Consejero de la Pontificia Comisión para América Latina y pertenece a las Congregaciones para el Clero y para la Pastoral Sanitaria de la Santa Sede. (2014)

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.