Celebración ecuménica por los Cinco

El Grupo de Reflexión y Solidaridad Oscar Arnulfo Romero, de inspiración cristiana, promueve el desarrollo social sostenible.

Foto: Jorge Luis Baños, IPS-Cuba

La celebración ecuménica coincide con la III Jornada de denuncia y solidaridad Cinco días por los Cinco, iniciada el 4 de junio en Washington.

La Habana, 6 jun.- Con una mirada desde la teología, el derecho y la solidaridad, se sumó el no gubernamental Grupo de Reflexión y Solidaridad Oscar Arnulfo Romero (OAR) a las voces que desde diferentes partes del mundo reclaman la liberación de tres cubanos del grupo conocido como los Cinco que aun cumplen largas condenas en Estados Unidos.

“Nosotros, que hemos optado por una fe contextualizada, fundamentada en la realidad donde nacimos y crecimos, no podemos permitirnos guardar silencio cuando tres de ellos protagonizan un sacrificio que sube a Dios como una oración que promueve el fin del odio y el principio del amor”, dijo Gabriel Coderch, coordinador general de OAR.

En la celebración, con la presencia de Elizabeth Palmeiro, esposa de Ramón Labañino, uno de los encarcelados, Coderch sostuvo: “ustedes sufren la injusticia por querer que impere entre los seres humanos el mandamiento del amor”.

“Reciban, los tres que aun siguen lejos geográficamente, pero cerca del corazón de cada cubana y cubano, este mensaje de apoyo de quienes se sienten junto a ustedes en estas horas que llaman al sacrificio y reciban, sobre todo, la confianza imbatible de que llegará el momento en que nadie podrá atentar contra un pueblo que da hijos que hallan en la virtud el camino de la verdad”, destacó.

A su vez, el reverendo Luis Carlos Marrero, de OAR, en un recorrido por categorías como espiritualidad y liberación, consideró que “una espiritualidad liberadora insertada en el proceso de construcción del socialismo supone, en primer lugar, reconocer y valorar la dignidad de la política como lucha por el bien común”.

La espiritualidad liberadora nos hace mirar a los otros y a la vida como Dios mira, con una visión que, sin perder el sentido crítico, es siempre esperanzada. Esta visión confiada es importante en las relaciones interpersonales y en el coraje de comprometernos con los cambios que queremos para el mundo, afirmó Marrero.

A su juicio, si esa espiritualidad “pretende ser socialista debe aplicar el mismo principio de igualdad y reconocimiento a las culturas”,  pues “ningún grupo puede vivir sin integrarse con otros”.

Una visión crítica al proceso legal contra los Cinco ofreció al abogado Alaín Vallín, también integrante de OAR, quien consideró que luchar en favor de su liberación es precisamente combatir contra una injusticia “o mejor, una sumatoria de injusticias”.

Vallín enumeró irregularidades de todo el proceso, desde las falsas imputaciones de una conducta delictiva, un juicio amañado, tratamiento penitenciario con tratos crueles e inhumanos, en violación de los más elementales derechos humanos, además del maltrato y la violación a los derechos de los hijos y demás familiares.

El jurista indicó que esa injusticia, que data ya de más de 15 años consecutivos, puede terminar en un instante y para ello basta con la firma de un solo hombre, el presidente de los Estados Unidos, pues la propia Constitución estadounidense la confiere la facultad y el poder legal “para suspender la ejecución de las sentencias y conceder indultos”.

En la celebración ecuménica, Palmeiro compartió con personas de distintos credos su testimonio sobre diferentes momentos de los tres lustros transcurridos y de cómo el centro de la lucha está en la liberación de Gerardo Hernández, condenado a dos cadenas perpetuas.

La esposa de Labañino se refirió al reciente canje de un militar estadounidense retenido por talibanes por cinco presos afganos en Guantánamo, que  podría ser un precedente para que Barack Obama acceda a canjear a los tres agentes cubanos por el contratista Alan Gross, detenido en La Habana.

Esta posibilidad fue planteada esta semana en conferencia de prensa por Fernando González, uno de los cinco, liberado en febrero pasado tras cumplir su sentencia.

Pedro Lazo, presidente de la Liga Islámica, anunció que la comunidad musulmana en Cuba dedicará el Ramadán a rogar a Alá por la liberación de Gerardo Hernández, Ramón Labañino y Antonio Guerrero, quienes cumplen todavía las severas condenas impuestas en 2001 en Estados Unidos.

La celebración en La Habana coincide con la III Jornada de denuncia y solidaridad Cinco días por los Cinco, iniciada el 4 de junio en Washington, capital de Estados Unidos.
Ese evento, que se extenderá hasta el 11 de junio, persigue aumentar la presión política internacional a favor de una solución definitiva al caso.

René González cumplió su condena y regresó a Cuba en 2013.  Para 2017 se espera la salida de Guerrero, pero Labañino y Hernández tienen las sentencias más duras, este último de dos cadenas perpetuas. (2014)

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.