Cine de mujeres, historia atada a las redes machistas

En la historia del cine cubano, solo tres películas han sido dirigidas por mujeres.

Jorge Luis Baños/ jlbimagen@gmail.com

Una nueva generación de realizadoras toma por asalto profesiones tradicionales masculinas.

La Habana, 17 oct.- La presencia de las mujeres en el cine cubano, ya sea detrás de las cámaras, dentro de cada cuadro o en la realización y producción, ha estado condicionada por miradas sesgadas del machismo y la discriminación.

Un espacio sobre género y cine debatió la víspera sobre la evolución de su desempeño en el arte cinematográfico, el escaso número de películas dirigidas por ellas -solo tres en la filmografía nacional-, su rol preponderante en profesiones tradicionales como maquillistas y vestuaristas, y cuánto los directores han centrado en ellas sus historias.

Danae Diéguez, profesora de la Facultad de Arte de los Medios de Comunicación Audiovisuales, del Instituto Superior de Arte, indica que en el mundo cinematográfico se reprodujo la distribución de roles que las limitaba a especialidades que tradicionalmente habían ejercido las mujeres como maquillaje, vestuario, actuación y edición.

En su ponencia “Mujeres detrás del lente. Reescrituras al canon cinematográfico cubano”, Diéguez revela que “contar la historia de las mujeres significa una posición política, sinónimo de estrategia de resistencia a modelos hegemónicos que reciclan la exclusión desde un punto de vista habitualmente masculino, blanco, heterosexual”.

Un análisis de este tipo, opina, debe ir “más allá de un análisis típicamente cinematográfico. Hablamos de pautas culturales, de desigualdades que perviven en los procesos sociales, de relaciones de poder que generan discriminaciones y, por tanto, de lo que me gusta llamar la “sutilización de las supervivencias patriarcales”.

En un recuento de la historia de las mujeres en el cine cubano después de 1959, no puede soslayarse la figura de Sara Gómez (1943-1974), quien con su obra documental y su largometraje de ficción “De cierta manera”, la primera dirigida por una mujer, marcó pautas desde una mirada diferente.

Hasta el momento, además de Gómez, solo consiguieron insertarse en el mundo de la dirección Teresa Ordoqui, con “Te llamarás Inocencia” (1989), y Rebeca Chávez, con “Ciudad en Rojo” (2009), dentro del estatal Instituto de Arte e Industria Cinematográficos (ICAIC). Carolina Nicola dirigió “Así de simple” (2006) de manera independiente.

En estos momentos, las películas “Vestido de novia”, de Marilyn Solaya, y “¿Por qué lloran mis amigas?”, de Magda González, se encuentran en etapa de posproducción.

Hoy existe una nueva generación de realizadoras, impulsadas por los cambios tecnológicos y el surgimiento de escuelas de cine, que les concede libertad creativa y de producción.

Ellas abordan temas viejos y les suman otros, con una mirada diferente, apunta Diéguez.

La estudiosa estima que un análisis de las directoras en el cine cubano debe incluir la búsqueda de las causas de su poca representación, indagar si existen tópicos que revelen temas y estéticas propias, propuestas que hablen de un cine de mujeres, revisar los géneros e incluir en el concepto de cine cubano al que se hace fuera del ICAIC.

La existencia de películas dirigidas por mujeres, señala, “no significa que per se exista una mirada femenina, pero nos permite revisitar un conjunto de obras que se habían mantenido preteridas dentro del canon cinematográfico”.

A su juicio, el cine cubano debiera reinventarse, pero para ello, debe ser releído y restituido el diálogo incesante de los y las realizadoras con el canon. Para esto, propone “un diálogo participativo, sin sesgo discriminatorio”.

Por su parte, el crítico Luciano Castillo consideró que si bien es escasa su presencia detrás de las cámaras, en la filmografía hecha por hombres el tema más abordado ha sido el de la mujer.

Asimismo, destacó que la etapa en la que más documentales sobre las mujeres se rodaron y un mayor número de mujeres pudieron ir más allá de los roles tradicionales e iniciar carreras como productoras fue bajo la presidencia del desaparecido cineasta Julio García Espinosa.

El espacio formó parte del Festival Ellas crean Cuba, que se desarrolla hasta el 19 de octubre en La Habana, Cienfuegos, Camagüey y Holguín, gracias al esfuerzo conjunto de la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo, la Consejería Cultural de la Embajada de España y el Ministerio cubano de Cultura, entre otras instituciones.

La cita, que lleva el mismo nombre de la celebrada en España desde 2005, persigue reivindicar la creación femenina. (2013)

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.