Concluyó seminario internacional católico

Culminó en La Habana el décimo Seminario Internacional del Programa de Diálogo con Cuba

Foto: Archivo IPS Cuba

Última sesión en la casa sacerdotal

La Habana, 24 feb.- La espiritualidad fue el eje central de evento, al que aportaron sus valoraciones tanto ponentes como el público participante, integrado por obispos, canónigos, párrocos, pastores, monjas, laicos, así como sociólogos, poetas, y miembros de la sociedad civil.

El Programa de Diálogo con Cuba, generado desde Alemania por el filósofo cubano Raúl Fornet Betancourt, fue fundado en 1994. Desde entonces se ha realizado casi siempre fuera de la isla caribeña, siendo esta la segunda ocasión que tiene lugar en Cuba.

El aporte de la delegación germana se concentró en la caracterización de la iglesia de su país. “La población alemana ya no es por regla general cristiana”, expresó el  canónigo Josef  Blomenhofer. El impulso secularizador experimentado en esa sociedad, según el religioso, está determinado por la reunificación del país en 1990, la baja tasa de nacimientos en la población cristiana, y el abandono de los feligreses.

“La Iglesia católica Romana ha disminuido en los últimos 20 años en un nueve por ciento”, lamentó.

A su vez, la parte cubana presentó varios trabajos sobre la fe católica en la nación de gobierno socialista. Entre los de mayor impacto se encontró la conferencia dictada por el poeta, crítico y ensayista Víctor Fowler, titulada “Problemática de la espiritualidad actual del cubano en la Isla: un deseo”.

A través de un arriesgado contrapunteo entre textos bíblicos y citas del poeta cubano José Lezama Lima, Fowler construyó su visión de la espiritualidad nacional, extendiéndola desde la población isleña en la emigración hasta las actuales asambleas de barrio donde se discute el “Proyecto de Lineamientos de la Política Económica y Social del Partido y la Revolución”, proceso que antecede el desarrollo en abril próximo del VI Congreso del Partido Comunista de Cuba.

“Claro que merecemos días mejores, y no va a importar si se llama revolución, socialismo u otra cosa, con tal que la cultura sobreviva, la espiritualidad se expanda y ahonde a la vez, la nación sea más inclusiva, y la justicia de los pobres”, dijo el ensayista.

Por su parte, el presbítero Jorge Cela ofreció sus tesis sobre el papel de la Iglesia Católica frente a los retos espirituales de la nación. “El primer reto es la constitución de los sujetos de derecho desde la libertad, el fortalecimiento de una identidad herida y confundida, que se sienta libre para optar por la vida y construirla, que se sienta responsable y entusiasmada con su futuro”, abundó el sacerdote.

En su trabajo, Cela acudió a la encuesta “La Iglesia en Cuba”, publicada el 2004, y cuyos resultados arrojaron en aquel entonces que entre las aspiraciones para la iglesia más reiteradas por la feligresía católica estaban: “Tener más espacio en la sociedad para cumplir su misión (67 por ciento), tener participación en el sistema educativo (66 por ciento) más que tener escuelas propias, y tener más presencia en los medios de comunicación (61 por ciento).”

Un momento especial para los participantes en el evento, tanto nacionales como extranjeros, fue la visita al nuevo “Seminario de San Carlos y San Ambrosio”, construido a 16 kilómetros al sudeste de la ciudad, e inaugurado el pasado 3 de noviembre de 2010. En sus instalaciones estudian hoy 44 seminaristas, con el objetivo de ordenarse sacerdotes, y posee una capacidad para hasta 100 estudiantes.

La última de las jornadas de debates contó con la intervención del sociólogo Aurelio Alonso, quien ofreció su visión de las relaciones entre la iglesia y el estado cubano. Alonso reconoció que “nos encontramos en un momento muy singular” de esas relaciones, y enumeró algunos de los momentos más trascendentales de las mismas.

“Pienso que el espíritu del cambio es ese”, dijo el sociólogo en su intervención, al referirse a los conocidos popularmente como “los lineamientos”. No obstante, se abstuvo de ampliar sus consideraciones sobre el mencionado proyecto de actualización del modelo económico de la nación caribeña.

El cardenal cubano, Jaime Ortega, quien participó de manera activa en buena parte de los cuatro días de sesiones, clausuró el evento dando muestras de sentirse complacido con el intercambio logrado (2011).

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.