Conga multicolor contra la homofobia

Por quinto año consecutivo cientos de personas LGBT, familiares y amistades bailaron y corearon consignas en céntrica avenida de La Habana.

Archivo IPS Cuba

La Jornada incluyó pruebas rápidas para la detección del Vih y acciones de promoción de salud sexual

La Habana, 12 may.- En torno a una enorme bandera del arcoiris y a ritmo de conga, cientos de personas con historias y motivaciones diferentes arrollaron este sábado por quinto año consecutivo a lo largo de una de las avenidas más céntricas de La Habana, para manifestarse contra la homofobia y a favor del respeto a la diversidad sexual.

“Estamos orgullosas de lo que somos y es muy bueno que esto se haga”, expresó Marbelis Hernández, una muchacha lesbiana de 24 años y técnica en informática, quien desde muy temprano estaba allí con su novia, a pesar de asistir la noche anterior a la Gala contra la Homofobia en el teatro habanero Karl Marx, el de mayor capacidad de Cuba: “dormimos poquísimo, pero estamos felices de estar aquí”, enfatizó.

Reinaldo y Orlando, una pareja gay de jóvenes veinteañeros, mostraron también su satisfacción “porque se nos ha dado un poco más de libertad y se ha perdido un poco el miedo”, mientras que Jorge Rodríguez, calificó esta caminata a lo largo de varias cuadras de la calle 23, en la zona capitalina del Vedado, como “una forma de seguir afianzando, con respeto, nuestros derechos como homosexuales”.

“Quienes vivimos una época bastante difícil debemos ayudar a que estas cosas se promuevan”, consideró Rodríguez, de 52 años, quien se sumó a la numerosa juventud que bailaba y coreaba consignas en una de las actividades tradicionalmente más coloridas de las jornadas contra la homofobia que desde el 2008 organiza el Centro Nacional de Educación Sexual (Cenesex), dirigido por la sexóloga Mariela Castro Espín.

Trascendencia

Isbel Díaz, miembro del grupo independiente Observatorio Crítico, coincidió en que este paseo simbólico “tiene que seguir haciéndose”, a la vez que abogó por ampliar los espacios para el reclamo de los derechos de la comunidad LGBT: “este es uno fundamental, de hecho es el fundador, y hay que seguir apoyándolo todo el tiempo”.

“La gente nos respeta más, aunque falta mucho todavía; se ha hecho bastante, pero hay un largo camino por recorrer”, opinó Carolina, joven transexual de 23 años que aspira a poder acceder a las cirugías de adecuación de los genitales reiniciadas en Cuba desde el 2008 de manera gratuita, bajo la coordinación del Cenesex. “Nací varón, pero me siento mujer”, confesó.

Ernesto Argois, proveniente de la oriental provincia de Santiago de Cuba, participó por primera vez en la conga contra la homofobia y en las actividades educativas, culturales y recreativas que acontecieron durante todo el día en el Pabellón Cuba, recinto expositivo de una organización artística de la juventud cubana.

“Alguien pudiera preguntarse qué puede resolver esto, si quienes más vienen son los mismos homosexuales, pero mostrarnos en este desfile es una forma de enseñar al resto de la población a aceptar la diversidad sexual”, consideró Argois, de 26 años y trabajador de la Universidad de Ciencias Informáticas.

La doctora Tania Massip, por su parte, atiende la consulta de personas seropositivas al VIH (virus de inmunodeficiencia adquirida, causante del sida) en el municipio capitalino de Plaza de la Revolución y acudió al Pabellón Cuba con su hija adolescente heterosexual.

“Cualquier cosa que se haga por romper los esquemas presentes en la sociedad cubana, que es machista, es muy bueno”, valoró la médica, al destacar la realización allí de pruebas rápidas para la detección del virus y acciones de promoción de salud sexual.

“Me gustó que no solo participó la comunidad gay; muchas personas venían con sus madres, compañeros y amistades heterosexuales; de manera que la conga no es nada más que para los activistas y la población LGBT, sino que participa toda la comunidad cubana”, manifestó Evelio Puente, de 29 años.

Otro rasgo que distinguió este festejo a propósito de la celebración el próximo 17 de mayo del Día Mundial contra la Homofobia, fue la participación de nuevos grupos y activistas voluntarios que se han ido nucleando con apoyo del Cenesex.

Amaya Acosta, estudiante de primer año de la Facultad de Derecho de la Universidad de La Habana, integra la recién creada Red de Juristas por los derechos sexuales “con el objetivo de impulsar la legislación a favor de los derechos sexuales”.

“Este es un espacio que propicia el intercambio y que las personas conozcan sus derechos”, consideró la muchacha al referirse al intercambio con el público en el Pabellón Cuba. Para ella, esa labor de activismo es importante en su formación como futura profesional, pues “es una parte del derecho bien complicada, y creo que podemos difundir en la Facultad lo que aprendamos, para que se sumen más estudiantes, lo cual puede ser de gran ayuda en el futuro”.

Reivindicación necesaria

A sus 50 años, Francisco Santiago, está de visita en Cuba luego de emigrar definitivamente a Estados Unidos en 1996, y afirmó con emoción que “para mí participar aquí hoy es lo más grande”.

“Fui de los jóvenes gay que en los años 60 y 70 sufrimos represión por homofobia, no solo por parte del gobierno, sino de toda la población”, narró.

“Nadie nos quería, vivíamos en la sombra. Teníamos que esconder los maquillajes en los baños de los restaurantes, salir de la casa, pintarnos y andar a escondidas por esta misma avenida 23, cuidándonos de la policía”, rememoró Santiago, quien adujo que esa fue una de las razones para emigrar, “porque éramos repudiado por todos, la sociedad, la policía, las amistades; de la familia, mi hermana era la única que me apoyaba”, dijo.

El emigrante agradeció finalmente a Mariela Castro Espín y al Cenesex: “lograr esto es un reconocimiento a todo el dolor y el sufrimiento mío y de todos los que vivimos aquella época; y me alegro de que las nuevas generaciones puedan disfrutar esta libertad que nosotros desgraciadamente no tuvimos; lo importante es que podamos ocupar el lugar que nos merecemos en el país, como cubanos y seres humanos”. (2012)

Un comentario

  1. Aleida Godinez

    Así es la Revolución cubana y su nueva era en la que debemos cambiar todo lo que debe ser cambiado. Me alegra que Francisco haya participado y de algún modo se sienta reivindicado, sería bueno que contara esa experiencia a sus amigos al regreso.

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.