Crece plataforma de hombres por la no violencia

El grupo considera la diversidad de masculinidades atendiendo a edades, profesiones, ocupaciones, clase social, color de la piel, credo religioso, orientación sexual, entre otras

Crédito: Jorge Luis Baños/IPS

La educación es decisiva en la lucha contra la no violencia

La Habana, 9 feb.- Con la aprobación de la declaración de la plataforma de hombres cubanos por la no violencia y la equidad de género, un grupo de varones de diferentes profesiones, credos, edades y desempeño social, se proponer trabajar unidos e interrelacionados por detener este flagelo, incluidas las manifestaciones de maltrato hacia las mujeres.

Médicos, abogados, músicos, trabajadores independientes, humoristas, integrantes de los Talleres de Transformación Integral del Barrio (TTIB), profesores, personas vinculadas al espacio agropecuario parten del criterio de que “la violencia de género, fundamentalmente la ejercida por los hombres hacia las mujeres constituye una de las más graves inequidades de género y un flagelo al que se ha enfrentado la humanidad”.

La plataforma tiene como antecedente el Grupo de Hombres por la No violencia, que  procedentes de diferentes comunidades de la Habana, junto a  integrantes de la Red Iberoamericana y Africana de Masculinidades (RIAM) y otros ámbitos institucionales y sociales, decidieron el 10 de diciembre del 2013 dar continuidad al embrión surgido el 9 de diciembre de 2011.

La declaración, aprobada este viernes en un taller coordinado por el Grupo de Reflexión y Solidaridad Oscar Arnulfo Romero (OAR), propone renunciar  a toda forma de violencia de los hombres contra las mujeres, otros hombres, niños (as), adolescentes, y ancianos (as) y establecer relaciones de equidad  intra e intergenéricas.

El texto reconoce sin embargo que esa “es una tarea compleja, que requiere de un gran compromiso y poder de persuasión debido a que nuestra sociedad se sigue rigiendo por un orden social donde la cultura patriarcal hegemónica continúa potenciando un sistema de poder que favorece las inequidades entre hombres y mujeres”.

Este grupo se propone fomentar acciones de concientización y trabajo entre los niños (as), adolescentes y jóvenes y oponerse a la discriminación de todo tipo que supone analizar expresiones, pensamientos y actitudes que colocan en situaciones de inferioridad y desventaja a personas, grupos de mujeres y hombres en condiciones de vulnerabilidad y que mueven estereotipos y prejuicios.

También persigue superar la complicidad y poner fin al silencio que “nos alía a aquellos hombres que actúan violentamente”, revisar el lenguaje sexista y las bromas que devalúan  y descalifican a la mujer y otros hombres más vulnerables y promover una cultura jurídica encaminada a dar a conocer cómo actuar ante una manifestación de violencia de esta índole, hacia dónde dirigirse, cuál es el mecanismo de protección de aquellas personas que han resultado víctimas.

Los integrantes de la plataforma trabajarán por identificar y denunciar  cualquier forma de violencia en el lugar de trabajo, familia, instituciones culturales, de salud y educación, así como de la comunidad y los  espacios religiosos.

Además, esperan fomentar la creatividad a través de diferentes manifestaciones artísticas y culturales como una vía para la denuncia de este flagelo e interesarse por conocer historias de mujeres maltratadas o sobrevivientes para profundizar en sus causas y trabajar en su erradicación.

Este primer taller de sensibilización encaminado a aportar conocimientos y homologar saberes de modo que los integrantes estén preparados para el trabajo en sus espacios de acción, se inserta entre las acciones proyectadas por la plataforma para alcanzar sus metas.

Además de efectuar propuestas culturales y de comunicación social que contribuyan a la sensibilización de la opinión pública, el grupo desarrollará acciones organizativas como crear agrupaciones en los diferentes espacios de actuación y conformar un manual de funcionamiento.

Los principales ejes temáticos se centrarán en Historia de las inequidades y aprendizaje social de la violencia en los hombres, creencias y estereotipos en relación con el poder y las relaciones de superioridad, el cuerpo masculino, la sexualidad,  la diversidad sexual, pareja,  familia, paternidad y salud, y las formas de violencia y su impacto en las mujeres, otros hombres y su propio cuerpo.

Según acordaron los integrantes, la plataforma funcionará según espacios de actuación, siguiendo un criterio de homogeneidad en las profesiones, esferas de trabajo y espacios donde actúan (comunitario, académico-educativo; religioso, agropecuario rural, comunicativo-cultural); jurídico y orden público, y bienestar de salud.

Para el profesor de enseñanza preuniversitaria Erney Cantillo Lafita, del oriental municipio de  Baracoa, el sector de la educación es uno de los que más puede incidir en un cambio de actitud entre la infancia y la adolescencia, a deconstruir lo que le ha enseñado la familia y la sociedad.

Víctor Rojas, humorista, conoció en el taller a personas de diferentes niveles educacionales, puestos de trabajo: actores, abogados y médicos. “Me pareció importante que personas con diferentes pensamientos, estuvieran uniéndose por un objetivo grande: la no violencia hacia las mujeres, los hombres y uno mismo. En un futuro inmediato no vamos a tener mucho resultado, poco a poco vamos a ir dando pasos sólidos, porque las cosas buenas caminan despacito, pero muy seguras”, afirmó.

“Desde el humor tenemos un gran reto porque los chistes están diseñados generalmente con la mirada hegemónica de los hombres y hacer un espectáculo con mensajes hacia la no violencia y la equidad de los géneros es un gran reto, porque habría que ver cómo hacemos reír y a la vez, reflexionar.  Es difícil, ya que las propuestas de los últimos años se han ocupado de divertir y dejado a un segundo plano ese mensaje que debe tener el humor de formar otros patrones y conductas”, dijo a su vez el humorista Sergio Morlán.
(2014)

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.