Cristianas hablan sobre equidad de género

La corresponsabilidad de mujeres y hombres en el hogar y la familia, la autoestima femenina y la violencia de género figuraron entre las temáticas del taller.

Ivet González - IPS

Asistieron mujeres de la capital provincial de Matanzas, Itabo, Favorito, Bermejas, Arabos, Bolondrón, Coliseo, Limonar y Cárdenas

Cárdenas, Cuba, 19 nov.- Rostros, símbolos, cruces y fotos de una muestra artística por una cultura de paz, acompañaron a 25 mujeres de diversas congregaciones protestantes de la provincia occidental de Matanzas, a 98 kilómetros de esta capital, que participaron en un taller sobre Teología Feminista y Género.

“El género nos va a fortalecer”, valoró la ingeniera Idalmis Pérez, de la Iglesia episcopal. Ella compartió experiencias y adquirió conocimientos que, a su juicio, mejoran su “vida y la de las generaciones futuras” en el curso celebrado el 16 y 17 de noviembre en el Centro Cristiano de Reflexión y Diálogo-Cuba (CCRD), en el municipio matancero de Cárdenas.

La institución ecuménica arrancó con ese taller sus actividades dentro de la Jornada Nacional por la No Violencia 2012, que promueven cada año en el país organizaciones de la sociedad civil e instituciones estatales y gubernamentales durante los meses de noviembre y diciembre.

Otra mirada

“La mujer violentada se destruye”, aseguró Noemí Manrique, una seguidora de la Iglesia de Cristo de la ciudad de Matanzas. Además, “las mujeres en general y sobre todo las cristianas que viven situaciones de maltrato ocultan su situación por temor, entre otras cosas, a los comentarios de la gente”, expresó Midiam Lobaina, una de las facilitadoras del encuentro.

Especialistas alertan sobre la persistencia e impacto de este problema en Cuba, aunque no se cuenta en la actualidad con estadísticas sobre su alcance en la sociedad. Por esa razón, muchos líderes y feligreses de denominaciones religiosas cristianas abogan por trabajar más en la emancipación femenina dentro de sus comunidades.

“También es violencia cuando no se reconoce su presencia y aporte a las congregaciones, o se invisibilizan y no se les da espacio en la toma de decisiones, tanto en la familia como dentro de las iglesias o centros laborales”, abundó la coordinadora del Programa de Mujer y Género del Consejo de Iglesias de Cuba.

“A veces, la cultura patriarcal está tan enraizada que las personas obvian a las mujeres sin darse cuenta y ellas lo asumen como algo cotidiano”, abundó.

Según la experta, las mujeres tienen una fuerza increíble en las congregaciones sobre todo en el trabajo pastoral como la infancia, el cuidado de enfermos y personas de la tercera edad y muchas son líderes en aquellas denominaciones que ordenan a mujeres en el sacerdocio.

A pesar de que falta aún por avanzar en ese camino, Lobaina percibe que se han dado grandes pasos de apoyo al desarrollo de la población femenina cristiana. “Antes se podía hablar muy poco del tema”, expresó sobre la aceptación ganada con los talleres sobre la temática a lo largo del país. Reveló que “algunas comunidades ya nos piden cursos sobre género”.

Lecturas de pasajes bíblicos con mensajes liberadores o que denuncian el sexismo existente en la época cuando fueron escritos los libros guías de las religiones cristianas, ayudaron a las alumnas a descubrir las propuestas de las teólogas feministas, que develan la presencia femenina en la historia religiosa y apuestan por la equidad de las feligresas.

La imagen devaluada que muchas veces se reproduce de las mujeres y la tendencia a recibir las culpas cuando ellas son víctimas de la violencia fueron preocupaciones compartidas con el grupo por Dinorah Hernández, del municipio de Bolondrón. Otras, desde su experiencia en nueve municipios de Matanzas, compartieron vivencias propias y de personas conocidas relacionadas con la discriminación y el maltrato de género.

Muchas de las participantes se ocupan en sus comunidades de las escuelas dominicales o las pastorales destinadas a las mujeres, la infancia y la juventud. Por esa razón, “resulta necesario que repliquen estos conocimientos en su entorno”, exhortó Yunié Rodríguez, otra de las facilitadoras del taller.

Jornada

El CCRD-Cuba dedica este mes de noviembre a reflexionar y debatir sobre la violencia de género y cómo prevenirla en la sociedad cubana. Por esa razón, permanecen expuestas en la sala principal de su sede las 85 obras del Primer Salón Artístico Cultura de Paz, inaugurado en octubre de este año.

En el concurso que originó el salón, presentaron sus propuestas en pintura, escultura, fotografía, instalación y cortometraje artistas de la localidad y otros municipios de Matanzas. “La sociedad está necesitada de la mano solidaria, del buen decir y hacer, del amor y la fe aunque sea a uno mismo”, expresó la periodista Julieta García, en el catálogo de la muestra.

“Este año quisimos elaborar un programa más amplio y no hacer solo actividades aisladas por la no violencia hacia la mujer”, dijo a la Redacción de IPS en Cuba Beatriz Lima, especialista del Programa Académico de la institución religiosa. Además, la biblioteca del centro puso a disposición de sus usuarios una exposición de libros que abordan ese problema social.

Se organizan cine debates sobre películas como la española “Te doy mis ojos” (2003) y el corto “El hombre que hablaba con las nubes”, este último presentado en el mencionado salón y que propone una reflexión sobre la violencia. Así, el 23 de noviembre se exhibirá en su sede “La Noche”, una pieza dramatúrgica del grupo local “Aellos Teatro”.

El CCRD-Cuba ofrece espacios formativos y de reflexión, en especial a la comunidad cristiana, sobre temáticas como resolución de conflictos, sexualidad, familia, género, violencia y promueve el autodesarrollo comunitario con un enfoque inclusivo, no discriminatorio y de respeto hacia el medio ambiente. (2012)

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.