Criterios abre debate sobre esfera pública

Un panel por el 40 aniversario del Centro Teórico Cultural Criterios insistió en la necesidad de fomentar los espacios de participación y diálogo.

Jorge Luis Baños - IPS

El Encuentro de Criterios incluyó la presentación del No.37 de la revista y la venta de otras propuestas editoriales del centro.

La Habana, 29 feb.- Como parte de un acercamiento a la problemática de la esfera pública en Cuba, el Centro Teórico Cultural Criterios convocó a un panel de activistas, intelectuales y académicos para debatir sobre este asunto de interés político y ciudadano, que por momentos ha constituido un tabú y aún resulta sensible para la sociedad cubana contemporánea.

Hoy se habla en el país de una “ampliación de la deliberación pública” dentro del proceso de cambios económicos y sociales que encauza el actual gobierno, dijo Desiderio Navarro, coordinador de esta institución, que celebró con la cita su 40 aniversario. Por esa razón, el tema amerita una “necesaria reflexión y divulgación” entre los diferentes sectores poblacionales.

La mesa estuvo integrada por la bloguera y activista Yasmín S. Portales, el académico Jorge Luis Acanda, el escritor Arturo Arango, el antropólogo Mario Castillo, el politólogo Rafael Hernández, el editor Roberto Veiga y el narrador Leonardo Padura, quienes analizaron “El sentido de la esfera pública en Cuba”.

Para Acanda, resulta imprescindible tener en cuenta cuál es la percepción de la población cubana sobre “lo público”. Indicó que se suele confundir este concepto con “lo estatal”. Así, llamó a revisar los mecanismos legales que permiten la participación en este ámbito, “para que las libertades formales se conviertan en libertades reales”.

En tanto, Portales se refirió a la “esfera pública de debate en espacios digitales”, la cual “está sesgada por el limitado acceso a Internet” en el país y excesivamente politizada. Esta coyuntura provoca que la “minoría que accede a Internet y bloguea se convierte en representante de toda la sociedad”, algo que no se corresponde con el sentido de las bitácoras personales.

La blogosfera en Cuba se ha convertido en “un campo de batalla”, valoró, por la diversidad de voces –desde todos los signos políticos- que la componen. A pesar de las limitaciones que presenta este ámbito de deliberación, Portales insistió que “vale la pena potenciarlo, porque a través de los blogs se intenta construir una ventana de oportunidades”.

A su vez, Hernández promovió la reflexión a partir de nueve deseos que –a su juicio- comparte la mayoría de la población de la isla: mejor nivel de vida, más mercado, mayor consumo de bienes y servicios, empleos y salarios en correspondencia con el nivel profesional, una mejor educación y salud públicas, una sociedad libre de lacras y menos control estatal, entre otros.

Veiga, editor de la revista Espacio Laical, del Consejo Arquidiocesano de Laicos de La Habana, opinó que “existe un diálogo entre cubanos sobre la cosa pública”, en la familia, el barrio y entre amistades. Pero “falta institucionalizarlo”, opinó en su presentación, donde ofreció criterios personales y no a nombre de la Iglesia Católica de Cuba.

Sin embargo, identificó en la sociedad “un cansancio provocado por el diálogo sin respuestas efectivas”. Para él, “la diversidad de la nación tiene que expresarse políticamente” y se “debe crear un clima de confianza política entre quienes piensan diferente”, para llegar a un consenso público mediado por “los criterios de las mayorías y las minorías”.

De acuerdo con Arango, es preciso “romper el molde de cómo se ha entendido la democracia” en el país, y urge incluir el “disenso”, y no demonizarlo, en los debates públicos. Continuar desoyendo las opiniones contrarias, significa “desatender reclamos y expectativas de una parte de la ciudadanía”, advirtió.

Por su parte, Padura habló sobre “la alta polarización política de la esfera pública cubana” y la necesidad de instaurar la cultura del debate en ámbitos como los medios de comunicación masiva.

Según el escritor y periodista, no se puede sostener una deliberación pública sin aceptar la diversidad de opiniones, garantizar la posibilidad de expresarlas y argumentarlas, y erradicar el “secretismo administrativo”, es decir, la negativa de instituciones a brindar información de interés social.

En tanto, Mario Castillo, activista de la ciudadana Red Protagónica Observatorio Crítico, se refirió a la experiencia de este proyecto autogestionado y la necesidad identificada y puesta en práctica de ir más allá del ejercicio de la crítica para impulsar proyectos específicos de participación ciudadana.

Criterios, que ostenta reconocimientos como el Premio del Príncipe Claus de Holanda (2009), aboga por la circulación local de lo más actual del pensamiento cultural mundial. Para lograr este objetivo, en su trayecto ha realizado más de 400 traducciones de textos teóricos de 17 idiomas para socializarlos en Cuba, a través de diversos soportes. (2012)

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.