Cuba recuerda la prédica del papa Juan Pablo II en 1998

La Iglesia Católica y el Estado cubano mantienen hoy las mejores relaciones desde 1959, según especialistas.

La visita del papa Juan Pablo II contribuyó al gradual mejoramiento de las relaciones entre la Iglesia Católica y el Estado cubano.

Foto: Archivo IPS Cuba

La Habana, 27 ene.- El vigésimo aniversario de la visita a Cuba del papa Juan Pablo II (1920-2005) fue recordado de muchas maneras en este país, como inusuales trabajos periodísticos en la prensa oficial, una carta firmada por tres sacerdotes y un panel sobre la trascendencia del histórico acontecimiento.

La primera visita de un Sumo Pontífice al país, sin dudas, contribuyó al gradual mejoramiento de las relaciones Iglesia-Estado, aunque aún falta mucho camino por andar, analizó un panel realizado en el Centro Cultural Padre Félix Varela, en La Habana Vieja.

Panel

Los ponentes fueron Roberto Méndez, director de la revista Palabra Nueva, de la Arquidiócesis de La Habana; Gustavo Andújar, director de la publicación Espacio Laical; y Aurelio Alonso, a cargo de la revista homónima de la institución cultural Casa de las Américas.

La mesa, que sesionó el pasado 24 de enero, remarcó la vigencia del viaje de Juan Pablo II, que del 21 al 25 de enero de 1998, ofició misas en varias ciudades cubanas para transmitir a la población, en especial los jóvenes, un mensaje de esperanza sobre su futuro.

En presencia del cardenal Jaime Ortega y del Nuncio Apostólico, Giorgio Lingua, los especialistas analizaron aspectos de la visita papal, cuando Cuba estaba inmersa en los rigores del llamado Período Especial (crisis económica), cuyas secuelas todavía persisten.

Alonso afirmó que la presencia del Santo Padre “introdujo una atmósfera de diálogo” en la sociedad cubana, aunque por primera vez, la población de la isla caribeña escuchó un discurso distinto al oficial, sin grandes consecuencias visibles.

Méndez precisó que, pese al recelo de algunos dirigentes del gobernante Partido Comunista de Cuba hacia la visita papal por el papel atribuido al entonces Obispo de Roma en la debacle de los países socialistas, “se limaron asperezas y abrieron cauces de diálogo” entre la institución eclesiástica y el Estado.

Andújar consideró que la estancia del Pontífice se desarrolló en “momentos difíciles” para la isla. No obstante, destacó que fue favorecida por la visita del entonces presidente Fidel Castro (1926-2016) al Vaticano y que en definitiva a Juan Pablo II se le tributó un entusiasta recibimiento popular.

Como resultado del viaje del Papa a esta nación socialista, el gobierno restableció un año antes, en 1997, el Feriado de Navidad, y se autorizaron en adelante procesiones públicas de fieles católicos mientras muchos cubanos reactivaban su fe religiosa.

Durante la disertación, se recordaron hitos como la famosa frase pronunciada aquí por el jefe de la Iglesia Católica: “Cuba se abra al mundo y el mundo se abra a Cuba”, el Encuentro Nacional Eclesiástico y la pastoral “El amor todo lo espera”, de septiembre de 1993.

Carta

El mismo día en que sesionó el panel comenzó a circular por Internet una carta abierta, en la que tres sacerdotes católicos cubanos piden al presidente cubano, Raúl Castro, próximo a retirarse de ese cargo según ha anunciado, la celebración de “elecciones de verdad”.

Los firmantes de la carta, escrita con motivo del vigésimo aniversario de la “misa de la patria” presidida por Juan Pablo II, son Castor José Álvarez de Devesa, de Camagüey (centro); José Conrado Rodríguez Alegre, de Trinidad (centro), y Roque Nelvis Morales Fonseca, de Holguín (oriente).

Los religiosos piden al mandatario que los cubanos puedan “elegir en libertad” y se permita lo que llamaron opciones políticas “diferentes” para “evitar que un día, por alguna circunstancia, Cuba se sumerja en cambios violentos”.

El texto aludió a una supuesta “falta de libertad religiosa” ya que, en su criterio, “la Iglesia es tolerada, pero no deja de ser vigilada y controlada”. (2018)

 

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.