Cuestión racial requiere de una estrategia de acción

La discriminación y la desigualdad por el color de la piel ha sido considerada en varias oportunidades como un serio problema de la sociedad cubana

Jorge Luis Baños

El racial es un tema pendiente de la sociedad cubana

La Habana, 20 mar.- La necesidad de seguir visibilizando el problema como una realidad de la Cuba de hoy, hacer coincidir el saber de los estudiosos con las ideas de la juventud y lo impostergable de un debate social como parte de una estrategia general, son realidades que atraviesan la cuestión racial en Cuba, coinciden especialistas.

Un panel convocado por el capítulo cubano de la Articulación Regional de Afrodescendientes de América Latina y el Caribe (ARAAC) reunió a expertas como la historiadora María del Carmen Barcía y la profesora de la Facultad de Periodismo Sandra Polo y al investigador Tato Quiñones, para analizar el tema de la discriminación racial desde diferentes miradas y perspectivas.

El rol de las nodrizas negras en la colonia, cómo miran los jóvenes y la sociedad este controversial asunto y si está entre sus prioridades y el tratamiento de la problemática racial en la historia de la revolución cubana y los discursos del expresidente Fidel Castro, respectivamente, dieron paso a un debate que dejó claro que el problema no tendrá solución sin el activismo, la voluntad política y leyes contra todo tipo de discriminación.

Para el ensayista Roberto Zurbano, el racismo, que tiene que ver con la colonialidad y al capitalismo, no se resuelve solo en la cotidianidad, sino con la confluencia de la política, los medios de comunicación, la escuela y la familia.

“Es una sociedad racista, tanto que no nos damos cuenta, pero la conciencia racial no nace con la persona, se aprende en la familia en la medida que nos hacen saber lo diverso que somos, a partir de la historia personal, familiar y laboral”, apuntó Zurbano, uno de cuyos artículos sobre el tema en meses pasados generó polémica en medios alternativos.

A su juicio, al movimiento antirracista cubano, al Partido Comunista, a la Asamblea Nacional (parlamento unicameral) les ha faltado una estrategia para la promoción de la igualdad racial, por lo que la segregación se está produciendo y reproduciendo en no pocos espacios y cuya solución demanda políticas transversales.

Zurbano alertó que aunque constitucionalmente se proclama la igualdad, las instituciones están formadas por personas con prejuicios y consideró que el momento que vive el país es una oportunidad para establecer alianzas entre los oprimidos, transformar los medios, establecer políticas públicas y leyes específicas.

Barcia destacó que el discurso sobre el cambio de mentalidad que tanto se escucha es un discurso vacío porque ese cambio tiene que tener como requisito indispensable el cambio de las condiciones de vida de las personas.

Ante opiniones sobre lo poco que se ha hecho en este tema, Quiñones, activista desde su etapa juvenil, ripostó que se ha realizado lo que se ha podido y enumeró intervenciones en congresos de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC) desde fechas tan tempranas como 1986, cuando se pensaba que las políticas públicas del gobierno de Fidel Castro habían conseguido eliminar la discriminación.

Según dijo, en los últimos 50 años se han hecho más libros, artículos, ensayos, investigaciones, filmes y documentales que en toda la etapa anterior, han surgido agrupaciones como ARAAC, la Cofradía de la Negritud, la Comisión Aponte, entre otras, sin embargo, no se ha producido un debate popular masivo sobre el tema como vía para la concientización, algo que propuso Fidel Castro en marzo de 1959.

A su juicio, uno de los errores graves en este tema fue el haber dado por solucionado un problema, lo que provocó durante años el silencio. Con su criterio coincidió el moderador Reynaldo González, quien se refirió al daño que hace la costumbre cubana de dar por terminadas las cosas, lo que inmoviliza la acción.

“No se sana, no se corta, y se queda gravitando en la ansiedad una solución que no se halla”, destacó el intelectual.

Para la abogada Deily Terry Abreu, Cuba debe ir pensando en leyes que permitan sancionar cualquier tipo de discriminación, desde la racista, la sexista y la xenofobia entre otras, para que las personas que las sufren no estén desprovistas de una protección legal. (2014)

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.