Culmina conferencia del movimiento LGBTI latinoamericano

El cónclave regional estableció demandas concretas a los Estados, a fin de garantizar los derechos de las personas no heterosexuales.

Jorge Luis Baños - IPS

Las personas transexuales y transgénero resultaron ser las de mayor vulnerabilidad dentro de las poblaciones LGBTI en América Latina y el Caribe.

Varadero, Cuba, 9 may.- Con la participación de varias organizaciones de la sociedad civil, culminaron hoy, en este balneario del occidente cubano, los debates de la VI Conferencia Regional de la Asociación Internacional de Lesbianas, Gays, Bisexuales, Trans e Intersex para América Latina y el Caribe (IlgaLac).

Toda una semana de intercambios en el Centro de Convenciones Plaza América, de la turística ciudad de Varadero, a 121 kilómetros de La Habana, condujeron a la modificación de los estatus de la organización, la elección de un nuevo consejo y la aprobación final de la Carta de Cuba.

Organizado por el estatal Centro Nacional de Educación Sexual (Cenesex), la cita identificó los principales problemas y retos que enfrentan las poblaciones LGBTI de la región, y trazó estrategias generales para su enfrentamiento.

Entre todas las subregiones representadas, el Caribe angloparlante mostró el peor escenario para sus comunidades de personas no heterosexuales. En esa zona, persisten leyes que sancionan con penas de prisión a tales identidades, y los crímenes de odio las impactan significativamente.

Esta crítica situación en el área condujo a que Trinidad y Tobago fuera la nación electa como la próxima sede de la VII Conferencia de IlgaLac, con la ayuda de otros organismos regionales no gubernamentales.

De modo similar, IlgaLac recabó un mayor apoyo de los gobiernos de Centroamérica, a fin de que desarrollen acciones concretas contra la discriminación por orientación sexual e identidad de género.

De entre las variadas identidades que conforman estas poblaciones, a nivel de América Latina y el Caribe, las personas transexuales y transgénero resultaron ser las de mayor vulnerabilidad, por lo que la Conferencia enfatizó en tratar el tema como prioritario.

También se abogó por la despatologización y el respeto de las identidades intersex.

Asimismo, en el documento final fueron criticadas las actuaciones “que desde la medicina u otras ramas de las ciencias, pretendan modificar o reprimir la orientación sexual o identidad de género en contra de la libre voluntad de cada individuo”.

Los delegados y delegadas exigieron la puesta en marcha de políticas públicas y la promulgación de leyes inclusivas, destacaron la importancia de visibilizar las necesidades propias de las mujeres lesbianas y bisexuales, y demandaron el reconocimiento de las familias homoparentales.

Denominador común fue el reclamo por la integralidad en los enfoques para abordar la agenda LGBTI, atendiendo a condiciones de género, edad, etnicidad, clase social u indicadores que coloquen a estas personas en posición de vulnerabilidad, como pueden ser la privación de la libertad y las migraciones.

Varias voces mostraron especial preocupación por el recrudecimiento de los fundamentalismos religiosos en la región, así como por las violaciones de niños y niñas por parte del clero, “hechos que deben ser esclarecidos y sancionados”, según la Carta de Cuba.

No obstante, como resultado positivo, se destacaron los logros conseguidos en materia jurídica e inclusión social en países como Argentina, Uruguay y México, durante los últimos dos años.
A partir de tales ejemplos, IlgaLac exhortó a los gobiernos regionales a impulsar y aprobar leyes que protejan a las poblaciones LGBTI, garanticen los mismos derechos que al resto de la población y faciliten un mayor acceso a recursos financieros para esas organizaciones.

La Conferencia exigió a los gobiernos “abstenerse de hacer pronunciamientos públicos que puedan exacerbar actitudes homofóbicas y discriminatorias contra las personas LGBTI”, y rechazó “cualquier práctica de detenciones arbitrarias” contra estas poblaciones.

Los delegados y las delegadas hicieron un llamado al Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas para que adoptara medidas que garanticen la protección de los derechos LGBTI, y a los estados para que lideraran estos procesos.

Cuba

En lo referente a la nación sede, fueron expuestos los principales logros alcanzados por instituciones como el Cenesex o el Centro Nacional de Prevención de las ITS/sida, en el terreno de la salud sexual, la visibilización en la sociedad de las personas LGBTI y la aprobación de cláusulas que defienden los derechos de estos individuos, en plataformas como la Central de Trabajadores de Cuba, el único Partido Comunista de Cuba o el parlamento local.

La Jornada Nacional contra la Homofobia, un programa de actividades realizado cada año desde 2007, fue presentada como uno de los mayores éxitos de la gestión institucional en la nación caribeña.

Por demás, muestran un efectivo trabajo de prevención las estadísticas acerca del muy lento crecimiento de la pandemia del virus de inmunodeficiencia humana, causante del sida, en el territorio nacional, enfermedad que afecta principalmente a las poblaciones de hombres que tienen sexo con otros hombres.

También se señalaron los avances en la atención a las personas trans, sobre todo las operaciones de reasignación de sexo, que son gratuitas en el país de gobierno socialista.
Como elemento inédito, participó en la Conferencia el Proyecto Arcoíris, de la sociedad civil nacional, autodefinido como “anticapitalista e independiente”, que señaló algunas carencias fundamentales para las personas y activistas LGBTI en Cuba.

Arcoíris reclamó una legislación sustantiva que hiciera valer de manera efectiva los derechos refrendados, en los ámbitos públicos, institucionales, familiares, así como servicios públicos de la economía estatal y privada, para lo cual señaló la necesidad de una “Ley General Contra las Discriminaciones”.

Pidió, además, libre acceso a los medios de comunicación -incluido Internet- y libertad de asociación con amparo legal, que estimule el crecimiento y organización de la sociedad civil sensibilizada con la promoción y defensa de estos derechos.

Los activistas señalaron la necesidad de un cambio de estrategia para garantizar el ya retardado reconocimiento de las uniones legales para parejas homosexuales, de cara al cambio constitucional que se avecina; así como investigaciones públicas y accesibles que describan la situación y aspiraciones de los individuos LGBTI en el país. (2014)

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.