Diversas opiniones ante visita del Papa

Religiosidad y catolicismo en Cuba y la sociedad que encontrará Benedicto XVI suscitan opiniones entre la ciudadanía.

Jorge Luis Baños - IPS

La Oficina del Historiador de la capital cubana, el Centro Cultural Félix Varela y el Arzobispado de La Habana saludan la visita del Papa a Cuba con el espectáculo de luminografía Arte luz, del artista italo-francés Gaspare Di Caro, en la Plaza de la Catedral

La Habana, 26 mar.- La blogosfera y revistas digitales de Cuba acogen las opiniones más diversas de intelectuales y activistas sobre la significación de la visita a la isla caribeña del papa Benedicto XVI, quien oficiará misas, rendirá tributo a la Santa Patrona de Cuba, la Virgen de la Caridad, y dialogará con el gobierno del 26 al 28 de marzo.

Mientras la revista sobre cultura, ideología y sociedad Temas propone varios trabajos de especialistas sobre el catolicismo y el ámbito religioso en el país, la publicación digital Espacio Laical, del Consejo Arquidiocesano de Laicos de La Habana, reproduce un artículo sobre la sociedad que acogerá al Pontífice.

En sus respectivas bitácoras, los activistas Yasmín S. Portales y Rogelio Manuel Díaz polemizan con el estilo libre de los blogs sobre declaraciones realizadas por el sacerdote y la acogida que recibe hasta el momento.

En tanto, el escritor Leonardo Padura contrapuso la expectativa social que generó la visita de Juan Pablo II, en 1998, y cierta indiferencia que se percibe entre la población ante la llegada de Joseph Ratzinger.

Voces críticas

En su blog “En 2310 y 8225”, Portales calificó de excesivas las declaraciones a favor de la visita del Sumo Pontífice, en un texto titulado “Mucha baba en Cuba para el Papa”. Asimismo, lamentó que “las religiones de origen africano son excluidas: de la agenda papal (…), y de la “plural” representación que hacen los medios (de Cuba) del ejercicio de las religiones en la nación”.

“Es cierto que el apoyo del Vaticano es necesario para nuestra diplomacia bajo asedio, pero el prestigio de Cuba como Estado laico y comprometido con todos los derechos se pone en duda una vez más”, valoró la también ensayista.

Para el bloguero Díaz, las declaraciones realizadas por el sacerdote en su viaje a México –punto en su agenda de viaje antes de la isla caribeña- no fueron corteses. Benedicto XVI dijo, el 23 de marzo, a medios de prensa internacionales que la ideología marxista, “tal como había sido concebida, no responde ya a la realidad” y conminó a “hallar nuevos modelos”.

El máximo líder de la Iglesia Católica llega a una de las pocas naciones del orbe que se declara socialista y su único partido legal lleva el nombre de Partido Comunista de Cuba, indicó en su post “De la Benedicta impresión”, en Bubusopia.

A su vez, Padura, en su columna habitual para el Servicio de Columnistas de IPS, valoró que “la gente parece pensar que los problemas materiales de los que ganan poco y viven mal difícilmente se podrán resolver, aquí y ahora, con visitas pontificias”. Para el periodista, la Cuba que recibió en 1998 a Juan Pablo II “tenía alguna expectación por lo que pudiera provocar o dejar su paso por la isla”, algo que no observa en la actual visita papal.

Contexto

Ratzinger “llegará a un país en transformación, no solo por las reformas económicas impulsadas por el gobierno de Raúl Castro, sino también por los cambios sociales que la isla y sus diásporas han vivido en la última década”, expresó el politólogo Arturo López-Levy y el editor Lenier González, en un texto publicado por la revista Foreign Policy y reproducido por Espacio Laical.

Para los especialistas, “la visita papal debe afianzar el rol social de las comunidades religiosas como participantes activos en la gestación de un nuevo modelo económico y social cubano. La expansión de la gestión de las comunidades religiosas no se limitará a la Iglesia Católica, pues las puertas abiertas por la misma serán usadas por los otros grupos de fe”.

En la sección Catalejo, del sitio web de Temas, varios investigadores sobre la temática religiosa aportaron características del catolicismo y el ámbito de la diversidad de fe que ostenta la isla.

“Para nadie es un secreto que, de manera gradual, prácticamente vencidos resquemores y desconfianzas mutuas, las relaciones entre la institución religiosa (Iglesia Católica) y el Estado han ido fluyendo de manera más expedita”, puntualizó Sonia Jiménez Berrios, en su trabajo “Los espacios sociales de la Iglesia Católica en Cuba”.

Para la investigadora, dicha institución evita las confrontaciones, que caracterizaron sus relaciones con el gobierno en épocas anteriores, para “continuar sin cortapisas su labor evangélica pastoral, de diseminación de la Doctrina Social Católica, de fortalecimiento del movimiento laical, la ampliación de las bases de la institución y cada día ganar mayores espacios sociales y protagonismo”.

Por su parte, el historiador Enrique López Oliva destacó la diversidad y el sincretismo religioso que vive la isla caribeña.

Según el experto, “el cuadro religioso del cubano contempla a santeros y católicos, espiritistas científicos, cordoneros y cruza’os, islámicos y budistas, protestantes y neoprotestantes, vuduistas y judíos, rastafaris y paleros, todos los cuales conviven y puede que se mezclen con seguidores de la doctrina baha’is y de la teosofía, orientalistas de variadas tendencias”, entre otras.

“Hoy Cuba pudiera aparecer en las agendas de viajes pastorales de líderes religiosos de muchas de las religiones diseminadas por el mundo, con la certeza de que encontrarían en la isla seguros y fieles adeptos”, amplió en su artículo Panorama religioso en Cuba a inicios del siglo XXI. (2012)

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.