El gran poder de la familia

La VI Jornada Cubana contra la Homofobia está dedicada a las familias.

Jorge Luis Baños-IPS/jlbimagenes@yahoo.es

Personas de todas las orientaciones sexuales y varios países acompañaron la conga contra la homofobia.

La Habana, 12 may.- “Tengo un hijo homosexual y es maravilloso”, escribió Gloria Collazo en un trozo de cartón para desfilar junto a centenares de personas LGBTI (lesbianas, gays, bisexuales, transgénero e intersex) y heterosexuales, en la sexta edición de la conga contra la homofobia, dedicada a las familias cubanas.

“Estoy aquí para apoyarlo y combatir la homofobia”, precisó Collazo, una de las madres que integra el grupo de familias de personas transgénero, que organiza el Centro Nacional de Educación Sexual (Cenesex), institución estatal promotora, desde 2008, de las Jornadas Cubanas contra la Homofobia.

Durante el pasacalle del pasado sábado, la directora de Cenesex, Mariela Castro Espín, comentó que “estamos privilegiando el mensaje para todas las familias porque se conoce, por investigaciones y por nuestra experiencia práctica aquí, que la familia es uno de los espacios de mayor vulnerabilidad en los derechos de las personas LGBTI”.

Estudios de la organización estadounidense Family Acceptance Project revelan que “los adolescentes homosexuales y transgénero que fueron fuertemente rechazados por sus familias corrían un alto riesgo de tener problemas de salud física o mental al llegar a ser jóvenes adultos (entre 21 y 25 años)”.

Según los resultados, divulgados en 2009, si se comparan con jóvenes homosexuales y trans que no sintieron ningún rechazo o este fue leve, la probabilidad de intento de suicidio es ocho veces mayor, el consumo de drogas y la infección por VIH (virus de inmunodeficiencia humana, causante del sida) se triplica y se sextuplican los altos niveles de depresión.

Para el sexólogo mexicano Luis Perelman, invitado a la VI Jornada, resulta importante para las juventudes con orientaciones no heterosexuales escuchar de sus padres al menos un “no entiendo, me asusta, me preocupa… Pero te quiero, te voy a acompañar, quiero aprender del tema”.

A juicio del experto, respuestas como las anteriores “no implican aceptación” pero tampoco el rechazo más elevado, que baja “de alto a medio”.

La experiencia de Perelman, promotor de cinco convenciones de familias por la diversidad en Hispanoamérica, otorga a la llamada célula fundamental de la sociedad el papel de “disolver la homofobia, de romper el hechizo, el tabú”.

Enfatizó que “ese es el mensaje que queremos que aprendan los padres. Ese es el gran poder de la familia”.

“Las pocas imágenes que he tenido de gays y lesbianas en Cuba son en la conga. No tenemos imágenes verdaderas que muestren a gente como cualquiera, que tienen la capacidad de ser proveedores, de dar protección y amor, como cualquier familia”, añadió.

Familias, en plural

“Vi el miedo en los ojos de mi hija de cinco años cuando le preguntaron si tenía novio y ella respondió: ‘puede ser novia también’. Era su respuesta al miedo de los adultos que la oyeron”, contó Aniet durante la celebración ecuménica que el Centro Memorial Martin Luther King Jr. organizó este año en el capitalino centro cultural Pabellón Cuba.

“Solo espero que ella no tenga que vivir lo mismo como madre”, anhela la cubana de 37 años.

Enfocados en el futuro, Aimé y Juan Francisco, una joven pareja cubana, se acercó con su hija Amalia, de dos años, a las sesiones habituales en el Pabellón.

“Estamos de acuerdo con la igualdad social y queremos sumarnos al avance en estos temas en nuestro país”, acotó ella. Mientras, él invitó a las personas heterosexuales a sumarse “como hermanos que somos”.

Para Ana Mari, madre soltera de 16 años, “es mucho más simple”. Ella participó con su bebé de nueve meses porque le “gusta este mundo”.

Mientras Belkis Márquez, madre de un joven gay de 21 años, apoyó a su hijo con su presencia en este espacio. Otra joven que prefirió el anonimato manifestó: “Mi familia son mis amigos”.

Sin embargo, el grupo familiar “es insustituible” para Perelman. El experto acotó que, “si no hay opción, es conveniente que (las personas rechazadas) encuentren otras redes de apoyo”.

El también creador de la librería mexicana Armario abierto, expresó que “muchos activistas no valoran el gigantesco poder que tienen los padres, simplemente por estar muy lastimados por sus propias experiencias de familias. No creen que, cuando hay un padre, cambia todo”.

Durante años, la directora de Cenesex ha destacado que al movimiento cubano LGBTI se agrega la H, de heterosexuales. “Yo estoy luchando con ustedes. Y hay algunos heterosexuales aquí”, aseveró en la apertura del evento.

El centro dirigido por Castro Espín impulsa una estrategia educativa con el objetivo de que “se comprenda la necesidad de aprobar los cambios al Código de Familia, que incluye los derechos por orientación sexual, identidad de género y el reconocimiento a las parejas del mismo sexo”.

Escuela cubana para familias LGBTI

Cenesex promovió el sábado último la creación en su sede de una Escuela para madres y padres de personas LGBTI, como resultado del Taller “Papá, mamá soy gay, ¿qué hago? familia y homosexualidad construyendo caminos juntos”, de la sexóloga mexicana Rinna Riesenfeld, que tuvo lugar el 7 de mayo último.

“Propónganles a sus padres (ese espacio) para esclarecer sus dudas, sus temores, sus preocupaciones”, invitó Castro Espín a las personas participantes en las actividades del centro cultural.

“Ir a terapia, escuchar a los especialistas no está mal. Pero ver a otros padres, hacer esas conexiones y decir: Ya entendí, es lo más poderoso. Sana, alivia y mejora”, precisó Perelman, promotor de la iniciativa junto a la sexóloga cubana.

En este sentido, Riesenfeld apuntó la importancia del intercambio, de “ver a otro papá a los ojos y escuchar ‘yo también’ o preguntarle ‘qué hiciste con los vecinos, y cuánto tardaste’”. “A medida que entiendes, acompañas más a tus hijos, descubres que son maravillosos”, reveló.

La autora de “Papá, mamá, soy gay”, un texto de culto en Latinoamérica, reconoció los logros del grupo de las familias de personas trans, creado por CENESEX en 2004. También manifestó que el liderazgo del nuevo espacio deberá recaer en una o varias personas que no sean especialistas de la institución estatal.

A la primera cita del grupo asistieron solo dos madres de jóvenes gays que integran las redes sociales de Cenesex, que se comprometieron a involucrar a sus pares en próximos espacios convocados por el centro.

“Ya no hay excusa para no conseguir información buena, conocer a otros padres y romper el hechizo”, empujó Perelman.

La VI Jornada Cubana contra la Homofobia se desarrollará hasta el próximo 31 de mayo y tendrá sus actividades principales el 17 de mayo, en la central provincia de Ciego de Ávila. (2013)

 

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.