Foro revisa situación de la sociedad civil cubana

Definir cuáles organizaciones componen la ciudadanía causa polémicas en el país.

Foto: La ley actual de asociaciones y la necesidad de cambiarla fueron asuntos debatidos en el espacio. Foto: jorge Luis Baños

La Habana, 22 mar.- Para darle un rol más activo a la sociedad civil en la actual reforma, participantes en un foro virtual proponen descentralizar más la toma de decisiones y modificar las leyes vigentes para integrar a los actores y asociaciones emergentes.

Un espacio interactivo auspiciado este mes por la edición web del periódico Trabajadores, órgano de la Central de Trabajadores de Cuba (CTC), buscó debatir sobre los retos actuales y futuros de la sociedad civil, y en especial, de los sindicatos, de acuerdo con la convocatoria.

La doctora Thalía Fung, presidenta de la Sociedad Cubana de Investigaciones Filosóficas, comentó que “nuestra sociedad civil está compuesta por las instituciones familiares, la escuela, medios de difusión masiva, iglesias, sindicatos y Organizaciones no Gubernamentales (ONG)”.

Otras clasificaciones incluyen también a las organizaciones ilegales opuestas al gobierno e iniciativas independientes del Estado sin un perfil disidente.

El politólogo Rafael Hernández explicó que más allá del vínculo o no con las estructuras gubernamentales y las fuentes de financiamiento, público o privado, las ONG deben velar por su “autonomía jurídica, que les permite definir su plan de acción y objetivos propios”, para “no actuar según indicaciones del gobierno o partidos”.

Por otra parte, generó inquietudes y varias interpretaciones de los foristas que en la sociedad cubana solo exista una organización específica por sector.

Un lector identificado como Maykel cuestionó  “qué impide que tengamos más de una organización de artesanos”, cuando algunas personas “no se sienten identificados o representados por la organización que tiene esa función en la actualidad”.

Vania Rivero, especialista del Ministerio de Justicia, señaló que los iniciadores o fundadores deben regirse por la Ley de Asociaciones, vigente desde 1986. Entre otras condiciones, la norma exige que para presentar una solicitud de organización debe estar articulada a una entidad estatal.

“Se trata de que no existan varias organizaciones ejecutando los mismos objetivos y fines, sino una sola que agrupe a todo el que quiera voluntariamente trabajar bajo esos fines”, añadió.

Otro cibernauta nombrado Alexei deploró que no fueran explicitados “los porqués en torno a las dificultades que hace más de una década coloca la cartera de justicia para el registro de nuevas asociaciones”.

También sobresalieron preocupaciones por la falta de información sobre los procesos para articular un movimiento o una agrupación en momentos cuando la sociedad civil se va organizando y aparecen ideas y conceptos novedosos.

La funcionaria Miriam García aseguró que el ramo trabaja “para abarcar todas las formas en el Registro de Asociaciones”, pues algunas se han constituido al amparo de otras normas legales como el Código Civil -fundaciones y sociedades civiles no lucrativas- y la  Constitución de la República -organizaciones de masas y sociales, como la CTC-.

Algunos cibernautas llamaron la atención sobre un fenómeno manifestado con la apertura de nuevas formas de gestión no estatal. En un mismo sindicato se reúnen dueños y trabajadores asalariados, lo que despierta temores sobre la posibilidad de que en algún momento afloren conflictos ante la emergencia de intereses contrapuestos.

Carlos de Dios Oquendo, secretario general del Sindicato de Trabajadores de la Construcción, convino en que la misión sindical de educar, orientar, movilizar y representar a los trabajadores en armonía entre derechos y deberes se ha tornado más compleja a partir de la ampliación de pequeños negocios privados.

Un usuario de nombre Yohan preguntó por qué si la CTC es considerada una ONG, su secretario general es miembro del Consejo de Estado.

“Si una organización es convocada para formar parte de una instancia del Estado, por qué negarse. No renunciaríamos a esa posibilidad; lo más importante no es cuestionar si estamos o no, sino que representamos los intereses de los trabajadores”, defendió Raymundo Navarro, miembro del secretariado nacional del única sindicato del país.

El dirigente destacó además que la CTC cuenta en sus 17 sindicatos ramales con 3,2 millones de afiliados, entre ellos trabajadores no estatales.

Algunos foristas reclamaron la necesidad de que este tipo de debates trasciendan a otros escenarios debido a la baja conectividad a Internet del país, para que más personas participen activamente. (2015)

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.