Generaciones diversas trazan acciones por la paz

Eliminar el machismo constituye uno de los principales objetivos a cumplir, acordaron las y los participantes del debate intergeneracional.

Jorge Luis Baños - IPS

El grupo quedó satisfecho por el intercambio de ideas entre integrantes de la comunidad de casi todas las edades.

La Habana, 5 nov.- Entre canciones, poemas y reflexiones, más de 20 personas de distintas generaciones propusieron acciones para prevenir la violencia, sobre todo la que se ejerce contra las mujeres, en la comunidad de Alamar, un barrio periférico de la capital cubana.

En la sede del Taller de Transformación Integral de Barrio (TTIB) de Alamar Este, un grupo de representantes de la tercera edad, jóvenes y adolescentes reflexionaron, el 3 de noviembre, sobre las diferentes manifestaciones del maltrato de género en un taller participativo facilitado por los sociólogos Magela Romero y Omar García.

Después del debate colectivo, acordaron crear un grupo de trabajo comunitario por la no violencia, coordinar junto a la no gubernamental Federación de Mujeres Cubanas talleres para la población femenina, y pedir que se divulguen en los medios de comunicación masiva más mensajes de bien público por una cultura de paz.

Asimismo, identificaron como otros lugares claves para llevar spots y carteles sobre estos temas a los centros recreativos y comerciales, a la vez que valoraron la necesidad de incorporar en esta lucha a directivos de centros laborales y otras entidades para que repliquen esta lucha en el ámbito laboral.

Por otra parte, el colectivo insistió en articular más a la escuela y las familias en el trabajo social contra ese flagelo, recuperar los debates barriales, disminuir el consumo de drogas que pueden acelerar el surgimiento de actitudes agresivas, incluir a las juventudes como promotores de la paz y eliminar los gritos, golpes y respuestas ofensivas de la vida cotidiana.

Para Javier García, de 12 años, eliminar el machismo constituye la “primera y esencial” de las acciones a emprender por una cultura de paz en su barrio. Por su parte, Katerin Rodríguez opinó que “deben quitar las canciones de reguetón que dañan a las mujeres”. Esta niña de 10 años canta en su escuela y no le gustan las letras de ese género musical con frases ofensivas y sexistas.

Responder a la violencia de manera pacífica y conciliadora constituye una de las actitudes sociales más difíciles de promover, según la profesora universitaria Magela Romero.

Para ella, también resulta imprescindible que la gente conozca más los diversos matices del maltrato para prevenirlo en toda su magnitud. “Todo lo que frene el desarrollo pleno de una persona social, psicológica, económica y educacionalmente es violencia”, definió.

“Hay que analizar, ayudar y sensibilizar a las comunidades. Se puede llegar a situaciones muy tristes y lamentables en los hogares que no viven en armonía”, expresó Julia Rojas, activista del TTIB y alumna de la Universidad de Adulto Mayor. La abuela Grisel Pérez, vecina del lugar, percibe que “se ha incrementado la violencia hacia la mujer”.

Esta actividad formó parte de la Jornada Nacional por la No Violencia 2012, convocada cada año durante los meses de noviembre y diciembre por organizaciones de la sociedad civil, estatales y gubernamentales de la isla caribeña. El no gubernamental Centro de Reflexión y Solidaridad “Oscar Arnulfo Romero” coordina el programa general.

La edición actual está dedicada a reflexionar sobre el maltrato psicológico hacia las mujeres, una de las manifestaciones de la violencia más extendidas y difíciles de identificar por las personas. Por vez primera, esta campaña se extiende a ocho de las 15 provincias de la isla caribeña. (2012)

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.