Género, asunto pendiente en el periodismo cubano

Según las investigadoras Mariela Castro e Isabel Moya, el periodismo cubano debe abordar con rigor y sistematicidad esos tópicos.

Jorge Luis Baños - IPS

Este reclamo es recurrente entre activistas e intelectuales que abogan por la equidad entre hombres y mujeres.

La Habana, 16 jun.- Una vez más la necesidad de que las y los periodistas de Cuba se capaciten e informen con regularidad sobre las inequidades de género y la diversidad sexual, salió a relucir en un encuentro para este sector profesional.

Incluso, la sexóloga Mariela Castro Espín dijo que, “a veces, lo que se comunica (por la prensa) son los aspectos más superficiales de los hechos”, en la cita desarrollada en la sede de la Unión de Periodistas de Cuba, en esta capital, para debatir sobre cómo lograr enfoques inclusivos en los medios de comunicación.

También la directora del estatal Centro Nacional de Educación Sexual remarcó que algunos periodistas seleccionan solo expresiones “banales” y dejan a un lado los elementos más interesantes del discurso de especialistas en feminismo, masculinidades, violencia de género, derechos y salud sexuales, entre otros temas afines.

Por esa razón, la experta pidió a la prensa que aporte informaciones y análisis en profundidad para que la población pueda entender por qué se lucha contra la homofobia en Cuba, en qué consiste esta forma de discriminación y cómo se enfrenta en otros países.

A juicio de la estudiosa, “el periodismo no es potente si no está conectado con otras instituciones socializadoras”. La prensa “debe responder al proceso de transformación del socialismo”, en el actual contexto cubano de cambios económicos y sociales, apuntó.

En sus reflexiones acerca de las debilidades en el abordaje de los temas de género en la prensa, la especialista se refirió a la persistencia de una visión androcéntrica y la reproducción de modelos discriminatorios de las mujeres.

Lamentó que todavía proliferen productos comunicativos donde se ridiculiza, descalifica y representa a la mujer como un objeto sexual, con escasa inteligencia y por debajo del hombre.

“En muchas ocasiones las publicaciones de nuestros medios, en especial la televisión, muestran los estereotipos más conservadores”, valoró la experta.
Para la activista por los derechos de las personas LGBTI (lesbianas, gays, bisexuales, trans e intersexuales), falta estudio, profundidad y búsqueda de asesoría especializada por parte de las y los periodistas que tratan asuntos relacionados con el género.

Apuntó que en la última Jornada Cubana contra la Homofobia, desarrollada en mayo pasado, algunos de los periodistas de la prensa nacional y la extranjera acreditada en Cuba no participaron en la totalidad de las actividades y, en consecuencia, sus reportes carecieron de elementos informativos relevantes.

Tras valorar que “el periodismo tiene que ser crítico, agudo e imponer el diálogo para que participe en la política de comunicación del país”, observó que, en ciertos momentos, los mensajes publicados en los medios cubanos no son “portadores de la ideología revolucionaria”.

Además, reclamó “pensar mejor el uso del lenguaje no sexista”, asunto que la también parlamentaria considera “truncado” hasta ahora por los representantes del gobierno.

Por su parte, la periodista Isabel Moya reconoció que el gremio no está sensibilizado con asuntos importantes como el género, “que aparece excepcionalmente en la prensa”.

A su modo de ver, el desconocimiento de este enfoque por parte del gremio provoca confusión en los públicos.

La directora de la Editorial de la Mujer, de la no gubernamental Federación de Mujeres Cubanas, remarcó la necesidad de contar con políticas y estrategias para que se aborden esos tópicos “de manera natural” y la participación de directivas y directivos de los medios en esta acometida. (2014)

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.