Imágenes en el tiempo

Desde la fotografía, el meteorólogo José Rubiera busca comunicarse con el público más allá de los pronósticos del clima.

Patricia Grogg - IPS

Apasionado de la fotografía

La Habana, 24 jun.- El meteorólogo José Rubiera, conocido a través de los espacios informativos de la televisión cubana por los partes del tiempo, comenzó una carrera paralela como fotógrafo con una exposición de 40 instantáneas que pueden apreciarse en el centro cultural Gato Tuerto de esta capital.

Aunque por primera vez con esta muestra se ha revelado públicamente, el interés del científico por la fotografía data de su niñez. “Uno de mis primeros recuerdos es un juguete que mi padre me regaló a los cinco años, al que le hice una foto con una cámara de cajón”, comentó a la redacción de IPS en Cuba.

El director del Centro Nacional de Pronósticos del Instituto de Meteorología de Cuba relató que los estudios en esa materia le demandan demasiado tiempo, pero a pesar de ello siempre se ha hecho acompañar de una cámara para registrar los detalles que le llaman la atención de su entorno.

“Desde hace unos años -apunta- me he tomado más en serio el tema de la fotografía, he estudiado de manera autodidacta y he pasado cursos para conocer no solo los elementos técnicos, sino la historia y evolución de la especialidad en diferentes ramas.”

Como resultado de ello, en la exposición Imágenes en el tiempo Rubiera demuestra un amplio dominio del oficio fotográfico y una gran sensibilidad para apreciar las sutilezas de la vida cotidiana.

A pesar de su formación como científico especializado en las cuestiones del clima, Rubiera no apuesta aquí por recrear cómo se manifiestan los fenómenos meteorológicos a los que dedica sus estudios. En lugar de fotografiar paisajes naturales, se siente más atraído por los que llama “momentos irrepetibles”.

Piezas como “A pagar allá”, “Despertar” y “Los sabios” reflejan su preferencia por capturar instantes únicos en la vida de las personas en las diferentes ciudades del mundo que han sido objeto de su lente desde 2008 hasta la fecha.

Al retratar paisajes, Rubiera lo hace siempre teniendo en cuenta el elemento humano, aunque este quede solamente sugerido en la fotografía. Mientras en “Soledad”, la inmensidad de un paraje rural cubano se compara con la figura de un campesino, el territorio impersonal de los aeropuertos constituye asunto de otra instantánea.

La relación hombre-entorno queda expresada además, en piezas como “Inocencia” y “Ocasión”. El juego de un grupo de niños y la carrera de un hombre en un parque, en uno y otro caso, imprimen actividad y vida al ambiente fotografiado.

Los retratos, por su parte, no responden solamente a un interés estético, sino que aportan algunas de las temáticas más interesantes de la muestra, como la cuestión de la identidad, la infancia y el trabajo.

En el primer caso se ubican las obras “Identidad” y “Memorias”, donde se observan hombres portando atributos típicos de la cultura y la tradición cubanas como la bandera, el tabaco, el sombrero de yarey y el ron. Por otro lado, “El mago” y “Recuerdos” ponen el foco en personajes pintorescos.

“Juegos”, “Hermanos” y “Dos en uno” se acercan a la niñez con el mismo desenfado conque transcurre esa etapa de la vida, al tiempo que fotografías como “Venderé”, “Largo día” y “Venta callejera” abordan el asunto del trabajo y el arte popular.

El interés por los detalles que puedan connotar belleza se destaca en imágenes como “Ilusión” y “Curiosidad”. En ambas piezas es notable el cuidado de la perspectiva dentro del cuadro, un valor que se acentúa también en “Secando redes” y “Hasta mañana”.

En estas últimas fotografías aparece inevitablemente el mar, como un asunto al que Rubiera presta atención cotidianamente. Asimismo, los eventos meteorológicos que el científico ha presenciado y estudiado, se vuelven tema de imágenes como “Marejada”, “El impacto” y “El reto”.

Al igual que la composición, la utilización del blanco y negro en todas las obras de la muestra sobresale como uno de los elementos más significativos. Al respecto explica Rubiera: “Uno ve en colores, pero a mí me interesa que el espectador observe lo que comúnmente pasa desapercibido ante sus ojos. El blanco y negro, además de los contrastes, permite que se piense más, que se busque más en el cuadro el significado y el sentido de la foto”.

El meteorólogo afirma que continuará compartiendo su tiempo entre la ciencia y el arte, con el compromiso de que su vocación de fotógrafo cumpla con el cometido de “comunicar un contenido, un sentido, una motivación”. (2012)

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.