Informe cubano sobre racialidad causa polémica

El documento asegura que Cuba mantiene la actitud de condena permanente contra todas las formas de discriminación, mediante leyes, programas y políticas.

Al caminar por cualquier calle de Cuba salta a la vista la variedad poblacional según el color de piel: blanca, mestiza y negra.

Foto: Jorge Luis Baños_IPS

La Habana, 18 ago.- De desprovisto de análisis más profundos sobre los problemas raciales que afectan hoy a la población cubana, calificaron investigadores locales al informe nacional presentado por el país caribeño ante el Examen Periódico Universal (EPU).

El documento fechado en mayo pasado se dio a conocer este mes y provocó críticas e insatisfacciones entre especialistas y activistas antirracistas, que observaron debilidades en la información brindada por las autoridades.

Dos criterios

El politólogo e investigador Esteban Morales escribió un post al respecto en su blog, donde especificó que, a pesar de lo caracterizado en el texto, el “tema racial, continúa siendo uno de los más complejos, desafiantes y desatendidos de nuestra realidad social actual”.

En el artículo El tema racial en Cuba y el informe de Naciones Unidas 2018: Un balance crítico, Morales criticó que en el informe existe “una persistente y bochornosa actitud” de negar, que en Cuba persisten el racismo y la discriminación racial.

Para el también activista social, estos fenómenos todavía agreden a la nación caribeña y no son “simples vestigios”, como pretende divulgar el documento.

“Son realidades presentes, que todavía no hemos logrado superar”, agregó.

Valoró que estas cuestiones discriminatorias se retroalimentan de las insuficiencias en su tratamiento, que aún las autoridades reproducen.

Según Morales, no hay otra nación que haya combatido el racismo como Cuba, pero ello no implica desconocer su existencia en la actualidad.

“Si negamos las insuficiencias sociales que lo alimentan, estaremos comprometiendo, no solo el futuro de los aun discriminados, sino de toda la sociedad cubana”, aseguró en su artículo.

En ese sentido, señaló que el informe gubernamental  no reconoce la variedad de la isla caribeña según color de la piel: blanca, mestiza y negra. Y definió de error de magnitud incalculable abordar la masa poblacional del país de manera homogénea.

El también profesor universitario reafirmó que un informe de tal naturaleza crea un legítimo malestar entre organizaciones y personas preocupadas por el tema racial en la isla caribeña.

Por su parte, la investigadora Gisela Arandia se sumó al debate intelectual sobre el tema con su artículo A propósito del informe cubano sobre racialidad en N.U.

Arandia coincidió con Morales en que el discurso político continúa aferrado a la negación del racismo y la discriminación racial.

La activista se cuestionó cómo en un país donde todas las discriminaciones han encontrado espacios institucionales y agendas de trabajo, la racial permanece dentro de un espacio de invisibilidad como política pública.

No obstante, la también periodista aclaró que no solo Cuba niega la existencia del racismo, generalmente el resto de los países de la región también lo rechazan o lo describen solo como un conflicto económico.

Advirtió que el silencio histórico abrumador acerca de este problema ha tenido una repercusión nefasta en la epistemología del fenómeno.

El informe

Cuba presentó en mayo pasado el Informe Nacional ante el EPU en el Consejo de Derechos Humanos de la ONU.

Fue el resultado de la implementación de las recomendaciones aceptadas en el segundo examen cumplido por la isla caribeña en 2013.

Para su elaboración se constituyó un Grupo Nacional de Trabajo, integrado por diversos ministerios e instituciones públicas.

El documento explica la metodología y proceso de consultas empleado para su elaboración, marco jurídico e institucional para la promoción y protección de derechos humanos en Cuba, así como los resultados y desafíos fundamentales.

Cuba ha ratificado 44 de los 61 instrumentos internacionales en materia de derechos humanos.

En el material se relacionan los principales resultados sobre diferentes derechos civiles, políticos y económicos que se garantizan.

En el caso del apartado de “Protección a los derechos de igualdad y no discriminación”, el documento indica que “se continúa desplegando acciones contra vestigios de discriminación racial”.

Y menciona otros alcances logrados en materia de derecho a la vida, la salud, la cultura, de la niñez, al trabajo y la alimentación. (2018)

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.