Jesuitas promueven cultura de paz

Mediante dinámicas y reflexiones teóricas desarrolladas por especialistas, las Escuelas de Perdón y Reconciliación en Cuba aportan al mejoramiento de las relaciones humanas.

Jorge Luis Baños

La Iglesia cubana realiza diversas acciones cada año para apoyar la Campaña por la no violencia.

La Habana, 12 feb.- Gracias al trabajo del proyecto de las Escuelas de Perdón y Reconciliación (ESPERE) en Cuba, comunidades parroquiales, parejas, educadores, jóvenes, trabajadores sociales y miembros de congregaciones religiosas profundizan en la cultura de paz para promoverla en el ambiente donde viven y trabajan.

Según informó a la redacción de IPS Cuba, Claudio Paul, coordinador nacional de las ESPERE en Cuba, la iniciativa, aún de reciente aplicación y sin un foco específico de atención, funciona especialmente en La Habana, pero también en provincias como Cienfuegos, a 232 kilómetros de La Habana, Camagüey, 534, Holguín, 689, Bayamo, 730 y Santiago de Cuba, 847 kilómetros al oriente de la capital.

Desde 2011, la Compañía de Jesús trabaja en la implantación de dichas escuelas aquí, cuyos inicios se deben a la gestión del sacerdote Jorge Cela, quien contactó con la coordinación internacional de aquellas en Colombia, para valorar la posibilidad de que se brindara la formación básica a un grupo de personas cubanas.

“El contacto tuvo éxito, y así, a finales 2011 e inicios de 2012, aproximadamente 40 personas pasaron los talleres de Perdón y Reconciliación en plan de formarse como animadores de estos. Estuvo presente el presidente de la Fundación para la Reconciliación -organización que coordina las ESPERE en los distintos países-, Padre Dr. Leonel Narváez”, refirió Paul.

Estas escuelas se encuentran afiliadas al proyecto de la Fundación para la Reconciliación en países que incluyen a Brasil, Perú, México, República Dominicana, Venezuela, Ecuador, Panamá, Haití, Argentina, Bolivia y Chile.

Nacida en Colombia, en 2002, dicha Fundación es una entidad sin ánimo de lucro que busca contribuir a construir la paz y la convivencia feliz en el barrio, la familia, la escuela, el trabajo, el país, a través de la pedagogía desarrollada en los talleres de las ESPERE.

A criterio de Paul, “como en cualquier grupo humano o sociedad, las relaciones muchas veces son conflictivas y conllevan roces, incomprensiones, agresiones y heridas. Por eso, las ESPERE están pensadas para personas que deciden vivir una experiencia de sanación de heridas (odio, rencor, rabia, venganza…) causadas por conflictos diarios de la vida u otras ofensas vividas”.

Guiadas por animadores, las ESPERE siguen un proceso con métodos variados activos (dinámicas) y contenidos (reflexión teórica) preparados por especialistas en los temas trabajados, pues desean abrirse al perdón y la reconciliación como pasos hacia la reconstrucción de su persona, familia, comunidad, grupo, barrio, trabajo… y restablecer la paz.

Tras esta experiencia se aprestan a cultivar la no violencia entre sus semejantes.

“Es importante tener presente que el trabajo de las ESPERE no es confesional, o sea, el proyecto no asume discursos o programas de carácter o filiación religiosa o eclesial. En cada país, van asumiendo aspectos distintivos, según los retos de la realidad local respecto al desarrollo de la cultura de la paz y la necesidad de restablecer relaciones interpersonales rotas por cualquier tipo de violencia”, precisó.

El líder jesuita mencionó entre otras experiencias la de Colombia, done las ESPERE acogen a poblaciones que sufren con el conflicto bélico interno. En tanto, en Dominicana han influido en barrios violentos, existe un proyecto piloto de talleres para adolescentes y en algunas instituciones educacionales se ha involucrado a estudiantes, padres, maestros y empleados. (2014)

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.