La cultura comunitaria de cara a las reformas en Cuba

La sostenibilidad económica es uno de los desafíos del desarrollo cultural a nivel local.

Jorge Luis Baños - IPS

A pesar de que existen cerca de 20 actores institucionales que inciden en la vida comunitaria, no se realiza hasta hoy un trabajo conjunto

La Habana, 20 jul-. Próximo a celebrarse un nuevo periodo de sesiones de la Asamblea Nacional del Poder Popular, órgano que incluyó en 2011 el tema de trabajo cultural comunitario en su agenda, las instituciones rectoras de esa actividad revisan estrategias de trabajo para añadir nuevas recomendaciones.

En un foro reciente convocado por la Red Articularte, se reconocieron algunos avances en el desarrollo de la cultura en las comunidades, como la inclusión del tema en la versión definitiva de los Lineamientos de la Política Económica y Social del Partido y la Revolución, documento rector de la reforma actual del modelo cubano.

No obstante, especialistas y promotores coinciden al opinar que persisten dificultades para el desarrollo de esta actividad, entre las que se cuenta el elevado nivel de incomprensión de la necesidad y pertinencia social del trabajo comunitario por parte de decisores políticos, administrativos y artistas.

Además, afecta la carencia de una cultura económica que permita reconocer fuentes de financiamiento y la incidencia de procesos como la apertura a la actividad por cuenta propia en el trabajo comunitario.

Margarita Manjuto, vicepresidenta del Consejo Nacional de Casas de Cultura, refiere entre los problemas la ausencia de horizontalidad en el trazado de estrategias, y la falta de flexibilidad para conducir el trabajo en correspondencia con los cambios estructurales que vive el país.

Menciona también la ausencia de diálogos y consensos entre los diferentes actores que intervienen en la comunidad, el deterioro constructivo de las instituciones culturales y el aun escaso reconocimiento de las necesidades de la población en cada localidad.

La propia Manjuto da cuenta de la poca presencia de instructores de arte en las casas de cultura municipales, a pesar de que son estos los profesionales que deben sostener el trabajo de tales instituciones: “De 22.432 que suman en todo el país, solo unos 2.000 mil laboran en nuestros centros”.

Indira Fajardo, quien preside la Brigada de jóvenes instructores José Martí, reconoce además, que estos profesionales carecen de herramientas socioculturales que les permitan desplegar acciones de mayor impacto y calidad en los territorios.

Para dar un vuelco favorable a esta situación, la Comisión Nacional de Cultura Comunitaria de la Unión Nacional de Escritores y Artistas de Cuba (Uneac), que tiene como misión refrendar la política gubernamental de rescate de las tradiciones y la cultura popular, se ha propuesto sumar cada vez más nuevos miembros a esta actividad, apoyar los proyectos que están encaminados y crear espacios para reflexionar sobre estos temas desde los planos teórico y metodológico.

Asimismo, Rogelio Rivero, director de Cultura Comunitaria de la Uneac, explicó que este 2012 la institución, de conjunto con otras como el Centro de Intercambio y Referencia-Iniciativa Comunitaria (Cieric), dará continuidad al proceso de acompañamiento del trabajo cultural comunitario con la Asamblea Nacional y la Comisión Permanente sobre el tema a través de talleres que pongan énfasis en la sostenibilidad.

Otras líneas estratégicas para el desarrollo cultural comunitario en el país se encaminan hacia el asesoramiento, la capacitación, el intercambio, el impulso a la articulación e integración entre diferentes actores sociales, la socialización de las experiencias cubanas fuera del país y a través de los medios de comunicación y la vinculación de festivales y otras actividades de carácter nacional con las experiencias de las comunidades.

La Red Articularte está constituida por el Centro de Intercambio y Referencia-Iniciativa Comunitaria (Cieric, el Centro Cultural Pablo de la Torriente Brau, la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (Uneac), el Centro Memorial Martin Luther King, el Instituto de Investigaciones de la Cultura Cubana Juan Marinello y el Proyecto Paloma. (2012)

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.