La Habana es ciudad maravilla, pero no para toda su gente

La capital cubana enfrenta importantes desafíos como absorber la creciente demanda turística y elevar la calidad de vida de su población.

La urbe afronta el estado crítico de la infraestructura, la deteriorada situación del fondo edificado y la gestión del plan de desarrollo, según la arquitecta Gina Rey.

Foto: Archivo IPS-Cuba

La Habana, 2 jun.- La capital cubana encabeza las noticias por ser el escenario de nuevas partes de Rápidos y furiosos y Transformers, un desfile de Channel y un singular boom turístico. Además el 7 de junio recibirá la placa de Ciudad Maravilla, a pesar de sus visibles desconchados y problemas pendientes señalados por pobladores.

La principal urbe de la isla caribeña fue seleccionada en diciembre de 2014 entre las siete del mundo con esa condición mediante un concurso de votación on line realizado por la fundación suiza New7Wonders, que organiza el concurso y entrega la condición.

La Habana fue elegida porque “representa la diversidad global de la sociedad urbana”, aseguró Bernard Weber, presidente de la fundación, indicó una nota del Ministerio -cubano- del Turismo.

A la condición de Maravilla aspiraron 1.200 ciudades de 220 países. La Habana clasificó además entre las 25 localidades más fotografiadas del planeta y ocupó el puesto número 21 del ranking hecho público por el portal digital Shigstmap.

Las otras ciudades que comparten esta distinción son La Paz (Bolivia), Beirut (Líbano), Doha (Katar), Durban (Sudáfrica), Kuala Lumpur (Malasia) y Vigan (Filipinas).

La capital cubana, que recibió en 2015 un millón 685.000 visitantes, se encuentra entre las prioridades de desarrollo del sector turístico, después de muchos años de escasas nuevas construcciones y dilatadas reparaciones.

El programa de oficialización de La Habana como una de las siete Ciudades Maravillas Modernas comprende:

  • 7 de junio. Gala artística en la Plaza Vieja.
  • 8 de junio. Exposición de estudiantes de la Academia de San Alejandro.
  • 9 de junio. Carnaval y desfile de comparsas.
  • 10 de junio. Conferencias del presidente-fundador de New7wonders, Bernard Weber, y de Félix Julio Alonso, vicedecano del Colegio Universitario de San Jerónimo.
  • 11 de junio. Festival deportivo Habana Maravilla y concierto de la orquesta Aragón, en la céntrica intersección de Prado y Neptuno.

Sin embargo, el panorama se torna oscuro para buena parte de la población que reside en la villa de San Cristóbal de La Habana, fundada en 1519.

De acuerdo con la arquitecta Gina Rey, existen tres problemas sustanciales en la urbe: el estado crítico de la infraestructura, la deteriorada situación del fondo edificado y la gestión del plan de desarrollo.

También la ciudad enfrenta otros desafíos como la protección de la cuenca subterránea, la necesidad del uso racional del agua y el colapso del sistema de alcantarillado y las redes de drenaje pluvial.

Lado precario

Mientras el mundo del turismo y las autoridades se preparan para develar la placa acreditativa de Ciudad Maravilla en la explanada de la fortaleza colonial del Castillo de San Salvador de la Punta, muchos habaneros y habaneras aseguran vivir una realidad menos glamorosa, alejada de las pasarelas y la bonanza económica del crecimiento de la industria del ocio.

En la capital cubana, dividida en 15 municipios con diferentes niveles de desarrollo económico, social y de industrialización, residen más de 2.100.000 personas, la quinta parte de los 11, 2 millones de habitantes del país.

Por ejemplo, la situación con el abasto de agua es crítica en el Centro Histórico de La Habana, uno de los lugares más visitados por los turistas internacionales y donde está ubicada la terminal de cruceros.

“Hicieron arreglos en las redes pero ahora es peor, tengo unas 5.000 personas a las que no le llega el líquido por las tuberías”, explicó a la Redacción IPS Cuba Ángel Aguilera, presidente del consejo popular Catedral.

El acceso a agua corriente en el municipio fundacional de Habana Vieja es solo una de las preocupaciones.

“La solución al problema de la vivienda sigue pendiente. Se construyen más hoteles pero la edificación de casas es insuficiente”, opinó Irma Martínez, quien vive en un albergue hace más de nueve años, luego de que su casa fue declarada en peligro de derrumbe.

“Maravilla de qué, si parece una ciudad después de una guerra”, comentó Oscar Monteagudo, un joven residente en Centro Habana, un municipio habanero con alta densidad de población y buena parte de las edificaciones en regular y mal estado.

El plan de ordenamiento de la ciudad reconoce la existencia de cerca de 1.000 inmuebles en estado crítico y 82 barrios precarios, entre otros, e incorpora soluciones enfocadas a garantizar la sostenibilidad ambiental del desarrollo.

“Arreglaron el Capitolio, el Gran Teatro, el Prado y otros edificios importantes, pero es mucho más lo que resta por hacer”, valoró Nirma Quesada.

Otro de los problemas acumulados radica en la poca higiene.

“La imagen de los contenedores atestados de basura sin recoger no es muy turística, hay que pensar primero en quienes vivimos aquí, en nuestro bienestar y lo que repercute en el turismo”, estimó Asunción Gómez, jubilada del sector del transporte.

Lado turístico

En el primer trimestre de 2016, unas 572.000 personas visitaron la ciudad marina, lo que representó un crecimiento de 37,4 por ciento con respecto al mismo período del año anterior.

El rápido auge obliga a las autoridades a acelerar las inversiones para dar respuesta a la alta e insatisfecha demanda de habitaciones.

Dentro del programa inversionista del ramo se incluyen hoteles de muy alto estándar como Manzana, Packard y Prado y Malecón, del grupo Gaviota, asociado al sistema empresarial del ejército cubano, que pretende construir 20 alojamientos que sumen unas 7.000 nuevas habitaciones hasta 2030.

El ministro cubano de turismo, Manuel Marrero, dijo en mayo pasado que las compañías nacionales Cubanacán y Gran Caribe negocian con empresas extranjeras acuerdos para la edificación de otros hoteles, entre ellos se prevén 22 que tendrán la categoría cinco estrellas.

A estas inversiones se suman decenas de alojamientos y restaurantes privados que crecen al abrigo de las reformas económicas encauzadas desde 2008 por el gobierno de Raúl Castro. (2016)

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.