La Habana recuerda a monseñor Oscar Arnulfo Romero

Una organización ecuménica cubana lleva el nombre del sacerdote salvadoreño, asesinado por defender los derechos de los pobres.

García resaltó que no se trataba de un sacerdote cualquiera, sino de un pastor que se puso del lado del pueblo y salió a defender sus derechos.

Foto: Archivo IPS-Cuba

La Habana, 27 mar.- La trascendencia del sacerdote salvadoreño Oscar Arnulfo Romero (1917-1980), que dedicó su sacerdocio a la defensa de los derechos de las personas necesitadas, fue destacada en una eucaristía celebrada en la habanera Iglesia de Nuestra Señora del Carmen, en el aniversario 37 de su asesinato en El Salvador.

“Monseñor Romero se hizo pobre, tan pobre que entregó su vida por los pobres”, dijo en la misa conmemorativa el padre Marciano García, de la Orden de los Carmelitas Descalzos.

La celebración fue organizada por el Centro Oscar Arnulfo Romero (OAR) junto a la Embajada de El Salvador en Cuba, por el martirio del entonces arzobispo de San Salvador, cuyo asesinato ocurrió el 24 de marzo de 1980.

García recordó pasajes de la vida de Romero, su incansable lucha desde el púlpito por los derechos de los más desposeídos de su país, contra la violencia, la represión, las ejecuciones sumarias, secuestros y las desapariciones de manos de los cuerpos de seguridad, que alcanzó también a varios sacerdotes.

Nombrado obispo auxiliar de El Salvador en 1970 y obispo de Santiago de María en 1974, se sensibilizó con la difícil situación política de su país, donde gobernaba el ejército. Romero hizo más suya la causa por los pobres una vez nombrado arzobispo de El Salvador, en 1977.

En la ceremonia, García hizo alusión a una carta pastoral emitida por el padre Romero en agosto de 1978, en la que exigía a la dictadura de su país el derecho del pueblo a organizarse y a reclamarlos pacíficamente.

Entre varias historias relacionadas con el sacerdote, García rememoró que, en marzo de 1980, colocaron un portafolio con una bomba debajo del altar mayor de la Basílica desde donde oficiaba misa.

El día antes de su muerte, recordó, lanzó un mensaje en su homilía para convencer a los policías y soldados de que sus jefes no tenían derechos a ordenarlos a matar a personas.

El 24 de marzo de 1980, mientras oficiaba misa en la capilla del hospital de la Divina Providencia, desde un auto con capota roja, un francotirador le disparó directamente al corazón. Tenía solo 62 años.

Con posterioridad, el padre de la Orden de los Carmelitas Descalzos ofició una misa,  cocelebrada por el primer secretario de la Nunciatura Apostólica en Cuba, José Manuel Alcaide Borreguero.

OAR destacó que 2017 tiene una connotación especial por cumplirse el 15 de agosto el centenario del nacimiento del hoy Beato de la Iglesia Católica, y al que su pueblo reconoce como “San Romero de América”.

Romero alzó su voz profética para defender la vida y la dignidad de las y los empobrecidos de su tierra ante la represión y se convirtió en “voz de los sin voces”, por lo que constituye un símbolo vivo de El Salvador.

Asistieron al encuentro la embajadora de El Salvador en La Habana, Sandra Geraldine Alvarado, representantes del cuerpo diplomático acreditado en Cuba, integrantes de OAR y varias denominaciones religiosas.

El Centro Oscar Arnulfo Romero (OAR) es una institución de inspiración cristiana de la sociedad civil cubana, con una proyección macro ecuménica que procura realizar su vocación común de solidaridad, el reconocimiento de Cuba en el escenario internacional y contribuir a la formación integral de la ciudadanía.

Su labor potencia una mayor integración y participación de los actores, nacionales e internacionales, basados en la convicción, la fe y la esperanza de que sea posible contribuir activa y eficazmente a la construcción de un mundo mejor. (2017)

 

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.