Laico propone en Cuba enseñanza católica abierta e inclusiva

En noviembre de 2010 se inauguró el primer seminario católico construido en el país desde el triunfo de la revolución de 1959.

Templos, conventos y centros católicos en Cuba imparten cursos de idiomas, computación, gestión de negocios, entre otros temas de educación complementaria.

Foto: Jorge Luis Baños

La Habana, 24 ene.- La enseñanza católica en Cuba debe aprovechar el momento de diálogo entre la jerarquía eclesiástica y el gobierno, para incidir aún más en una educación abierta, inclusiva y centrada en la formación de valores humanistas y teológicos.

La idea fue expresada por el crítico, poeta, narrador y ensayista, Roberto Méndez, en el artículo “La educación católica en Cuba. Balance y perspectivas”, publicado en el último número de la revista Palabra Nueva, de la Arquidiócesis de La Habana.

Al analizar el papel de la iglesia en la educación durante los distintos períodos de la historia cubana, el miembro del equipo de redacción del medio subrayó que la institución “procuró, en cada etapa, dar respuesta a las necesidades más urgentes” de la sociedad.

Recuerda que en los últimos tres lustros se ha producido un renacer de la labor de enseñanza en las casas religiosas.

“De ello dan fe las iniciativas de los dominicos, lasallistas, escolapios, jesuitas, unas veces en forma de ciclos de conferencias, otras como cursos, diplomados o maestrías, muchas veces avalados por prestigiosas universidades e institutos del mundo”, apuntó.

Por ello, aseguró, “si nuestra Constitución ha optado por la enseñanza estatal y laica, habrá que hallar el espacio para una enseñanza católica que dialogue con ella, no que la combata, que sea complementaria y no suplementaria”.

“No urge tanto enseñar aritmética o educación física, como formar en valores, en humanidades y teología”, reafirmó Méndez.

Iglesia Católica y educación cubana

El paradigma de docente en el país es el venerable Félix Varela (1788-1853), considerado el más importante pedagogo y religioso cubano del siglo XIX y una figura fundacional en la lucha contra el colonialismo español.

Las primeras instituciones docentes en Cuba surgieron gracias a la iniciativa y patronato eclesial católico.

Por ejemplo, el 5 de enero de 1728 se fundó la Real y Pontificia Universidad de La Habana, en el Convento de San Juan de Letrán, gracias a la gestión de los padres dominicos, quienes enseñaron en sus aulas Teología, Cánones, Leyes, Medicina, Filosofía, Matemáticas, Retórica y Gramática por más de un siglo.

El 6 de junio de 1961, la Ley de Nacionalización de la Enseñanza suprimió el conjunto de escuelas católicas, entre otras, luego de que el gobierno declarara su carácter socialista y asumiera el modelo soviético de control absoluto sobre la enseñanza.

Luego las reformas constitucionales de 1992 sustituyeron la denominación de Estado ateo a uno de orientación laica, donde incluso se alentó la incorporación de religiosos al único legal Partido Comunista de Cuba.

Y desde 2010 la Iglesia Católica y el gobierno de Raúl Castro viven un momento de diálogo sin precedentes, que comenzó con la excarcelación de presos políticos.

Incluso, en noviembre de 2010, se inauguró el primer seminario católico construido en el país desde el triunfo de la revolución de 1959.

En tales circunstancias, “algunas voces han reclamado en los últimos años la autorización estatal para crear escuelas católicas”, destacó Méndez, quien no lo considera necesario.

Propone más bien “abogar por una enseñanza católica abierta, inclusiva, inculturada en las tradiciones de la Isla, encarnada en los problemas sociales de su época, formadora en ciencia y en valores, espiritual y comprometida, de altos estándares pedagógicos, pero también maestra en humanidad”.

“Su actitud tendrá que ser dialogante, con el Estado, con la sociedad, incluyendo los más altos círculos intelectuales, con otras confesiones cristianas y otras religiones, sin empeñarse en emulaciones estériles ni olvidar la misión que le ha sido confiada”, continuó.

A su juicio, “jamás habría que plantearse el prescindir del apoyo de maestros religiosos o laicos de cualquier parte del mundo (…) pero la realidad cubana exige formar profesores del país, capacitar bien a los de acá que son los que mejor conocen la cultura y las circunstancias sociales”. (2016)

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.