Las caras múltiples de la violencia

Especialistas insisten en que es necesario estudiar y combatir el fenómeno más allá del ámbito familiar.

Jorge Luis Baños - IPS

El panel celebró la proliferación de investigaciones y talleres con enfoque de género desde las universidades cubanas.

La Habana, 29 nov.- La violencia de género se produce como resultado de la tensión entre posiciones de poder y subordinación en las sociedades históricamente patriarcales y ocurre al mismo tiempo con una intencionalidad, apuntaron en esta capital investigadores sobre el tema.

Trabajar por la denuncia y comprensión del problema fue el objetivo que unió a un grupo de especialistas en el Museo Nacional de Bellas Artes, convocados por la embajada de Italia en Cuba como parte de las actividades de la semana de la cultura de ese país en la Isla.

El tema de género comenzó a incluirse dentro de estas celebraciones desde hace tres años y su abordaje ha pasado a tener cada vez un peso mayor, debido a la importancia que para el país europeo reviste el tratamiento de cuestiones vinculadas a la discriminación y el abuso.

Durante su intervención en el panel, Stefano Siccone, coordinador de la Red Nacional Masculino Plural de ese país, indicó que el hablar de la violencia como una patología o desviación trae consecuencias negativas, entre las que se cuenta la creencia generalizada de que el problema solo compete a la ley o la policía.

Además, dijo que por lo regular las campañas presentan a las mujeres como sujetos débiles y víctimas, lo cual hace que se desvíe la atención de la naturaleza de los crímenes o el acoso.

No obstante, la investigadora Marlén Díaz Tenorio, del Grupo de Reflexión y Solidaridad Oscar Arnulfo Romero (OAR), consideró que el derecho y la policía deben establecer los límites para los casos de violencia y proteger a quienes reciben los daños, una misión a la que ha de sumarse también un mayor número de instituciones de la salud en Cuba.

El maltrato psicológico y físico, insistió Díaz, suele adjudicarse a los hombres, pero es un asunto tanto de los varones como de las mujeres, por lo cual se hace necesario incluir informaciones sobre el tema en todos los niveles de educación escolar y en el trabajo de redes y organizaciones femeninas.

Otra arista que debe abordarse más es la distinción entre violencia doméstica y violencia hacia la mujer, pues detrás de la lucha contra la primera ha quedado solapada la cuestión de género, opinó Norma Vasallo, profesora de la Universidad de La Habana.

“Cuando hablamos de violencia de género hay que aclarar que se trata de hombres que creen estar en el derecho de matar o maltratar a las mujeres porque están en una posición de ventaja con respecto a ellas”, recalcó.

Por su parte, la socióloga Magela Romero, del Centro Nacional de Educación Sexual (CNESEX) comentó algunos de los resultados de un estudio sobre las representaciones que tienen de la violencia de género un grupo de estudiantes de una universidad capitalina.

Las percepciones recogidas entre los jóvenes indican que muchos de estos consideran que las mujeres tienen el deber de satisfacer a sus parejas y que las situaciones de violencia entre novios son responsabilidad casi siempre de las muchachas.

Durante la jornada comentaron sus experiencias también, Isabel Moya, directora de la Editorial de la Mujer y el académico Julio César González Pagés, coordinador del capítulo cubano de la Red Iberoamericana y Africana de Masculinidades. (2012)

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.