Legado haitiano en Cuba

En el país habitan cerca de mil haitianos y alrededor de un millón de descendientes, desde la primera a la cuarta generación.

Ángel Baldrich

Además del legado español y africano, los haitianos dejaron su marca en la isla caribeña

La Habana, 25 sep.- Las plantaciones cafetaleras del oriente del país, la danza de la Tumba Francesa, ciertos platos de la comida criolla y la costumbre de tomar una taza de café en la mañana, son marcas de la presencia haitiana en la cultura cubana.

Por ello, cada 24 de septiembre se celebra el Día del Haitiano en Cuba, fecha a la cual dedicó su última edición la publicación electrónica Antropológicas, de la Cátedra de Antropología Luis Montané de la Facultad de Biología de la Universidad de La Habana.

Con la reproducción del artículo “Gratitud a Anténor Firmin, un haitiano extraordinario”, la revista rindió tributo a las personas nacidas –y sus descendientes- en la zona occidental de isla La Española, a unos 120 kilómetros al sureste de la nación cubana.

Realizado por el investigador Yosbany Vidal García, el texto propuso un breve bosquejo por la historia que comparten ambas islas y denuncia los prejuicios raciales que todavía persisten hacia su población negra y mestiza.

Legado cultural vs. prejuicios

La presencia haitiana enriqueció la cultura y la economía del oriente cubano. Dejó su huella en algunos platos típicos de la región, en el son montuno y en danzas como la Tumba Francesa, practicadas actualmente en las sociedades culturales la Caridad de Oriente, la Pompadour y La Bejuco.

Pero la carga histórica y social de años de esclavitud, aún subsisten en las creencias populares estereotipadas y en locuciones peyorativas utilizadas para referirse a oriundos y descendientes haitianos, puntualizó Vidal.

Frases que relacionan “lo negro” a “lo malo”, considerar que las personas negras son poco eruditas, promiscuas o corruptas moralmente y que solo destacan “en el deporte, el baile, el sexo”, constituyen “visos de una intolerancia” que se torna irrespetuosa, valoró el escritor.

Por tales razones, exhortó a enfrentar con firmeza los vestigios racistas y ser “humanodescendientes”, porque a su juicio “más que las diferencias del color, nos une la cualidad humana”.

¿Un idioma olvidado?

En el siglo XVIII, cuando comenzaron las primeras migraciones de Haití hacia Cuba, el créole o criollo haitiano –su lengua autóctona– llegó a figurar entre las más habladas en varias regiones orientales, aunque no obtuvo reconocimiento como tal, precisó el ensayista.

Asimismo, planteó que como se sentían “distanciados social y lingüísticamente de los cubanos”, dejaron de transmitir su idioma a las generaciones posteriores. Hoy, todavía algunos califican despectivamente al créole como “patuá” o “jerga francesa”, debido a que tiene su base en este idioma europeo e incorpora voces africanas y españolas.

Dos personalidades en la historia

Las ideas comunes sobre la igualdad de los seres humanos unieron a dos figuras representativas de ambas naciones. El texto citado señaló que hacia el año 1983, José Martí (1853-1895) conoció al antropólogo Anténor Firmin (1850-1911), al que consideró un “haitiano extraordinario”.

Desde su puesto en la Sociedad Antropológica de París, Firmin enfrentó las ideas discriminatorias de aquel momento y expuso en su obra “Sobre la Igualdad de las Razas Humanas”, que todas las personas tienen las mismas cualidades y faltas “sin distinción de color o formas anatómicas”.

Según Vidal, la obra de Firmin ejerció influencia en el pensamiento de José Martí, quien al morir el 19 de mayo de 1895 luchando por la independencia de Cuba, llevaba consigo una libreta con numerosos citas del antropólogo haitiano, junto a otras del filósofo griego Platón y el naturalista Alejandro de Humboldt, entre otros clásicos. (2012)

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.