Misa papal en El Cobre promovió la revolución de la ternura

Hoy concluye la visita de Francisco en Cuba como parte de una gira que continuará en Estados Unidos.

El Santo Padre convocó a la iglesia cubana a servir, a salir de casa, de los templos y a acompañar la vida.

Foto: Tomada de Cubadebate

La Habana, 22 sep.- Un llamado a refundar una iglesia más comprometida con la vida, la cultura y la sociedad, hizo Francisco en su última misa en Cuba y la primera que un sumo pontífice pronuncia en el Santuario Nacional de la Virgen de la Caridad del Cobre.

La liturgia estuvo dedicada a la Virgen de la Caridad, en su sede a 900 kilómetros al este de La Habana, y al centenario de la carta enviada por los veteranos de la guerra de independencia a Benedicto XV, donde le solicitaron que declarara Patrona de Cuba a esta santa de rostro mestizo.

En la homilía para más de mil fieles reunidos en el santuario y en las áreas exteriores, el argentino Jorge Mario Bergoglio expresó que ante la efigie “volvemos a creer en lo revolucionario de la ternura y del cariño, generación tras generación, día tras día, estamos invitados a renovar nuestra fe”.

El primer papa de habla hispana en cinco siglos sentenció: “queremos ser una iglesia que salga de casa para tener puentes, romper muros, sembrar reconciliación”.

También se refirió a la Virgen de la Caridad y al santuario, desde donde “ella custodia nuestras raíces, nuestra identidad, para que no nos perdamos en caminos de desesperanza”.

Recordó que la fe en esta santa se mantuvo viva gracias a la perseverancia de las abuelas dentro de los hogares cubanos.

A su vez, convocó a “ser una iglesia que sirve, que sale de casa, que sale de sus templos, que sale de sus sacristías, para acompañar la vida, sostener la esperanza, ser signo de unidad de un pueblo noble y digno”.

En la ceremonia, el arzobispo de Santiago de Cuba y presidente de la Conferencia de Obispos Católicos de Cuba, Dionisio García, anunció el inicio hoy del Año Jubilar Mariano, que concluirá el 24 de septiembre de 2016.

En un gesto fuera del ritual, Francisco agradeció la copia de la carta enviada por los veteranos a Benedicto XV, que le fue obsequiada por dos niños. Deseó un feliz año jubilar y pidió que la virgen bendijera y concediera a cada persona lo que más necesitaba y anhelaba.

Como se hizo habitual tras cada misa y actividad con la población cubana, el pontífice pidió a todos rezar por él.

Asimismo saludó a las comunidades que realizan una activa labor en mantener viva la fe en lugares donde no cuentan con un templo.

Como en todas las misas anteriores, estuvo presente el presidente cubano, Raúl Castro, acompañado por el vicepresidente Miguel Díaz-Canel y el canciller Bruno Rodríguez.

Al concluir la ceremonia, el Santo Padre visitó la Santa Basílica Metropolitana Iglesia Catedral de Santiago de Cuba y sostuvo un encuentro con una representación de las familias santiagueras.

La víspera, tras concluir su visita pastoral en la provincia oriental de Holguín, el Santo Padre se desplazó al poblado del Cobre, en Santiago de Cuba.

Ofreció una oración y le obsequió un jarrón de plata tallado a la Santa Patrona de Cuba. En señal de respeto y continuidad, el misionero de la misericordia le encendió un sirio a la virgen, tal como lo hizo Benedicto XVI en marzo de 2012 y lo hace cada peregrino que visita el santuario.

Luego sostuvo un encuentro privado con el Consejo de Obispos Católicos de Cuba, integrado por 15 obispos de las 11 diócesis cubanas, en el seminario de San Basilio Magno.

Observadores coinciden en que la visita papal marca una renovación de la labor de la Iglesia en Cuba, con su llamado a atender a los más desvalidos, grupos y familias vulnerables.

Tras concluir la etapa cubana de su gira apostólica, Francisco continuará su viaje hacia Estados Unidos, donde visitará las ciudades de Washington, Nueva York y Filadelfia. Se espera se convierta en el primer sucesor de Pedro en intervenir en el congreso estadounidense. (2015)

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.