Modelo participativo para la agricultura cubana, sugiere cubano premio Goldman

Ríos contó, en tercera persona, su experiencia de trabajo, que coincidió con el “colapso de la agricultura cubana, en 1989” hasta que creó PIAL.

Jorge Luis Baños - IPS

Ante las carencias, puso en práctica una estrategia de investigación-participación-acción, que combina los roles de las personas científicas y productoras agrícolas

La Habana, 22 ene.- Un modelo agrícola sustentado en un movimiento participativo sostenible, fue la propuesta de Humberto Ríos, coordinador del Programa de Innovación Agrícola Local (PIAL), a las personas asistentes a la Conferencia Inaugural de invierno, en el Aula Magna de la Universidad de La Habana.

Ríos contó, en tercera persona, su experiencia de trabajo, que coincidió con el “colapso de la agricultura cubana, en 1989” hasta que creó PIAL, en el Instituto Nacional de Ciencias Agrícolas (INCA).

“No había fertilizantes, pesticidas, tractores, combustible”, ese fue el reto cuando le encargaron mejorar las calabazas cubanas al joven Chencho, como se apodó Ríos en su presentación Diversidad, agricultura, participación: ¿Por dónde empezamos?, el pasado 21 de enero.

“Yo estaba frustrado, pero había campesinos felices en medio de la crisis”, confesó. Así comenzó a facilitar el acceso a la diversidad genética y tecnológica.

Ante las carencias, puso en práctica una estrategia de investigación-participación-acción, que combina los roles de las personas científicas y productoras agrícolas.

“En vez de decirle a los productores lo que tenían que hacer, Chencho apoyó su proceso de creación y recreación de los modelos”, aseguró el primer cubano que recibe el premio Goldman o Nobel Verde.

Ríos promueve una organización menos centralizada, con cambios que también atañen a la comercialización de productos y la comunicación entre productores y consumidores, lastres de la producción agrícola en la isla.

El aumento de la diversidad de cultivos, con características perdidas por años, y de los rendimientos sin necesidad de productos químicos, hizo que la “gente se organizara después que vieron sus beneficios”. “El resto fue una reacción en cadena”, aseguró el científico.

Según cifras divulgadas, en la actualidad más de 50.000 campesinas y campesinos, junto a  una decena de personas de ciencias, han recuperado tierras abandonadas para la producción y han multiplicado sus cosechas.

PIAL destaca por incluir una estrategia de género, con el apoyo de Cosude, que busca disminuir la brecha entre mujeres y hombres en el campo cubano.

Ríos, que ve la relación entre la innovación agropecuaria y el arte del performance, concluyó su intervención interpretando dos canciones de su autoría, en un ejercicio poco habitual en estos espacios académicos.

La víspera, PIAL presentó sendos materiales audiovisuales, del joven documentalista Ernesto Pérez, y una exposición de fotografías, del artista Michel Pou, que forman parte de una campaña comunicativa para dar a conocer su trabajo en la isla. (2011)

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.