Movilizar por la igualdad de género

Una mirada diferente requiere de conocimientos, deconstruir desde lo personal y lo colectivo los estereotipos aprendidos como herencia de la cultura patriarcal.

Las desigualdades se reproducen desde la permanencia de imaginarios sexistas en la vida cotidiana.

Jorge Luis Baños_IPS/ jlbimagen@gmail.com

La Habana, 31 mar.- Avanzar en la identificación de la discriminación por motivos de género, tanto en el lenguaje como en los audiovisuales, un problema de la Cuba de hoy, requiere de conocimientos y de la preparación de la sociedad y la voluntad política proactiva para eliminar las brechas.

Sobre estos temas versó el debate alrededor del taller sobre sexismo en el lenguaje organizado por el Grupo de Mujeres Afrocubanas y Alternativa Regional de Afrodescendientes (ARA)-Cuba, impartido por la doctora Sonnia Moro Parrado, historiadora y experta en género.

Con el objetivo de lograr el empoderamiento, a partir de compartir saberes con integrantes de ARA-Cuba, mujeres y hombres cubanos, el encuentro abordó problemas como la necesidad de sensibilizar y capacitar a personas que toman decisiones en altos cargos, comisiones de música y de análisis de programas televisivos de manera que puedan ejercer sus funciones profesionales con conocimientos.

En un análisis de la evolución de las brechas entre mujeres y hombres, Moro destacó que las desigualdades han existido siempre, solo que evolucionan con el tiempo, unas desaparecen, otras regresan, pero siempre se reproducen.

Para una mayor comprensión de esta afirmación ejemplificó cómo ser médico en tiempos pasados daba un estatus a los hombres, ahora que existen muchas médicas porque la medicina se ha feminizado, ellos son mayoría entre los cirujanos, especialidad que se ha masculinizado.

“En la sociedad cubana, la población reconoce al cirujano, pero olvida a la enfermera y a otras especialistas o técnicas, porque se sigue la tendencia de invisibilizar a la mujer y su papel social”, consideró.

Según expresó Moro Parrado, fundadora de la desaparecida Asociación de Mujeres Comunicadoras -conocida por Magín-, “cambiar no es fácil, hay resistencia a ese cambio y esto requiere un esfuerzo intelectual y emocional, un compromiso, de manera que pueda mirarse al mundo con una mirada diferente”.

La historiadora e investigadora Daisy Rubiera Castillo, autora de libros como Desafío al silencio y Afrocubanas, consideró que la academia está usando conceptos no científicos y no está preparando todavía de forma adecuada e integral a las y los profesionales de las distintas disciplinas en los conocimientos que se necesitan para barrer con la discriminación por género y raza.

“Todo está construido para perpetuar estos patrones, incluso desde los cuentos infantiles: a las niñas les siguen encantando las princesas que esperan por un príncipe azul que las rescate, y sigue el sexismo en el lenguaje no solo en la palabra sino también en el lenguaje audiovisual y en las canciones”, indicó Moro.

Orlando Ochoa Méndez, de 24 años, opinó que la sociedad no está preparada para una observación crítica de esos productos, como el caso de una canción de un grupo de música popular, tatareada en masa, que demandaba: “dime cuánto ella vale, que yo la voy a comprar”.

El debate se animó con el análisis de otras letras, otros audiovisuales, comentarios en los medios de comunicación, novelas cubanas y extranjeras, donde de una forma u otra asoma la discriminación y el desconocimiento.

De acuerdo con Irene Esther Ruiz, del Grupo de Mujeres Afrocubanas y ARA, esta situación pasa por que quienes determinan la programación no están preparados, aun cuando la televisión debería ser un mecanismo de cambio.

Rubiera consideró que en las telenovelas, por ejemplo, al no estar capacitados los realizadores y quienes analizan la salida al aire de los programas, estos reflejan lo que existe en la sociedad: discriminación racial y de género, el lenguaje sexista, la homofobia y el patriarcado.

Para la activista Yasmín Portales Machado, esta situación persistirá en los medios mientras de acuerdo con la lógica social y los censores sigan considerando como patrón lo masculino, hombre y blanco.

El Grupo de Mujeres Afrocubanas tiene varias líneas de trabajo, entre ellas, el género, con el objetivo de crear una mirada desde esta visión.

Según anunció Ruiz, el próximo taller estará a cargo del profesor Julio César González Pagés, quien abordará el tema de las masculinidades. (2013)

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.