Mujeres negras enfrentan la violencia

Un colectivo femenino reflexionó sobre el vínculo entre el acervo cultural y empoderamiento social.

Foto: Jorge Luis Baños/ IPS-Cuba

“Con voz propia” fue diseñado para debatir los problemas de las mujeres negras.

La Habana, 27 nov.-“La mujer negra tiene que estudiar, porque esa es la única manera de evitar la violencia contra nosotras y nuestros hijos”, expresó Raquel Moisés en el espacio “Con voz propia”, concebido para dialogar desde la espiritualidad como fuente de empoderamiento ante el maltrato de género.

En el encuentro, que se realizó la víspera en la Casa de Artistas y Creadores de Centro Habana, se compartieron historias de vida vinculadas con la violencia y los disímiles desafíos individuales que favorecieron el crecimiento, fortaleza y permanencia actual de varias mujeres negras.

Como invitada al espacio coordinado por el proyecto artístico Mirarte Diadia y el grupo de hip hop Obsesión, Moisés sostuvo que “la mujer cubana no es como se escribe, como se dice, porque vive inmersa en la violencia a veces sin saberlo. En nuestro país sí sufrimos violencia psicológica”.

Víctima de ese flagelo se reconoció Raquel Moisés.

Ella, a pesar de sentirse violentada en la universidad, logró graduarse como Licenciada en Matemáticas y después en Periodismo. También aprendió cinco idiomas, gracias sobre todo a la enseñanza de una abuela jamaicana, reveló.

Insistió en la importancia de educar a la descendencia y prepararla para enfrentar actos de discriminación.

Entre las voces que compartieron  sus historias estuvo Irma Castañeda, promotora cultural en el municipio La Lisa, quien destacó que “el baúl de oro para la mujer negra es el conocimiento”, motivo por el cual ella trata de inculcarle a sus dos hijas la importancia de la educación para afrontar situaciones de violencia en cualquier ámbito de la sociedad.

Por su parte, la joven Yurena Manfugás consideró que “la juventud tiene que saber cómo defenderse, sobre todo las mujeres blancas y negras, de violencia física, psicológica, verbal”. La muchacha de 20 años asegura que sufrió violencia psicológica durante su niñez y adolescencia, pues sus amiguitos de la escuela la rechazaban por el color de la piel. “Eso me fue cambiando, me hice una persona fuerte”, afirmó.

También mencionó que luego de conocer la situación de varias mujeres que necesitaron los servicios de su mamá como abogada, aprendió que “no quería estar en el lugar de esas personas violentadas”.

Por tal motivo, contó la joven, ahora aconseja a sus amigas sobre la manera de resolver ese tipo de situaciones y aspira a estudiar Psicología porque quiere “ayudar a educar principalmente a los niños, para que no sean agresivos”.

Asimismo, declaró que tal aprendizaje proviene de su madre, quien lideró un proyecto cultural en su comunidad, ubicada en el municipio Centro Habana, donde además de enseñar canto y baile a los jóvenes, realizaba charlas educativas.

Mientras, Mirna Rosa Padrón, una de las coordinadoras de “Con voz propia”, subrayó que solo comenzó a reconocerse como mujer negra tras adentrarse en el año 2000 en el sector de la cultura, en un puesto de programadora y especialista de la Dirección Municipal de Cultura del municipio habanero de Marianao.

“Comencé a empoderarme gracias a la educación popular y la cultura (…). La educación popular me ha enseñado sobre todo a tener movimiento de interacción con los demás, a desaprender lo que uno sabe y aprender de los otros”, compartió.

Al final del encuentro, Irma Castañeda informó que convocará un taller en su comunidad, Balcón Arimao, en el municipio capitalino de La Lisa, con la ayuda del equipo que coordina “Con voz propia” para debatir el tema con las mujeres y ayudarlas a reflexionar sobre cómo pueden enfrentar y poner fin a la violencia.  (2013)

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.