Multiplicar buenas prácticas por la No violencia hacia las mujeres

La campaña por la no violencia que desarrolla el Grupo de Reflexión y Solidaridad Oscar Arnulfo Romero (OAR) involucra a actores sociales, organizaciones e instituciones.

Archivo IPS Cuba

Un espacio para compartir experiencias y saberes

La Habana, 20 nov.-  ¿Qué tienen en común los barrios de Pogolotti y Alamar Este, en La Habana; Comunidad 23, en Sancti Spíritus; Jobabo, en La Tunas; Viñales, en Pinar del Río, entre otros? Desde sus realidades y potencialidades, todos  trabajan por eliminar la violencia hacia las mujeres.

Sobre experiencias, avances, desafíos y proyecciones debatieron quienes asistieron al taller Multiplicando buenas prácticas para prevenir la violencia hacia la mujer,  realizado los días 18 y 19 de noviembre, una iniciativa anual del Grupo de Reflexión y Solidaridad Oscar Arnulfo Romero (OAR) y la colaboración de la Federación de Mujeres Cubanas (FMC).

Según la psicóloga Mareelén Díaz, de OAR, se trató de un espacio para “compartir con instituciones y organizaciones sociales de diferentes provincias del país la inalienable decisión de trabajar colocando en el horizonte la eliminación de la violencia hacia las mujeres y niñas, en tanto esta constituye la expresión más grave y dramática de todas las desigualdades de género”.

Con actores sociales y representantes de organizaciones de Pinar del Río, La Habana, Guantánamo, Isla de la Juventud, Matanzas, Ciego de Ávila y Sancti Spíritus, los objetivos del encuentro fueron identificar las lecciones aprendidas en torno a la prevención, construir recomendaciones para ampliar el alcance de la campaña por la no violencia y crear las bases para el surgimiento de una red.

Reflexiones grupales, análisis de los mensajes de la campaña 2013- Quiéreme sin violencia, Las mujeres tienen derecho a vivir sin violencia, Vivir sin violencia es un derecho, Las mujeres tienen derecho a ser escuchadas y Sin gritos ni humillaciones. Merezco respeto-, y exposición de buenas prácticas y lecciones aprendidas permitieron socializar diferentes vías para trabajar el tema.

Mercedes Abreu, del municipio de Marianao, en La Habana, explicó que quienes trabajan el tema en el territorio se trazaron como objetivo principal la articulación de los actores sociales a favor de la no violencia de género, lo que posibilitó involucrar a la policía, salud, salud mental,  fiscalía y educación.

“Eso nos llevó a organizar el primer encuentro municipal, en función de lograr la formación de una red social, tras la sensibilización a partir de diferentes actividades que realizamos en el territorio, proyección de videos, debates, concursos y actividades con las escuelas”, declaró a la Redacción de IPS Cuba.

En Jobabo, Las Tunas, en el oriente del país, explicó Mayra Pantoja, coordinadora del grupo municipal de género, el tema se trabaja desde 2008 y le han dado continuidad a la sensibilización a través de encuentros deportivos y culturales, debates de carteles,  así como un concurso de literatura, cuya premiación se realizará el próximo 10 de diciembre.

En la comunidad 23, en la zona montañosa de Sancti Spíritus, en el centro de la isla, en noviembre de 2012 hicieron su primer festival por la no violencia, siguiendo la experiencia de los festivales de la cotorra que desarrollan para preservar la especie, gravemente amenazada por la depredación, comentó Aliesky Gil Carballo, coordinador del proyecto.

“Este año, en la segunda edición, que contó con acompañamiento de OAR; el proyecto La Camorra, la Unión de Escritores /UNEAC); la dirección de Cultura, y la Empresa para la Protección de la Flora y Fauna, se sumaron los habitantes de otras comunidades, que ya estaban demandando que se hiciera algo similar en ellas”, destacó.

Otra de las experiencias expuestas fue el Festival por la no violencia que se realizó en diferentes localidades, que al decir de Zulema Hidalgo, a cargo del programa de atención a esta problemática en OAR, permitió que la campaña no se limitara a los 16 días – entre el 25 de noviembre y el 10 de diciembre-, se mantuviera en los territorios y se lograra colocar el tema en el debate social.

Según expresó Díaz, de OAR, “la campaña lanzada en 2012 nos acompañó durante 2013, siguiendo su eje articulador, mantuvimos el énfasis en sensibilizar sobre la violencia psicológica sin abandonar la prevención del resto de las formas de violencia a las mujeres presentes en nuestro contexto (física, económica, sexual, abandono)”.

Al analizar las acciones de la etapa, Díaz mencionó además, el incremento de la participación de los municipios del país (23), así como de las actividades diseñadas e implementadas específicamente para el trabajo con hombres.

A partir de las reflexiones colectivas, se concluyó que queda aun por hacer en la articulación de actores, la participación de los hombres, la sensibilización a través de los medios de comunicación, la adopción de estrategias comunes, capacitación, sistematicidad y los vínculos entre las diferentes experiencias.  

En el encuentro, Inalvis Rodríguez Reyes, del Programa de Desarrollo de Naciones Unidas (PNUD), reiteró el compromiso del Sistema de Naciones Unidas de continuar acompañando las experiencias en este  y otros temas relacionados con el desarrollo de las mujeres y los hombres y entregó materiales de Únete, campaña del secretario general de ONU para poner fin a la violencia hacia las mujeres y las niñas. (2013)

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.