Nace red de investigación sobre violencia

En Cuba no existe un estudio nacional que registre el alcance del problema.

Foto: Jorge Luis Baños/ IPS-Cuba

Todavía el país está detenido en la etapa de “asumir que la violencia sí constituye un problema”, según experta.

La Habana, 28 jun.- Para multiplicar y compartir conocimientos, promover la realización de estudios regionales y nacionales e impulsar cambios en materia de género en la sociedad cubana, fue creada en Cuba una red de investigadores sobre la violencia hacia las mujeres.

Con una coordinación compartida entre especialistas del estatal Centro Nacional de Educación Sexual (Cenesex), la Universidad Central “Marta Abreu”, de la central provincia de Villa Clara, y la Universidad de Holguín, en el oriente cubano, la red fue constituida en la segunda reunión de investigadoras e investigadores en violencia, realizada del 26 al 28 de junio en La Habana.

Según Ada Alfonso, del Cenesex, el colectivo busca coordinar procesos de investigación, hacer posteriormente una sistematización y organizar un poco el camino de los estudios sobre el maltrato hacia las mujeres.

“El propósito es que la integren investigadoras e investigadores y otras personas que trabajan en este tópico, por ejemplo, de los medios de prensa”, declaró Alfonso.

La iniciativa persigue sumar también a “personas que desde sus lugares y espacios  puedan contribuir con elementos específicos” para conocer más sobre el problema, aclaró.

La reunión en la que participaron estudiosos de sectores como educación, derecho, organizaciones no gubernamentales, medios de comunicación de La Habana, Holguín, Las Tunas y Villa Clara, forma parte de un proceso para confeccionar un subprograma de violencia dentro del Programa Nacional de Educación Sexual.

De acuerdo con Alfonso, un análisis previo arrojó que no había conocimiento de los investigadores entre sí ni socialización de las experiencias y resultados de sus estudios.

Por esa razón, aportó, se decidió convocar la cita con apoyo de la Agencia Española de Cooperación Internacional y Desarrollo y el Fondo de Población de Naciones Unidas.

Una amplia gama de temas se abordaron en el encuentro de tres días como el posicionamiento teórico, las vertientes de trabajo de las agencias de cooperación internacional, la violencia en los espacios rurales y escolares y las limitaciones de la legislación vigente en Cuba para enfrentar este flagelo.

Varias voces calificaron de “muy factible” la idea de reunir a quienes se dedican a investigar la violencia en Cuba.

Para Teresa de Jesús Fernández, del Cenesex,  es importante que coincidan en el encuentro especialistas vinculados a la educación, la salud pública y la jurisprudencia.

“Cada uno de ellos ha hablado de la necesidad de que los decisores estén conscientes, conozcan y sepan lo impostergable que resulta enfrentar esta realidad y tomar decisiones que puedan contrarrestarla”, consideró.

“Nosotros trabajamos desde nuestros espacios y con esfuerzos individuales”, remarcó Aida Torralba, de la Universidad de Holguín. Sopesó que “aunar esfuerzos colectivos tiene un gran valor y mucho más si se tienen en cuenta todas las personas y se respetan las posiciones diversas”.

Torralba lamentó que todavía el país esté detenido en la etapa de “asumir que la violencia sí constituye un problema”. “Se dice  `vamos a capacitar´, pero si la persona que lo hace no está realmente capacitada, su mirada va a estar parcializada”, ejemplificó.

En el encuentro fueron expuestos resultados de investigaciones sobre género y violencia en los espacios rurales, desarrollados por un equipo de trabajo de la Universidad de Holguín.

Sobre esa base, la socióloga Tatiana González, integrante de ese grupo, reveló que existen manifestaciones de violencia física, pero sobre todo verbal y psicológica.

“En esos entornos de pobreza y vulnerabilidad reina el clima de irritabilidad. A ellas se les impide la autorrealización personal y la superación”, destacó.

Añadió que a ese contexto se le une “la cultura patriarcal tan arraigada, que pone al hombre de protagónico en todas las relaciones y a la mujer de sumisa”.

Para la psicóloga Mareelén Díaz, del no gubernamental Grupo de Reflexión y Solidaridad “Oscar Arnulfo Romero”, la reunión constituye un momento revitalizador dentro de una cierta inercia en el tema de la violencia.

“Forma parte de los intentos por empezar a empujar para que se atienda el problema. Si bien la investigación es solo una de las aristas del asunto, es la que va desde la academia empujando y marcando pautas y estableciendo alianzas con otras instituciones sociales”, declaró a la Redacción IPS Cuba.

Para ella, la reunión fue paradigmática al integrar a personas de las regiones oriental y central y hablar de la violencia no solo en la familia, sino en la escuela y cómo se trata en  los medios de comunicación. (2014)

 

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.