Nexos para un cambio mediático

Tesis de doctorado de la periodista cubana Isabel Moya recomendada para el Premio de Investigaciones de las Ciencias Sociales.

Dalia Acosta - IPS

Como la también cubana Mayra Espina, Moya apuesta porque cada realidad exige una experiencia metodológica propia.

La Habana, 23 dic.- La necesidad de trabajar en la formación de audiencias críticas y construir un nexo entre las teorías de la comunicación y de género para propiciar un cambio real en los medios de comunicación cubanos, centraron la propuesta de la tesis de doctorado defendida esta semana por la periodista Isabel Moya.

A partir del libro “El sexo de los ángeles”, recopilación de ensayos publicado por la autora en 2010, la tesis presenta el marco teórico de una propuesta basada en la experiencia de años de trabajo como periodista, investigadora y profesora universitaria.

“Los estudios sobre los procesos comunicacionales se enriquecen y diversifican con la apropiación de la perspectiva de género”, aseguró Moya, directora de la Editorial de la Mujer y presidenta de la Cátedra de Género y Comunicación del Instituto Internacional de Periodismo José Martí, con sede en La Habana.

En esencia, el estudio, sin antecedentes en el ámbito cubano, trata de articular las teorías de género y de la comunicación desde un enfoque interdisciplinario que permita analizar procesos socioculturales de construcción de la imagen, vista esta como una institución socializadora del patriarcado.

La propuesta cobra una especial importancia en Cuba donde durante el último año se ha generado un debate sobre el sexismo y la violencia en videos clips que transmite la televisión nacional y, aunque a veces se ha quedado en la superficie, al menos ha sacado la polémica de los espacios de la academia y la cultura.

“Muchas veces lo que sabemos de la realidad no es la realidad misma sino la mediática”, afirmó Moya.

En ese sentido, preocupa cómo la articulación de la díada poder patriarcal/comunicación se convierte en una forma de ejercer la dominación sobre las mujeres, o sobre determinados grupos excluidos o en desventaja social, y cómo estos procesos se naturalizan y consolidan hoy desde los medios.

Además de abrir los estudios sobre “otra comunicación”, la aspirante al grado de Doctora en Ciencias de la Comunicación propuso la inclusión de la teoría de género como asignatura en las universidades formadoras de periodismo y como eje transversal en otras carreras.

La dimensión de género debería estar presente de una manera “más coherente” en la política informativa del país y la formación debería llegar no sólo a estudiantes y periodistas en activo, sino a personas en cargos de dirección que como norma carecen de los conocimientos y de la sensibilización necesaria para impulsar el cambio.

Como integrante de la dirección nacional de la Federación de Mujeres Cubanas y en respuesta a una pregunta, Moya defendió la necesidad de que la organización que agrupa a la mayoría de las cubanas no sólo promueva los debates sobre estos temas, sino que se mantenga como una voz participante en todo el proceso.

Y para cerrar un ciclo que debería empezar desde temprano, partiendo del papel que juega el audiovisual en el mundo de hoy, la periodista abogó por la introducción en la enseñanza de la Educación en Comunicación, con la misma prioridad que se le ha otorgado al estudio de la literatura o a la apreciación artística

A juicio de Moya, el reto pasa por formar audiencias capaces de enfrentar con una mirada crítica la invasión de materiales diversos que circulan por las más diversas vías, desde los medios de comunicación, Internet o soportes digitales que pasan de mano en mano a través de redes informales de distribución. (2011)

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.