No a la discriminación mediática

VI Congreso Cubano de Educación, Orientación y Terapia Sexual se pronuncia por el reconocimiento de todas las diversidades.

Jorge Luis Baños - IPS

Mariela Castro defiende la experiencia cubana de marchas contra la homofobia frente a la importación de iniciativas como el día de

La Habana, 27 ene (IPS) Especialistas y actores de la sociedad civil cubana unieron sus voces en un pronunciamiento contra “los productos comunicativos y la industria cultural que resultan peyorativos y discriminatorios hacia las personas por su género, orientación sexual, identidad de género, color de la piel, discapacidad u otra condición humana”.

“Ellos constituyen un acto de violencia simbólica y reproducen los mitos que imponen formas de discriminación lo cual es incompatible con nuestro proyecto emancipatorio de sociedad socialista”, aseguró el mensaje acordado el jueves 26 en la sesión de clausura del VI Congreso Cubano de Educación, Orientación y Terapia Sexual.

La propuesta se produjo durante los debates a partir de una ponencia de la periodista Isabel Moya que retomó la polémica, surgida en 2011, por la divulgación en los medios de comunicación estatales de un video clip de marcado contenido sexista y violento, uno más en una extensa lista de productos similares que inundan el universo audiovisual cubano.

“No basta con exhortar. Si no visualizamos el problema, se vuelve letra muerta”, aseguró el médico Alberto Roque, integrante del grupo Hombres por la Diversidad.

Iniciado el lunes 23 bajo el lema “La educación sexual en los procesos de transformación social”, el congreso se desarrolló de forma paralela al II Coloquio “Transidentidades, género y cultura”, el II Simposio de Sexología Clínica y el I Consenso de Enfermedades Crónicas y Disfunciones Sexuales.

Con 110 participantes de 26 países, sin contar a Cuba, el encuentro incluyó en su sesión de clausura una conferencia de la especialista cubana Mayra Espina sobre “Diversidad, equidad y política social”, un importante aporte al debate que sobre este tema se realiza en la isla y a las presiones por reconocer los derechos sexuales como derechos humanos.

“Todo lo cultural es transformable”, resumió Espina durante el intercambio que sucedió a su ponencia, en la que defendió la necesidad de impulsar una política social de equidad en la diversidad que incluya los criterios de no discriminación, proporcionalidad y no inferiorización.

Llegar a esta política, aclaró, no se produce solo por decisión y buena voluntad de los Estados, sino como resultado de la presión de los actores que desde la sociedad civil defienden los derechos de las consideradas minorías o grupos que históricamente se han encontrado en situación de desventaja.

Por su parte, la directora del Centro Nacional de Educación Sexual (Cenesex) Mariela Castro, defendió la existencia de un movimiento LGBT y H cubano (lesbianas, gays, bi, trans y heterosexuales) que trabaja por “crear un mundo amable” que incluya “a todos y todas” en un espacio de participación, sin tener que “crear otros espacios de poder”.

Convocado por el Cenesex y la Sociedad Cubana Multidisciplinaria para el Estudio de la Sexualidad, el congreso reconoció el trabajo de la revista Mujeres, de la Federación de Mujeres Cubanas, a favor del Programa Nacional de Educación Sexual y en defensa de los derechos sexuales de todas las personas. (2012)

 

 

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.