No violencia hacia las mujeres, mirar y actuar críticamente

Talleres, debates de audiovisuales, exposiciones, conciertos integran la jornada cubana por la No violencia, que concluirá el Día de los Derechos Humanos.

La violencia constituye uno de los obstáculos al desarrollo de niñas, niños y mujeres.

La Habana, 22 nov.-  La necesidad de mantener las acciones por la no violencia hacia las mujeres y las niñas de forma sistemática, trabajar por la eliminación de la violencia simbólica en los espacios de comunicación y defender los derechos de las niñas, fueron puntos de encuentro en el Foro del Grupo de Reflexión y Solidaridad Oscar A. Romero (OAR).

Insertado en la Jornada Nacional por la No Violencia hacia la Mujer 2013, coordinada por OAR, el foro incluyó un panel integrado por Isabel Moya, directora de la Editorial de la Mujer de la Federación de Mujeres Cubanas (FMC) y  Begonia Arellano, representante de la Organización de Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) en Cuba y Tania Licea, oficial de programa de ese organismo.

Según destacó Moya, estudiosa del tema de género en los medios de comunicación, estos ocupan un espacio central y en determinados ámbitos están sustituyendo a otras formas de socialización de valores y de conductas.

Los medios establecen a través de sus discursos, un eje de matices violentos, donde se explicita y reproduce el poder hegemónico y se constituyen en un mecanismo de reproducción del patriarcado, y desde ellos y las industrias culturales emiten mensajes que son adoptados como referentes, consideró.

En su presentación Las canciones que no cantan los ángeles. La violencia simbólica en los medios de comunicación,  Moya destacó como en los medios, fundamentalmente en la publicidad y los videoclip, constantemente se cosifica el cuerpo de las mujeres, se les representa como animal  en celo, con imágenes que reducen su humanidad a su sexo, y se refuerzan los roles tradicionales.

A juicio de la profesora, se vuelve a esgrimir lo biológico como pretexto para sostener el patriarcado y el androcentrismo en pleno siglo XXI y los medios se convierten en herramientas para socializar recicladas formas de opresión.

En Cuba, destacó, un país que se paralizaría si no estuvieran las mujeres por los importantes roles que ocupan en la sociedad, no son suficientes los cambios operados en la cultura y la subjetividad, pese a su proyecto profundamente humanista.

Entre las características del fenómeno en Cuba,  Moya ubica la desestructuración de los medios, la circulación alternativa de productos y mensajes de diferentes orígenes y  propuestas ideológicas, el desafío que representan las nuevas tecnologías, la fragmentación de las audiencias,  falta de una línea editorial transversalizada por el género y un consumo acrítico de formas de hacer y contenidos de otros contextos.

Este tema debe tratarse de forma intencionada, a partir de la capacitación de periodistas, comunicadores, realizadores y directivos, insertarlo de forma natural en la agenda mediática, potenciar audiencias críticas en escuelas, la comunidad y la familia y erradicar tanto en los audiovisuales, el teatro y el humor, códigos que denigran a las personas.

Tania Licea se refirió a la Convención de los Derechos del Niño,  cuyo aniversario 24 se celebró  el 20 de noviembre, como un hito en la defensa de  la infancia y destacó que al igual que la violencia debería ser un tema permanente de reflexión en la sociedad, para defender los derechos de niñas, niños y adolescentes.

La oficial de programa de UNICEF indicó que lo alternativo a lo formal, oficial e institucional es solo una alternativa, con una apariencia de diversidad y libertad, muy secuestrada y que constituye solo un mito. Incluso, en no pocos casos los discursos de género en algunas personas marchan por un lado, y su práctica cotidiana, por el otro, cuando deberían formar parte de la vida y debería ser motivo de debate.

Licea destacó la diversidad dentro de los grupos de niñas, niños y adolescentes por lo que no pueden trabajarse todos de forma homogénea sino que deben ser valoradas sus diferencias, así como la necesidad de continuar previniendo la violencia hacia las mujeres y las niñas para alcanzar una vida de mayor calidad para todos, con enfoque de derecho, responsabilidad y equidad.

Arellano destacó que el lema escogido este año sobre el tema de la violencia en la infancia fue “haz visible lo invisible”, pues ese fenómeno, que  no se conoce mucho en el mundo, se da en todos los países  y no depende del nivel cultural ni económico y ninguna sociedad puede decir “aquí no está pasando”.

La violencia, destacó,  constituye uno de los obstáculos al desarrollo de niñas, niños y mujeres y América Latina es uno de los lugares más violentos del mundo, con altos niveles de homicidios de muchachos menores de 18 años y de diversas formas de violencia hacia las niñas.

En el intercambio con el auditorio se abordaron temas como la educación, la formación de profesores, la diferenciación en la violencia hacia las niñas y los niños, la sobreerotización de las niñas, la necesidad de disponer de mejores estadísticas e indicadores para medir avances.

Beatriz Torres, presidenta de la Sociedad Cubana Multidisciplinaria para el Estudio de la Sexualidad (SOCUMES), llamó la atención sobre la necesidad de trabajar sistemáticamente el tema, más allá de la jornada, y aprovechar los espacios de los medios de comunicación. (2013)

 

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.