Nueva institución de La Habana Vieja promueve desarrollo integral de la adolescencia

El Centro Histórico de la capital de Cuba fue declarado Patrimonio Cultural de la Humanidad en 1982.

Actividad de inauguración del Centro para adolescentes, en La Habana vieja. La institución se diseñó tomando en consideración los intereses, necesidades y opiniones de grupos de adolescentes.

Foto: Tomada del twitter de la embajada de España

La Habana, 21 nov.-  Acercarse a las múltiples oportunidades para el desarrollo integral, la participación y el disfrute enriquecedor del tiempo libre, todo en uno, son las puertas que abre a muchachas y muchachos de La Habana Vieja el Centro para adolescentes, un sueño bordado desde hace seis años e inaugurado la víspera en la capital cubana.

Colores vivos, moderno equipamiento de computación y diversos soportes para la información a partir de las nuevas tecnologías, muebles de diseños atrevidos, caballetes con hojas para dejar volarla imaginación y mucho más, tiene este espacio, un regalo a la adolescencia en el Día Mundial de la Infancia.

Este empeño conjunto entre la Oficina del Historiador de la ciudad (OHC), el Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF), respaldado por el financiamiento de 2.300.000 dólares de la Unión Europea, fue pensado desde los inicios, en 2011, como un entorno creativo donde el espacio físico propicie el diálogo con las nuevas tecnologías, la socialización y el crecimiento intelectual y espiritual, dentro de un entorno único como el Centro Histórico de La Habana.

A la inauguración, acudieron la representante de UNICEF en Cuba, María Machicado, Eusebio Leal, historiador de La Habana, Laura Melo, representante en Cuba del Programa Mundial de Alimentos (PMA) y el embajador de la Unión Europea (UE) en Cuba, Alberto Navarro, así como varios embajadores de países de la UE.

Entre las expectativas expresadas por los adolescentes estuvo la petición de que el Centro no fuera sólo para quienes viven en la zona donde está ubicado.

Foto: Tomada de www: unicef.org

Leal expresó satisfacción “por recibir en el día de hoy obra tan bella y ahí están quienes la van a disfrutar, los sencillos muchachos de La Habana Vieja, ellos y ellas, la van a cuidar y van a tener la satisfacción de acercarse a través de la alta tecnología al mundo del desarrollo, al que aspiramos todos, un mundo más coherente, equilibrado,  justo y ecuánime”.

Un mundo, dijo el historiador de La Habana, donde la palabra paz ”sea una realidad alcanzable”.

Navarro, elogió la gestión de la Oficina del Historiador en el casco histórico de la ciudad, tanto por el  rescate del patrimonio como por su “enorme e importantísima labor social”.

Además de manifestar que sería un sueño replicar este centro a otras ciudades de Cuba, destacó: “estamos aquí para mejorar las relaciones entre Cuba y Europa, creo que compartimos los mismos valores, vemos el mundo prácticamente con los mismos ojos y lo que queremos es que este centro tenga una larga vida”.

Machicado invitó a las y los adolescentes a apropiarse de este espacio a través del arte y la interacción con la comunidad.

La nueva institución, integrada por dos edificios que se interconectan mediante sendas plazas, es una muestra de la reconversión de edificaciones del patrimonio industrial en un sitio concebido para llenar vacíos de atención a la adolescencia, a través de la articulación de acciones locales y propuestas formativas que respondan a las demandas y necesidades de las y los adolescentes.

Desde los primeros momentos, el centro se diseñó tomando en consideración los intereses, necesidades y opiniones de grupos de adolescentes, como parte del proyecto “a+, espacios adolescentes”, que persigue invertir en la adolescencia, con el objetivo de contribuir al desarrollo de sus capacidades para actuar y aportar a la sociedad.

Como lo soñaron, el amplio recinto tiene sitios donde muchachas y muchachos podrán dedicarse a la investigación, la capacitación, participar de talleres, disfrutar de proyecciones, espectáculos o conciertos, entre otras propuestas.

Justo a su gusto

En el diagnóstico integral “La adolescencia en La Habana Vieja. Su estado actual”, las y los adolescentes consultados desearon un espacio creativo, “por generar otras maneras de aprendizaje, más allá del estricto currículo escolar que constriñe en ocasiones las posibilidades de estos grupos de aprender como sujetos activos y produciendo de manera colectiva”.

Entre las necesidades y deseos expresados incluyeron la posibilidad de hacer teatro, aprender a pintar, tocar instrumentos –ellas el piano y ellos, guitarra, tambor, batería tumbadora, entre otros-, aprender de baile y danza, y también poder bailar, escuchar música, ver películas, dibujos animados y documentales; así como practicar deportes.

El estudio – que  abarcó 882 adolescentes de 12-14 años y de 15-19 años en los diferentes niveles de enseñanza-, recogió también demandas como aprender sobre los oficios, sexualidad -con instructores jóvenes que primero se ganen su confianza-, idiomas, disponer de una minibiblioteca, salones de computación, para experimentos científicos, artesanía, manualidades, peluquería y diseño.

Otras de las aspiraciones que plantearon para su centro soñado es que no sea exclusivo para adolescentes de La Habana Vieja, así como la existencia de una cafetería con precios asequibles y que funcionara todos los días después del horario escolar, indica el estudio realizado por un equipo del Departamento de Investigación Sociocultural y Programas Educativos de la Dirección de Gestión Cultural de la OHC.

Los grupos de adolescentes se propusieron como promotores del eventual centro y sugirieron promoverlo tanto a partir de la comunicación interpersonal como mediante un periódico, una revista o boletín y publicarlo también en Internet. (2017)

Un comentario

  1. brakus

    new coment

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.