Observatorio Crítico debate sobre reguetón cubano

El coloquio profundizó sobre problemáticas sociales de Cuba a través del análisis del reguetón.

Jorge Luis Baños - IPS

La hegemonía del reggaeton en Cuba atenta contra la riqueza y diversidad de la música popular cubana, de acuerdo con los debates del coloquio

La Habana, 27 feb — El reguetón constituye un asunto social, más que un simple género musical, coincidieron participantes y organizadores de un coloquio sobre el tema, convocado por la Cátedra Haydée Santamaría (Khs) y la iniciativa ciudadana Cofradía de la Negritud, colectivos afiliados a la Red Protagónica Observatorio Crítico.

“El reflejo de la crisis sistémica, o de valores y económica, de la sociedad cubana, no es exclusivo del reguetón, sino que está generalizado en la música popular cubana”, opinó la investigadora y activista Yasmín S. Portales, en la cita desarrollada el 25 de febrero, en la Casa Comunitaria del barrio habanero de La Ceiba.

Para la también ensayista, esta tendencia musical “ha ocupado los espacios vacíos o débilmente cubiertos por las instituciones culturales cubanas, y ha construido allí una cultura hegemónica”. La mayoría de los videos clip de temas de este corte contienen una “alta carga de violencia”, destacó en el II Coloquio Pensarnos a propósito del reguetón.

Por su parte, el profesor universitario Carlos Simón Forcade lo consideró un fenómeno hegemónico que problematiza políticamente a la sociedad cubana sin mencionar la política. A su juicio, este género en Cuba no es marginal, una clasificación que defienden varios especialistas en el tema.

“No es revolucionario, en el sentido que no puede revolucionar una realidad social. No tiene ese potencial”, opinó durante los debates el bloguero y fotógrafo Orlando Luis Pardo. Mientras, el antropólogo Mario Castillo asoció la impronta de este tipo de música con la “destrucción de la cultura popular”.

A su vez, el activista de la Khs Dimitri Prieto resaltó que esta tendencia musical y sus formas de consumo entre la población cubana expresan “una transición a una dinámica de tipo capitalista, pues se impone desde la lógica del dinero, del género imperante, del poder”.

De forma comparativa, el integrante de la Cofradía de la Negritud Tato Quiñones extrañó el “carácter contestatario, antigubernamental y protestón del reguetón en Puerto Rico”, entre los artistas de esta tendencia en Cuba. Lamentó, además, la “ausencia de espacios para bailar y la profunda crisis de la música popular bailable cubana”, otros de los factores que provocan la hegemonía en el ámbito musical cubano del reguetón.

Al coloquio, cuyos debates se apropiaron de dinámicas de educación popular, asistieron dos integrantes de la agrupación rumbera “Los Papines”, quienes interpretaron una pieza que fusiona rumba y reggaetón. Muchas bandas se sienten obligadas a incluir temas regguetoneros en su repertorio para lograr difusión masiva y aceptación entre el público, explicaron.

En los últimos tiempos, este género ha suscitado polémicas en el espacio público cubano, sobre problemáticas asociadas a sus letras y representaciones en los videos musicales como la violencia, el sexismo, el consumismo y el impacto en las jóvenes generaciones, sus principales seguidoras, entre otras.

Para el comité organizador del encuentro, el tema puede ser un vehículo para analizar la sociedad y promover un acercamiento a las dinámicas de la vida cotidiana. Por esa razón, convocaron a la cita que continuó la experiencia de un coloquio anterior, realizado por la Khs, en 2007, en La Madriguera, institución recreativa y cultural habanera. (2012)

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.