Polémica sobre “La conspiración de los iguales”

La influencia del enfoque del libro para el actual debate en Cuba sobre el enfrentamiento al racismo preocupa a analistas.

Jorge Luis Baños - IPS

El volumen fue presentado el 20 de octubre del 2011

La Habana, 12 ene.- Intelectuales y activistas por la no discriminación racial expresan, vía correo electrónico, bitácoras y publicaciones web, opiniones encontradas sobre el libro “La conspiración de los iguales” del historiador Rolando Rodríguez, que provoca polémicas desde su presentación en octubre del año pasado.

“No fueron racistas, ni quisieron otra cosa que la verdadera integración”, dijo el investigador Guillermo Rivera Rivera sobre el alzamiento, en 1912, de los integrantes del Partido de los Independientes de Color (eufemismo que en la época calificaba a las personas afrodescendientes) y su posterior masacre, el tema que analiza la publicación en el ojo del debate.

Por segunda ocasión, el también filólogo expresó sus críticas a la entrega, en especial contra la visión de “culpables” que a su juicio se ofrece sobre los protagonistas de la protesta armada de inicios del pasado siglo XX y el único partido en la Historia de Cuba que encauzó su lucha política por la igualdad racial.

En el artículo “Un poco más sobre La conspiración de los iguales” publicado en la revista digital La Jiribilla, Rivera aseguró no implicar problemas personales en su crítica para responderle al historiador Elier Ramírez, quien advirtió “un sesgo de ataque personal más que de análisis histórico” en el primer aporte a la discusión del actual profesor de la Facultad de Filología de la Universidad de La Habana.

“El Partido Independiente de Color fue la respuesta a la política de discriminación racial que, en Cuba, era la lógica consecuencia de la más que tricentenaria esclavitud que mantuvo en la isla el régimen colonial español, y del racismo que ella engendró”, manifestó entonces el intelectual en “Un libro equivocado”.

Además de señalar errores históricos y de interpretación, lamentó que en la investigación no se identifique al racismo “como una entidad importante en aquella república”. A su vez, Silvio Castro opinó, en un texto compartido en la bitácora Negra cubana tenía que ser, que “es un libro muy inoportuno en estos momentos que se combaten las reminiscencias del racismo”.

Realizado por la activista Sandra Álvarez, el mencionado blog ha reunido las miradas a favor y en contra del texto. “No podemos recibir con complacencia un volumen que al examinar tales acontecimientos más que polemizar decreta la impertinencia de los objetivos de dicho partido político”, expresó la también periodista del sitio web Cubaliteraria.

Por su parte, Ramírez, graduado de Historia, persiguió con su artículo “Una crítica desafortunada a un libro necesario” defender la obra y “motivar a que se lea el libro y no se conformen los lectores con los juicios de los que ya lo han hecho, incluyendo los míos”.

Para él, el volumen “buscó demostrar que por los caminos de violencia de los Independientes de Color y por el acercamiento a los yanquis (estadounidenses), solo se lograría la división de la sociedad cubana” y se retrasarían las acciones por la igualdad racial en la isla caribeña. (2012)

Normas para comentar:

  • Los comentarios deben estar relacionados con el tema propuesto en el artículo.
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los comentarios que incumplan con las normas de este sitio.